Sector servicios EEUU con sólido crecimiento en septiembre; cede presión sobre precios: encuesta ISM

Foto de archivo de consumidores en un bar en Filadelfia

WASHINGTON, 5 oct (Reuters) - La industria de servicios de Estados Unidos se desaceleró modestamente en septiembre, mientras que el empleo aumentó y una medida de los precios pagados por las empresas por los insumos cayó a un mínimo de más de un año y medio, lo que sugiere una fortaleza subyacente en la economía a pesar del aumento de las tasas de interés.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM) dijo el miércoles que su PMI no manufacturero bajó a una lectura de 56,7 el mes pasado desde 56,9 en agosto. Economistas encuestados por Reuters estimaban que el PMI no manufacturero caería a 56,0.

Una lectura superior a 50 indica expansión en el sector de servicios, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos. La economía se está desacelerando a medida que la Reserva Federal endurece agresivamente la política monetaria para sofocar la inflación.

El banco central estadounidense ha subido su tasa de política monetaria desde el nivel cercano a cero a principios de este año hasta el rango actual de 3,00% a 3,25%, y el mes pasado señaló que se avecinaban aumentos más grandes este año.

Los costos de endeudamiento más altos pesan sobre el mercado de la vivienda y comienzan a ejercer presión sobre la industria manufacturera. El ISM informó el lunes que su PMI manufacturero cayó en septiembre a la lectura más baja desde mayo de 2020.

La actividad de servicios está siendo respaldada por un cambio en el gasto desde los bienes, aunque la demanda de servicios está comenzando a desacelerarse.

La medida del ISM de nuevos pedidos recibidos por empresas de servicios retrocedió a 60,6 desde 61,8 en agosto. Las empresas, sin embargo, reportaron un aumento en las exportaciones.

Su indicador de empleo en la industria de servicios se disparó a 53,0 desde una lectura de 50,2 en agosto.

El salto sugirió que la demanda de mano de obra sigue siendo fuerte, a pesar de que las ofertas de trabajo cayeron en agosto al máximo en casi dos años y medio. El Gobierno informó el martes que hubo 10,1 millones de puestos vacantes en agosto, frente a los 11,2 millones de julio.

La medida de entregas de proveedores de la encuesta ISM bajó a 53,9 desde 54,5 en agosto. Con la mejora continua de las cadenas de suministro y el aumento del empleo, se redujo aún más la acumulación de trabajos pendientes. Eso dio lugar a que la inflación de los servicios se desacelerara considerablemente el mes pasado.

Un indicador de los precios pagados por las industrias de servicios por insumos cedió a 68,7, la lectura más baja desde enero de 2021, desde 71,5 en agosto.

Reflejó una disminución en la encuesta manufacturera, aumentando la esperanza de que la inflación haya alcanzado su punto máximo, aunque el descenso probablemente será lento en un contexto de precios más altos para componentes rígidos como los alquileres.

(Reporte de Lucía Mutikani; Editado en Español por Manuel Farías)