1 / 10

Un piloto escalofriante

Todas las series policiacas ofrecen un punto de partida común en el que se rompe el orden existente por algún motivo que hay que descubrir a medida que avanzan los capítulos. El primer episodio tiene que atrapar a los espectadores y, a partir de ahí, se tienen que buscar respuestas. Para atraer a la audiencia, últimamente, se trabajan pilotos muy novedosos donde además se tiene en cuenta el uso de las nuevas tecnologías que cada vez emplean más los agentes en su trabajo. El caso más reciente de éxito ha sido la serie Estoy vivo que sorprendió gratamente al público en su primera toma de contacto. (©Globomedia)

¿Qué tienen las series policiales españolas que triunfan tanto?

Por Paula Olvera. Televisión Española ha estrenado Estoy vivo, una nueva serie policial que vuelve a arriesgar con una trama protagonizada por agentes de la ley. En este drama, el inspector de policía Andrés Vargas muere y acaba regresando años después al cuerpo, de forma paranormal, dando vida al agente Manuel Márquez. El piloto de este thriller creado por Daniel Écija ha sorprendido a los espectadores con un 17,1% de share en su primer capítulo, poniendo sobre la mesa una cuestión que se repite todos los años: ¿Por qué cada vez se apuesta más por este género? Hay que tener en cuenta que la mayoría de las ficciones españolas de esta índole tienen unos ingredientes comunes. ¿Quieres saber cuáles son?

Para seguir leyendo:
¿Qué ha sido de los protagonistas de El Príncipe?
Los misterios sin resolver de Vis a vis

Todas las series policiacas ofrecen un punto de partida común en el que se rompe el orden existente por algún motivo que hay que descubrir a medida que avanzan los capítulos. El primer episodio tiene que atrapar a los espectadores y, a partir de ahí, se tienen que buscar respuestas. Para atraer a la audiencia, últimamente, se trabajan pilotos muy novedosos donde además se tiene en cuenta el uso de las nuevas tecnologías que cada vez emplean más los agentes en su trabajo. El caso más reciente de éxito ha sido la serie Estoy vivo que sorprendió gratamente al público en su primera toma de contacto. (©Globomedia)

Los amantes de este género televisivo saben que van a encontrar en cada capítulo sangre, mucha sangre. La violencia forma parte activa del guion, por eso estas series no están recomendadas para el público infantil. Esta violencia queda justificada por el tipo de historias que se cuenta en estas series, intentándose frenar a medida que avanzan los capítulos. No obstante, es frecuente ver disparos, golpes o cuchillos que atraviesan el cuerpo de alguien. ¡Hasta los buenos muestran su lado más violento! (©Globomedia)

Para que una serie policiaca tenga éxito está comprobado que la muerte tiene que rodear la trama. De hecho, la mayoría de estas apuestas televisivas parten de un crimen que hay que investigar y que se convierte en el elemento clave de la ficción. A raíz de ahí, las fuerzas y cuerpos de seguridad tienen que actuar y normalmente sus vidas y las de sus familiares corren peligro. Se trata de un gancho para atrapar a la audiencia porque, durante toda una temporada, permanece alerta por si alguno de los protagonistas pierde la vida de forma inesperada. (©Boomerang)

La acción está a la orden del día en la mayoría de las películas así como en las series españolas, y en el género mencionado todavía más. De hecho, es el hilo conductor en este tipo de tramas. Ahora bien, para hacer las escenas creíbles a la audiencia, en muchas ocasiones, se tienen que hacer uso de efectos especiales en la posproducción digital o recurrir a especialistas. Y es que los personajes, muchas veces, se encuentran en situaciones límite y tienen que huir del riesgo. (©Plano a Plano)

En las series policiacas no todo iba a ser muerte y destrucción. Los guionistas tienen la difícil, y a la par apasionante tarea, de incluir diálogos que descarguen un poco la tensión que suelen percibir los espectadores en cada capítulo. De esta manera, el público puede soltar alguna que otra carcajada cuando los protagonistas se ven envueltos en gajes del oficio con los que cualquiera se puede sentir identificado en la vida real. Globomedia)

Como en todas las series, el componente emocional juega un factor importante a la hora de atraer a la audiencia. Y no hay mejor elemento que un flechazo de Cupido para enternecer a los espectadores. Por ello, las series policiacas españolas han sido la cuna de grandes historias de amor que han pasado a la historia. Puede que el escenario, repleto de peligros, no sea el más idóneo para iniciar una relación o que, directamente, este amor esté prohibido, pero lo cierto es que las protagonistas siempre acaban rendidas a los pies del policía de turno. (©Plano a Plano/©Globomedia)

El público sigue respaldando este tipo de títulos televisivos también por las escenas de sexo. Se incluyen cada vez más escenas sexuales relacionadas con la corrupción y el vicio, un reclamo frecuente en este género tan complejo. Aunque en la mayoría de las ocasiones son muy recatadas, en otras llegan a asombrar para bien al público. No obstante, las historias de amor, de cualquier orientación, están ligadas a este punto y son las que más espera la audiencia: ¿Quién no desea que los dos enamorados lleguen a la cama? (©Globomedia/©Mediaset)

Se trata generalmente de un hombre joven, de aspecto atrayente, que acaba desempeñando una historia de amor con la protagonista. Este policía suele ser el que conduce la acción, concebido por los espectadores como el héroe excepcional, más allá de su potente físico. Y es que se le presenta normalmente como un agente con una alta capacidad de observación y análisis así como con una gran agilidad mental que forma parte activa de una comisaría o de un grupo especial de operaciones. Estos policías acaban siendo personajes de ficción memorables. (©Globomedia/©Plano a Plano/©Boomerang)

La presencia de un acompañante siempre facilita al policía de turno la resolución de un caso determinado. Cada vez más, este ayudante suele ser una mujer. ¡Y no es una mujer cualquiera! Se trata de una protagonista guerrera, cuyas hazañas dejan al policía encargado de la investigación con la boca abierta. Una fémina que no va a permitir un quebrantamiento más de la ley… aunque se tenga que jugar la vida. Así que muy atento, porque si encuentras un personaje que se toma la justicia por su mano con estas agentes será muy difícil quedar impune. (©Plano a Plano/©Boomerang/©Globomedia)

¿Qué sería de estas series sin su dosis de misterio? Dichas ficciones van encaminadas a un fin determinado, que es resolver el problema, o problemas, que se plantean normalmente en el episodio piloto. Por tanto, la intriga se convierte en el combustible que mantiene en marcha el motor narrativo. Los argumentos que desarrolla cada una de estas apuestas televisivas se van desmenuzando con tesón, a medida que se emiten los capítulos, siempre dejando cabida a la especulación. De esta manera, logran sorprender a la audiencia. (©Bambú Producciones)

Por Paula Olvera.

Televisión Española ha estrenado Estoy vivo, una nueva serie policiaca que vuelve a arriesgar con una trama con agentes de la ley. En este drama, el inspector de policía Andrés Vargas muere y acaba regresando años después al cuerpo, de forma paranormal, dando vida al agente Manuel Márquez. El piloto de este thriller creado por Daniel Écija ha vuelto a sorprender a los espectadores con un 17,1% en su primer capítulo, poniendo sobre la mesa una cuestión que se repite todos los años: ¿Por qué cada vez se apuesta más por este género? Hay que tener en cuenta que la mayoría de las ficciones españolas de esta índole tienen unos ingredientes comunes. ¿Quieres saber cuáles son?

Para seguir leyendo:

¿Qué ha sido de los protagonistas de El Príncipe?
Los misterios sin resolver de Vis a vis