Senado: críticas opositoras al rumbo económico del Gobierno en el debate del Consenso Fiscal

·3  min de lectura
El Senado sesionó este miércoles; vista del recinto
El Senado sesionó este miércoles; vista del recinto - Créditos: @Prensa Senado

La aprobación en el Senado del Consenso Fiscal le dio a la oposición el escenario perfecto para criticar en duros términos la “falta de una política económica” por parte del gobierno de Alberto Fernández y de su flamante ministro de Economía, Sergio Massa. Sin embargo, la coalición Juntos por el Cambio votó dividida la iniciativa gubernamental.

Senado: aprobaron una prórroga del blanqueo de capitales para la construcción que impulsaron Massa y Ritondo

“Este Gobierno está agotado” , sentenció la filoperonista Beatriz Avila (Pro-Tucumán), en el pasaje más duro de la andanada de cuestionamientos que la bancada de Juntos por el Cambio le propinó a la administración nacional.

En ese sentido, el líder del bloque de la UCR, Luis Naidenoff (Formosa), sumó su voz y aseguró que “la situación económica no da para más”. “Se han convertido en el Gobierno del ‘vamos viendo’. Siete de cada diez chicos son pobres, pero vamos viendo. Ahora, van por el Vamos viendo a quien le explota la bomba”, agregó el radical.

Visiblemente golpeado por la crisis que enfrenta el Poder Ejecutivo, el oficialismo se defendió con la receta de acusar a la herencia dejada por Mauricio Macri, al crédito tomado por la administración anterior con el FMI y a la pandemia de coronavirus. “Recibimos el Estado en default” , replicó José Mayans (Formosa), jefe del interbloque del Frente de Todos.

Cristina Fernández de Kirchner presidiendo la sesión especial en el Senado
Cristina Fernández de Kirchner presidiendo la sesión especial en el Senado - Créditos: @Prensa Senado

El Consenso Fiscal es el acuerdo firmado en diciembre del año pasado entre el Poder Ejecutivo y 21 provincias y su principal disposición pasa por la facultad que tendrán las provincias de aumentar impuestos locales. El proyecto ingresó ese mismo mes al Senado, donde durmió por más de ocho meses el sueño de los justos en la Comisión de Presupuesto y Hacienda por decisión de Cristina Kirchner.

Su reactivación está directamente vinculada con la posibilidad de que Massa aplique un eventual ajuste sobre los fondos nacionales. Así lo advirtió el radical Víctor Zimmermann (Chaco). “Espero que no sean las provincias argentinas las que tengan que seguir reduciendo sus gastos”, advirtió el legislador en respuesta al anuncio de Massa de que aplicará recortes en partidas de la administración pública.

Con el Consenso Fiscal convertido en ley, para lo que hará falta que sea aprobado por la Cámara de Diputados, los distritos tendrán una herramienta vital para conseguir fondos de cara a los próximos meses, cuando muchos entrarán en campaña electoral en búsqueda de un nuevo mandato.

Divididos

Juntos por el Cambio votó dividido. A los representantes de la Capital, Martín Lousteau (UCR) y Guadalupe Tagliaferri (Pro), que rechazaron el proyecto, en sintonía con la decisión del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que no rubricó el acuerdo en diciembre último, se sumaron los rechazos de otros radicales y macristas y la abstención del líder del interbloque opositor, Alfredo Cornejo (UCR-Mendoza).

Como suele ocurrir en el último tiempo, la administración porteña se convirtió en el blanco preferido de los discursos de los senadores oficialistas , contrastando su nivel de ingresos tributarios con el alto nivel de subsidios que recibe el distrito y que, aseguran, financian las provincias, como destacó el misionero Maurice Closs.

Llamativo olvido el del Frente de Todos, que cada vez que mencionó los subsidios al transporte, el agua, la luz y el gas lo hizo apuntando a la Ciudad, sin nombrar que el principal beneficiado por esos recursos es la provincia de Buenos Aires, que conduce Axel Kicillof.

Un caso parecido ocurrió con el ultrakirchnerista Oscar Parrilli (Neuquén), que se quejó de la opulencia porteña destacando que sólo el presupuesto para esparcimiento, parques y consultoría de la Capital Federal es superior al de La Matanza, olvidando que, en todo caso, si el distrito bonaerense tiene problemas de recursos debería reclamarlos ante el gobierno de Kicillof.