Satay vegetariano, un laboratorio que cocina especialidades asiáticas sin carne

·2  min de lectura

Parecen brochetas de pollo al estilo satay y rendang de buey pero no lo son: un laboratorio de alta tecnología de Singapur recrea los platos clásicos de la gastronomía asiática con "carne" de origen vegetal para alimentar el creciente apetito de la región por alimentos sostenibles.

Especialistas en sabores y científicos de alimentación, vestidos con batas blancas, prueban extractos de plantas para elaborar versiones vegetarianas de estos platos que sepan a carne de verdad.

La demanda de alimentos sostenibles en Asia, aunque pequeña en comparación con Occidente, está creciendo a la par de la concienciación sobre la importancia de una alimentación saludable y las repercusiones medioambientales del consumo de carne.

Las hamburguesas o los nuggets vegetales ya se venden en la región, pero el gigante estadounidense de procesamiento de alimentos ADM quiere conquistar el paladar de los clientes asiáticos con platos locales.

"Trabajamos con cocineros y clientes locales para desarrollar y adaptar el sabor a lo que se busca aquí en Asia", dijo Dirk Oyen, vicepresidente y director de nutrición humana de la compañía para el sudeste asiático.

"Esa es realmente la clave para crear un sabor local".

El laboratorio de ADM ha elaborado versiones vegetales de satay (brochetas de carne a la parrilla con salsa de maní) y rendang (carne al curry cocinada a fuego lento en leche de coco con especias).

Espera perfeccionar los ingredientes básicos para estos manjares y comercializarlos entre las empresas de consumo y los supermercados.

- Mayor demanda en Asia -

Los científicos utilizan tecnología de vanguardia para crear alternativas de carne vegetales ricas en proteínas, normalmente a base de soja y guisantes.

Sus productos imitan la carne de res, cerdo, pollo y mariscos y se pueden utilizar para cocinar platos locales elaborados con carne. También recrean productos cárnicos procesados, como jamón y salchichas.

Los consumidores asiáticos ya están acostumbrados al tofu y al tempeh (una especialidad elaborada con soja fermentada), pero ADM espera ampliar la oferta.

La preocupación por el impacto de la ganadería intensiva en el medio ambiente se debe a la cantidad de metano, un gas de efecto invernadero producido por el ganado, y a la tala de bosques para convertirlos en prados para el pasto.

La demanda de alternativas a la carne crece en Asia, pero los fabricantes de proteínas de origen animal se enfrentan a muchos desafíos, como convencer a los consumidores para que cambien sus hábitos alimentarios o una dura competencia.

Singapur alberga empresas emergentes locales que crean alimentos sostenibles: desde mariscos "cultivados en laboratorio" hasta albóndigas a base de frutas tropicales en lugar de carne de cerdo.

mba/sr/gle/erl

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.