Este tiene que ser el año en el que LaLiga la gane alguien que no sea el Real Madrid o el FC Barcelona

Adrian Marcos
·3  min de lectura

El inicio de la competición doméstica española está dejando en panorama bastante extraño en la clasificación, sustentado por el buen rendimiento de algunos clubes y los tropiezos de merengues y blaugranas. Ni Real Madrid ni FC Barcelona encabezan la tabla, el primero es cuarto y el segundo, decimotercero, para sorpresa de propios y ajenos, y LaLiga está encabezada por la Real Sociedad, que está ganándose el respeto y el cariño de todos los aficionados.

Madridistas y barcelonistas se han repartido 17 de las 20 ediciones de LaLiga que se han disputado en lo que va de siglo, con la única intromisión del Valencia en dos ocasiones en 2002 y 2004, y el Atlético de Madrid en 2014. Precisamente el capitán del conjunto rojiblanco, Koke Resurrección, deslizaba la idea de "soñar con LaLiga", tras su victoria este fin de semana ante el Barça, y por qué no, este podría ser un nuevo año de alternativas en la lucha por el título.

El Atlético de Madrid amenaza el dominio de los habituales | Soccrates Images/Getty Images
El Atlético de Madrid amenaza el dominio de los habituales | Soccrates Images/Getty Images

Si el líder de los colchoneros, afiliados al "partido a partido" del 'Cholo' Simeone, puede olvidarse durante un momento de su filosofía ante su gran rendimiento, los aficionados al fútbol español estamos en todo nuestro derecho de confiar en que el duopolio habitual puede romperse. Tanto Atlético de Madrid como Real Sociedad y Villarreal han demostrado que tienen mimbres de sobra para pelear, pero habrá que ver si pueden mantener el ritmo hasta final de curso.

Por ahora los donostiarras, que han disputado sus diez partidos, encabezan la clasificación con 23 de 30 puntos posibles. Los del Wanda Metropolitano, con dos partidos menos, amenazan el liderato tras no conceder ni una sola derrota esta temporada en LaLiga. Y el 'Submarino Amarillo', después de su empate frente al Real Madrid, se afianza como un competidor difícil de superar. Mientras tanto madridistas y culés esperan ese empujón para regresar a la zona noble que, por el bien de la competición, ojalá tarde en llegar.

El Villarreal contuvo al Real Madrid este fin de semana | JOSE JORDAN/Getty Images
El Villarreal contuvo al Real Madrid este fin de semana | JOSE JORDAN/Getty Images

Real Madrid y FC Barcelona no solo han comenzado la temporada mostrando una versión muy alejada de la mejor. Los blancos no tienen gol y tampoco son sólidos en defensa como hace unos meses, los azulgranas, sin Messi inspirado, se han quedado sin argumentos. Los dos habituales en la cabeza de LaLiga ya no tienen al Pichichi, tampoco cuentan con el Zamora, y ya no "meten miedo".

En cambio, Imanol Alguacil y sus pupilos son un grupo muy unido que rema en la misma dirección proponiendo uno de los mejores juegos de la competición, Simeone se ha reinventado para dejar atrás su 4-4-2 tradicional y potenciar a sus futbolistas, y Emery cuenta con grandes nombres en su plantilla para pelear ante cualquier rival. Si bien es cierto que otros contendientes se han ido desinflando, en este extraño 2020, y lo que llegará en 2021, se presenta como la mejor oportunidad para que haya un campeón diferente en España.