Cáncer oral: los mayores factores de riesgo y qué aspecto tiene

La prevalencia del cáncer oral es significativamente más alta en el grupo de población adulta. La edad cronológica (estilo de vida, tabaco, etc.) puede tener una fuerte influencia. Avisa con un dolor de oídos, mandíbula o garganta, y suelen salir bultos, llagas o heridas en labios, boca, mejillas y cuello. Si cualquiera de estos síntomas duran más de dos semanas, es una buena idea visitar a su médico o dentista. (Foto: Getty)
La prevalencia del cáncer oral es significativamente más alta en el grupo de población adulta. La edad cronológica (estilo de vida, tabaco, etc.) puede tener una fuerte influencia. Avisa con un dolor de oídos, mandíbula o garganta, y suelen salir bultos, llagas o heridas en labios, boca, mejillas y cuello. Si cualquiera de estos síntomas duran más de dos semanas, es una buena idea visitar a su médico o dentista. (Foto: Getty)

Sabemos que el alcohol y el tabaco son dos de los factores de riesgo más fuertes para los cánceres de orofaringe y de cavidad oral. Como sabrás, un factor de riesgo es todo aquello que está vinculado a su probabilidad de padecer una enfermedad, como el cáncer.

Sin embargo, algunos factores aumentan el riesgo más que otros, y mientras que unos están relacionados con elecciones personales como fumar, beber o la alimentación, otros no pueden cambiarse, como la edad o la raza.

Pues bien, el vínculo entre el sexo oral y los cánceres de orofaringe siempre ha sido motivo de estudio y preocupación entre los expertos, ya que los casos continúan aumentando en personas de mediana edad.

Aunque se puede desarrollar cáncer oral a cualquier edad, la edad promedio de diagnóstico de cáncer de orofaringe o de cavidad bucal es de 63 años. De hecho, los índices de cáncer oral casi se triplican entre los grupos de edad de 55 a 64 años y de 85 años o más. Y es que a pesar del fácil acceso a la exploración clínica de la boca, muchos cánceres orales son diagnosticados en estadios avanzados empeorando el pronóstico.

La edad es el factor pronóstico más coherente y firme de riesgo de cáncer, pero existen una serie de hábitos adquiridos a lo largo de la vida (la dieta, el tabaco y alcohol, las prótesis, etc.), que pueden influir en los cambios en la mucosa oral; se vuelve un poco más delgada, lisa y seca, adquiere un aspecto satinado, y menos elástica, siendo más susceptible a los factores irritativos y a otras lesiones.

Así que, si bien es cierto que la cantidad de casos nuevos de cáncer oral ha aumentado levemente en las últimas décadas, en parte por el envejecimiento de la población, una gran mayoría se vincula al aumento de la infección por el virus del papiloma humano (VPH). La buena noticias es que "el cáncer oral es muy tratable", afirma el doctor Kunal Jain, médico especializado en cirugía de cabeza y cuello en declaraciones a Livestrong.

En efecto, gracias a los cambios en educación sexual y a las campañas de prevención, estamos más atentos que nunca a los peligros del virus del papiloma humano, que puede transmitirse fácilmente a través de la actividad sexual.

Este sería el aspecto que tendría un tumor maligno en la boca. Se trata de un carcinoma de células escamosas que advertiría de un cáncer oral en la lengua. (Foto: Getty)
Este sería el aspecto que tendría un tumor maligno en la boca. Se trata de un carcinoma de células escamosas que advertiría de un cáncer oral en la lengua. (Foto: Getty)

Sin embargo, los datos más recientes exponen una amenaza desconocida del virus común, lo que indica que el VPH tiene un fuerte vínculo con los cánceres orofaríngeos que afectan a las amígdalas y la garganta.

En concreto, el carcinoma de células escamosas orofaríngeas (OP-SCC) es un cáncer oral común que afecta la orofaringe (un área de la garganta) y las amígdalas. Los desencadenantes: el abuso de tabaco y alcohol (el riesgo aumenta cuando se consumen ambos de manera frecuente), o la infección oral por VPH.

Sin embargo, a pesar de ser la infección de transmisión sexual (ITS) más común, es una de las menos conocidas entre la población. El VPH suele pasar asintomático, por lo que necesita de técnicas diagnósticas como la citología para su detección. Aunque tanto mujeres como hombres pueden contagiarse, los programas de prevención están destinados a ellas, ya que el cáncer de cuello de útero es el cuarto tipo más frecuente en esta población. La incidencia en España es de casi 2.000 nuevos casos cada año.

Las manchas blancas y los granitos podría ser un precursor del cáncer oral, así como las úlceras blanquecinas o amarillentas. (Foto: Getty)
Las manchas blancas y los granitos podría ser un precursor del cáncer oral, así como las úlceras blanquecinas o amarillentas. (Foto: Getty)

Por tanto, el cáncer oral como resultado de la transmisión del VPH tiene más sentido de lo que pensamos. Los investigadores han compartido sus hallazgos, afirmando que el VPH que afecta esta área generalmente se transmite a través de las prácticas de sexo oral, pero también se puede contraer besando y compartiendo alimentos. Entre todas las variaciones del VPH, el tipo 16 ha sido etiquetado como el de mayor riesgo, contribuyendo a un promedio del 90 por ciento de los casos de cáncer oral OP-SCC, que afectan tanto a hombres como a mujeres.

Los patólogos y expertos en salud oral dicen que los hombres y mujeres de mediana edad corren mayor riesgo de obtener OP-SCC, aunque el cáncer puede afectar a cualquier grupo de edad. “La mayoría de los pacientes que contraen cáncer orofaríngeo causado por el VPH son personas relativamente jóvenes, por lo demás completamente sanas. Por lo general, no son fumadores ni bebedores”.

El cáncer oral también se puede manifestar con este tipo de granitos o manchas rojas o blancas que pueden poblar la lengua, los carrillos (por dentro), las encías, el paladar e incluso llegar hasta las amígdalas. (Foto: Getty)
El cáncer oral también se puede manifestar con este tipo de granitos o manchas rojas o blancas que pueden poblar la lengua, los carrillos (por dentro), las encías, el paladar e incluso llegar hasta las amígdalas. (Foto: Getty)

El signo más común es la aparición de un dolor de garganta que no desaparece con el tiempo. A medida que el cáncer avanza, es común que se desarrollen bultos en la garganta, así como la aparición de úlceras y abscesos, que suelen observarse durante un examen médico.

Uno mismo puede sospechar si presenta:

  • Una llaga en el labio o la boca que no se cura.

  • Dolor en la boca o dolor de garganta que no desaparece.

  • Un bulto o un engrosamiento en los labios, la boca o la mejilla.

  • Un bulto en el cuello o en la parte posterior de la garganta.

  • Manchas rojas o blancas que aparecen en las encías, la lengua, las amígdalas o el revestimiento de la boca.

  • Dificultad para masticar, tragar o mover la mandíbula o la lengua.

  • Entumecimiento en la lengua, el labio o la boca.

  • Dientes flojos o dolor de muelas.

  • Dentaduras mal ajustadas.

  • Cambios en tu voz.

  • Pérdida de peso.

  • Un dolor de oído.

La regla general es que si uno mismo nota algo que no desaparece en dos semanas, debe revisarlo. Cosas como dificultad para tragar, dolor, una úlcera que no cicatriza, ganglios linfáticos que sobresalen, hinchazones o protuberancias. Cualquier cosa inusual que no desaparezca en dos semanas debe ser revisada.

No obstante, debes tener en cuenta que muchos de estos síntomas pueden ser causados ​​por otras afecciones benignas y no necesariamente por el cáncer. Así que hasta que no haya un diagnóstico claro no hay que ponerse en lo peor.

Durante una limpieza dental o un chequeo, por ejemplo, tu dentista podría notar una posible lesión cancerosa y realizar un examen físico del área (observando el interior de su boca o palpando alrededor del área, incluida la cabeza, la cara y el cuello) en busca de otros signos de cáncer. También puede usar un tinte de detección de cáncer oral o una luz de detección de cáncer oral para ayudar a detectar células anormales, según la Clínica Mayo.

En cuanto al tratamiento para el cáncer oral, varía en función del tipo de cáncer que sea, de cuánto se ha diseminado y, en el caso del cáncer orofaríngeo, si hay VPH. Por ejemplo, si es cáncer de labio, el tumor se puede extirpar en partes muy pequeños mediante cirugía, y si es la lesión está en el paladar también se extirpará pero luego deberá reemplazarse ese hueco con un tipo especial de dentadura postiza o un injerto de piel. En otros tipos de cáncer oral, la cirugía va seguida de radiación sola o con quimioterapia, que incluye fármacos que ayudan a matar las células cancerosas.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: La afección por la que la lengua se vuelve negra y peluda

Estas heridas descamadas en el borde de la lengua son una llamada de atención del cuerpo

El virus detrás de las verrugas en los dedos puede mutar en cáncer

Cómo evitar la infección por VPH, primera causa de cáncer de cuello de útero en el mundo