La sobrina nieta del duque de Edimburgo le recuerda como su 'ídolo'

·2  min de lectura


La princesa Xenia de Hohenlohe-Langenburg, nieta de la difunta hermana mayor del duque de Edimburgo, la princesa Margarita, ha hablado desde Múnich (Alemania) antes del servicio religioso en honor a su tío abuelo que tendrá lugar a las 15:00 horas de este sábado y al que asistirá su hermano Felipe, príncipe de Hohenlohe-Langenburg, en representación de toda esa rama de la familia del difunto.

Las restricciones en Reino Unido debido a la pandemia no permiten que se reúnan más de 30 personas en los funerales, por lo que la soberana británica se vio obligada a tomar una serie de "decisiones muy difíciles" para asegurarse de que se respetarían las directrices oficiales en el último adiós a su marido.

Xenia ha recordado al consorte más longevo de la historia británica, que falleció el pasado 9 de abril a la edad de 99 años, como el "pegamento" que mantuvo unidos a los miembros de la familia real alemana a lo largo de los años, al igual que habría hecho en la monarquía de Reino Unido.

"Para todos nosotros, era un ídolo, era alguien a quien admirar. Le teníamos un enorme respeto y siempre era muy emocionante cuando venía de visita, y lo hacía a menudo", ha asegurado en declaraciones a la BBC.

"Hay una cosa que me ha quedado clara en la semana que ha pasado desde su muerte: la forma en que vivía su vida. Su lema, que era un lema no escrito para nosotros, de disciplina, de abnegación, de falta de ego, pero también su sentido del humor siempre subyacente a todo lo que hacía".

Su sobrina nieta también ha destacado los valores de "trabajo duro y filosofía" que los Premios Duque de Edimburgo, creados por el fallecido hace varias décadas, han inculcado a tantos jóvenes de decenas de países.

El príncipe Bernardo de Baden -sobrino nieto de Felipe- y el príncipe Donato de Hesse -primo lejano suyo- también acudirán en representación de su familia al funeral que se celebrará en los terrenos del castillo de Windsor. La última ocasión en que el duque de Edimburgo se reunió con la mayoría de ellos fue con motivo de la fiesta por su 90 cumpleaños hace una década en ese mismo lugar.

"Estábamos todos allí, éramos un grupo enorme, y fue encantador. Solo hay que pensar que había 16 primos directos del príncipe de Gales... es un grupo enorme de personas, y que hoy vaya a haber tres descendientes que puedan estar allí para representarnos es un gran honor", ha concluido Xenia.