Sam Smith se ha hecho un trasplante de pelo

·1  min de lectura


En los últimos años, Sam Smith se ha propuesto empezar a hablar con naturalidad de las inseguridades que ha afrontado desde la infancia, que le llevaron a someterse a una liposucción en el pecho en la adolescencia, y de lo duro que ha trabajado para aprender a aceptarse y quererse tal y como es.

Siguiendo esa misma línea, ahora ha decidido desvelar que hace un par de años se puso injertos de pelo tras notar que el cabello se le caía más de lo normal, algo que atribuye al estrés.

"Mi pelo... siempre ha sido un tema sensible para mí. En realidad, nunca antes había hablado de esto, así que voy a hacerlo ahora porque no tengo nada que ocultar. Me he hecho un trasplante de pelo. ¿A que es increíble?", ha desvelado durante un vídeo grabado para el canal de YouTube de Vogue, en el que explica su rutina de belleza.

Sam siguió la recomendación de su peluquero y viajó a Irlanda para someterse a esa intervención, que sin embargo no recomienda necesariamente para todo el mundo: "Está muy bien tener pelo, pero si me quedo sin él, lo aceptaría, porque la calvicie también es hermosa", ha matizado.

En esa misma conversación también ha desvelado que sus estándares estéticos han cambiado mucho, para empezar a valorar la belleza real por encima de la supuesta perfección, y curiosamente de manera paralela ha vuelto a redescubrir su pasión por el maquillaje.

"Da igual con qué género te identifiques, el maquillaje es una forma de expresión. Para mí, ha sido una forma de expresar mi género. El año pasado, cuando cambié mis pronombres para empezar a usar pronombres neutros y comencé a hablar realmente de mi fluidez de género, volví a enamorarme del maquillaje de nuevo".