Scholz defiende su plan de 200.000 millones porque hay que "apoyar" a los ciudadanos

Praga, 6 oct (EFE).- El canciller alemán, Olaf Scholz, se defendió este jueves de las críticas que ha recibido su Gobierno por el plan de 200.000 millones de euros que ha aprobado para paliar los efectos de la crisis energética, asegurando que "está muy bien que todos los países hagan algo para apoyar a sus ciudadanos".

A su llegada a Praga para la primera reunión de la Comunidad Política Europea, Scholz dijo que "hay dos cosas que se deben hacer" para paliar los efectos del encarecimiento energético.

Por un lado, discutir "no solo en Europa" sino también "con nuestros amigos de Japón, Corea de Sur y otros países que compran gas" de qué forma se puede conseguir que descienda "drásticamente" el alto precio que se paga ahora mismo en el mercado por adquirir gas.

"Esto será un gran asunto", aseguró el canciller alemán.

"Mientras los precios aun no bajen hasta donde deben hacerlo, es importante que todos los países apoyen a sus ciudadanos y ciudadanas", afirmó Scholz, quien defendió que las medidas que ha aprobado su Gobierno en los últimos meses, entre ellas el plan de 200.000 millones, son "un buen alivio para muchos ciudadanos y muchas empresas para asegurar puestos de trabajo" de aquí a 2024.

El nuevo paquete aprobado por el Ejecutivo alemán ha generado en los últimos días inquietud en la Comisión Europea y ha recibido críticas de varios países de la UE al considerar que puede fragmentar el mercado único y generar ventajas competitivas para Alemania frente a países con menor margen fiscal.

"Sabemos que muchos otros (países) hacen algo parecido", concluyó Scholz.

(c) Agencia EFE