Esta sopa de frijoles blancos con chile es un poema en una olla

Melissa Clark
·5  min de lectura
Sopa de frijoles blancos al limón con pavo y hortalizas, en Sídney, el 3 de enero de 2021. Estilista de alimentos: Jerrie-Joy Redman-Lloyd. (Con Poulos/The New York Times)
Sopa de frijoles blancos al limón con pavo y hortalizas, en Sídney, el 3 de enero de 2021. Estilista de alimentos: Jerrie-Joy Redman-Lloyd. (Con Poulos/The New York Times)

Cuando tienes carne molida en el refrigerador y frijoles en la alacena, la comida prácticamente se cocina sola, pues estos ingredientes hierven de manera armoniosa, como si lo hicieran por voluntad propia, hasta convertirse en una olla grande de chili con carne. Yo preparo este platillo con tanta frecuencia que no hacerlo cuando tengo todo a la mano se siente como una traición a la memoria muscular que he construido a lo largo de tantos años embarrados de tomate.

Pero, aunque adoro comerme un buen tazón de chili picante, hay días en los que preferiría una sopa. Sobre todo cuando tengo en mente una radiante sopa de verduras, con bastantes frijoles blancos y hortalizas de invierno, realzada con un toque de jengibre y hojuelas de chile rojo, y rematada con solo un poco de carne molida de pavo.

Una sopa como esta es vivificante y cítrica, mientras que el chili es picante e intenso; es caldosa y pálida en lugar de espesa y rubicunda. Pero tiene un sabor fuerte, es llenadora y reconfortante, por lo que te deja igualmente satisfecho. Además, como no necesita demasiado tiempo de cocción para que los sabores se unan, también es mucho más rápida de preparar.

Al igual que el chili, esta sopa es muy adaptable. Puedes usar cualquier tipo de carne molida, frijoles y hortalizas que tengas. Incluso puedes hacer combinaciones; por ejemplo, mezclar una lata de frijoles blancos y una de garbanzos si es lo que hay en la despensa. Puedes usar carne molida de pollo, puerco, res o vegana en lugar de pavo, y cualquier tipo de hoja verde, desde espinacas tiernas hasta las resistentes hojas de la col forrajera, encontrará un lugar perfecto dentro de la olla.

Tal vez tengas que hacer algunos ajustes intuitivos según tu elección de verdura. Las de hojas más gruesas y con una textura más corrugada (col forrajera, berza, col) necesitan cocerse más tiempo que las más delicadas espinacas, los brotes de mostaza y el tatsoi. Si el caldo se concentra demasiado mientras hierven las verduras, puedes añadir un poco de agua para que no quede tan densa.

O, no sé, quizá se te antoje más un caldo espeso. De ser así, machaca algunos frijoles para que suelten su almidón mientras hierven. Esto hace que el caldo quede denso y sedoso.

Ya sea que hagas una sopa espesa o aguada, al final no dejes de añadirle mucho zumo de limón. Agrégalo al gusto hasta que el caldo tenga una vivacidad que contraste con la textura aterciopelada de los frijoles.

Para los fanáticos del chili, el limón hace las veces de la crema agria que se le añade al servir. Pero este cítrico aporta un sabor más fresco y es más apropiado para la vibra ligera de esta sopa invernal que, de cualquier manera, es muy buena para hacer entrar en calor y reconfortar.

Sopa de frijoles blancos al limón con pavo y hortalizas, en Sídney, el 3 de enero de 2021. Estilista de alimentos: Jerrie-Joy Redman-Lloyd. (Con Poulos/The New York Times)
Sopa de frijoles blancos al limón con pavo y hortalizas, en Sídney, el 3 de enero de 2021. Estilista de alimentos: Jerrie-Joy Redman-Lloyd. (Con Poulos/The New York Times)

Receta: Sopa de frijoles blancos al limón con pavo y hortalizas

Rinde para 4 porciones

Tiempo de preparación: 45 minutos

3 cucharadas de aceite de oliva

Una cebolla grande cortada en cubos pequeños

Una zanahoria grande cortada en cubos pequeños

1 manojo de hojas verdes resistentes, como las de la berza, el brócoli raab, la mostaza o la col forrajera

1 cucharada de concentrado de tomate

3/4 de cucharadita de comino molido, y más al gusto

1/8 de cucharadita de hojuelas de chile rojo, y más al gusto

1/4 de kilo de carne molida de pavo

3 dientes de ajo picados

1 cucharada de jengibre fresco finamente rallado

1 cucharadita de sal kosher, y más a gusto

1 litro de caldo de pollo

2 latas (425 gramos) de frijoles blancos escurridos y enjuagados

1 taza de hierbas frescas y suaves, como perejil, menta, eneldo, albahaca, estragón, cebollín o una combinación de estas, picadas

Jugo de limón fresco al gusto

Preparación:

1. Coloca una olla grande a fuego medio-alto durante un minuto más o menos para calentarla. Añade el aceite y caliéntalo hasta que se adelgace, unos 30 segundos. Agrega los cubitos de cebolla y zanahoria, y saltéalos hasta que estén muy blandos y con los bordes dorados, de 7 a 10 minutos.

2. Mientras tanto, enjuaga las verduras y arranca las hojas de los tallos. Trocea o pica en pedazos del tamaño de un bocado y deja a un lado.

3. Cuando la cebolla esté dorada, añade a la olla el concentrado de tomate, 3/4 de cucharadita de comino y 1/8 de cucharadita de hojuelas de chile rojo, y saltea hasta que el concentrado se oscurezca, aproximadamente 1 minuto. Agrega el pavo, el ajo, el jengibre y una cucharadita de sal, y saltea desbaratando la carne con una cuchara hasta que se doren algunas partes de la carne molida de pavo, de 4 a 7 minutos.

4. Añade el caldo y los frijoles y lleva a punto de hervor; luego deja hervir a fuego lento hasta que la sopa quede espesa y con mucho sabor, de 15 a 25 minutos; agrega más sal si es necesario. Si deseas un caldo más espeso, puedes machacar algunos frijoles con la parte posterior de la cuchara para liberar su almidón. O deja los frijoles enteros para tener una sopa más caldosa.

6. Añade las hojas verdes a la olla y déjalas cocer a fuego lento hasta que estén muy blandas. La mayoría de las hojas tardarán de 5 a 10 minutos, pero las hojas resistentes de la col forrajera pueden tardar 15 minutos. (Agrega un poco de agua si el caldo se reduce demasiado).

7. Incorpora las hierbas y el jugo de limón a la olla, prueba y agrega más sal, comino y limón hasta que el caldo se sienta vivaz y suculento. Al servir, vierte un chorrito de aceite de oliva y más hojuelas de chile rojo si lo deseas.

© 2021 The New York Times Company

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

¿Por qué los mexicanos comemos romeritos?

Salmón: un impresionante platillo principal con solo cinco ingredientes

Comidas para comenzar el año nuevo con el pie derecho

EN VIDEO: Conoce los secretos gastronómicos del chocolate en Planeta Cacao