Sara Carbonero y Raquel Perera disfrutan de unas muy necesarias vacaciones en familia

Sara Carbonero, durante sus vacaciones con Raquel Perera credit:Bang Showbiz
Sara Carbonero, durante sus vacaciones con Raquel Perera credit:Bang Showbiz

La llegada de Raquel Perera, exmujer de Alejandro Sanz y madre de los pequeños Dylan y Alma con el cantante, a Madrid el pasado mes de septiembre coincidió con la vuelta a casa de su buena amiga Sara Carbonero. Las dos habían dejado atrás sus respectivas ciudades de residencia, Miami y Oporto, tras muchos años llenos de experiencias y recuerdos inolvidables, y en sus primeras semanas de transición hacia sus nuevas vidas no dudaron en apoyarse plenamente la una en la otra.

El pasado mes de marzo, la periodista toledana tomó un rumbo muy parecido al de Raquel en el plano sentimental y, junto a su ya exmarido Iker Casillas, anunciaba públicamente su regreso a la soltería. Desde entonces, ese vínculo que unía a las dos mujeres, ya de por sí estrecho, no ha dejado de reforzarse con el paso de los meses, como han dejado patente las vacaciones que comparten las dos amigas a día de hoy, de las que también disfrutan sus cuatro hijos.

Como se desprende de sus redes sociales, Martín y Lucas, hijos de Sara, y los citados Dylan y Alma se han convertido en compañeros inseparables de juegos, siguiendo así el gran ejemplo que les han dado sus madres. Sara y Raquel no han dejado de intercambiar elogios y palabras de cariño a la hora de documentar estos maravillosos días de descanso en la costa gaditana: subrayando sin decirlo expresamente el papel tan destacado que las dos juegan en la vida de la otra.

"Ella", ha escrito Raquel en una de sus fotos de Instagram para limitarse a dar título a una fotografía que habla por sí sola: la comunicadora aparece con un elegante look playero y mirando al horizonte al tiempo que se relaja y desconecta por un momento de las preocupaciones y responsabilidades. "Mucho que sentir", ha publicado por su parte Sara para incidir en las ganas que tenía de exprimir al máximo este período estival tras todos esos altibajos que ha venido sufriendo últimamente, desde el fin de su matrimonio con el futbolista hasta las intervenciones hospitalarias a las que ha tenido que someterse para mantener el cáncer a raya.