El mejor sexo no es el que más dura

Marta Ibáñez
Un estudio reciente demuestra que, al contrario de lo que se pueda pensar que es la opinión popular, la duración de la relación sexual no es clave para que sea satisfactorio y que si hablamos de tiempo se valora peor si es excesivamente largo. Trabajos como este pueden abrir la discusión sobre la famosa frase “lo bueno si breve, dos veces bueno”.

Estudio de la Universidad de Pensilvania

Los investigadores Eric Corty y Jenay Guardini escogieron para su trabajo a los miembros de la Sociedad para la Terapia y la Investigación Sexual (SSTAR), profesionales dedicados a la salud sexual y provenientes de disciplinas como la medicina, la psicología y el trabajo social. Les pidieron que clasificaran el tiempo de sus relaciones sexuales coitales (desde la penetración hasta la eyaculación) en adecuado, deseable, demasiado corto y demasiado largo.

Las conclusiones de esta parte del trabajo fueron que el tiempo de penetración se consideraba:

  • Adecuado; de 3 a 7 minutos.
  • Deseable de 7 a 13 minutos.
  • Demasiado corto de 1 a 2 minutos.
  • Demasiado largo de 10 a 30 minutos

Es importante puntualizar que este estudio solo se enfoca en el coito, aunque las relaciones sexuales son más amplias y la penetración solo formaría una pequeña parte de estas sin ser imprescindible para llamar a esa actividad sexo. Aun así precisamente es el tiempo en la penetración el tema que preocupa a muchas parejas, normalmente por considerarlo corto para ser satisfactorio.

De hecho en investigaciones anteriores sí se concluía que el tiempo deseable por las parejas sería de 30 minutos o más.

Es importante recalcar que este estudio está realizado a profesionales de la salud sexual, conocedores de la respuesta humana y por lo tanto los resultados están muy sesgados. Los primeros estudios se llevaron a cabo con personas de otros campos que hablaban más bien de su ideal pero no de lo que vivían en su relación.

La diferencia en las respuestas se debe a que estos últimos no tienen la expectativa de que sus relaciones se parezcan a las de las películas, ven el sexo de una forma más científica y realista. 

¿De dónde sacamos la idea de que más es mejor?

Si pensamos en nuestra propia opinión sobre el tema y somos sinceros con nosotros mismos es muy probable que estemos de acuerdo con la conclusión de los sexólogos. Si el coito dura entre 7 y 13 minutos y es satisfactorio para ambos puede ser lo ideal.

Y es que la clave no está en el tiempo sino en la calidad de la relación sexual. No nos sirve de nada estar 30 minutos si no es satisfactorio (además será cansado) y probablemente 1 o 2 minutos es demasiado corto para empezar a disfrutar. Podríamos decir que es sentido común pero aun así seguimos dando demasiada importancia al tiempo.

Y es que la cultura popular refuerza la idea de que cuanto más dura es mejor, se habla de hacer el amor toda la noche como si fuera lo ideal. Por favor, deteneos a imaginar esa experiencia, 8 horas de sexo (que suponemos se divide en varias relaciones pero sí que serán seguidas), para muchos es hasta aburrido por muy satisfactorio que sea.

Como decíamos, este estudio solo habla de coito, pero para muchas personas no es la práctica más placentera y aun así siempre vamos a querer añadir otras cosas si hablamos de una relación sexual ideal. En la duración de las numerosas actividades eróticas aparte del sexo no se ha estudiado nada, una vez más reduciendo el sexo al coito, una mala costumbre que seguimos arrastrando.

Tendemos a pensar que todo el mundo quiere relaciones sexuales larguísimas y eso no solo nos frustra si nosotros no somos de esa opinión o simplemente no llegamos físicamente (algo perfectamente natural), sino que si llegamos a dar por hecho que es el deseo de nuestra pareja y conseguimos alargar el coito hasta el infinito, con el tiempo el deseo sexual disminuirá. La exigencia de que la penetración dure media hora y sumamos otras prácticas hasta llegar hasta la hora u hora y media hace que te lo pienses dos veces antes de tomar la iniciativa o que nunca encuentres tiempo libre suficiente para hacerlo.

Y es que hoy puede apetecernos el deleitarnos en una sesión de sexo lenta y larga, con velas y música clásica y mañana en algo rápido y también muy satisfactorio. En el reloj no está la respuesta.

Más información:
Sexo: 15 consejos para ser su mejor amante
El sexo fuera de la cama
Sexo: por qué ellas lo prefieren por la noche y ellos por la mañana