Soraya Arnelas y Miguel Ángel Herrera suspenden su enlace hasta nuevo aviso

·1  min de lectura


La cantante Soraya Arnelas y el modelo Miguel Ángel Herera, padres de la pequeña Manuela Grace, no se casarán finalmente el año que viene, como estaba previsto desde que la actual crisis sanitaria del coronavirus les obligara a poner fin a su deseo de convertirse en marido y mujer el pasado verano.

En ese sentido, la intérprete extremeña está convencida de que resulta conveniente esperar un poco más y, en concreto, hasta que termine este período todavía preocupante y convulso que ha traído la pandemia. Lo cierto es que ninguno de ellos tiene prisa a la hora de celebrar una boda que, ciertamente, fue concebida como un mero festejo y no tanto como un paso fundamental para solidificar un proyecto de vida que lleva años consolidado.

"He estado esperando ocho años, creo que no pasa nada por esperar un poco más", ha afirmado una sonriente Soraya en conversación con la revista ¡Hola!, con la que además ha charlado sobre la nueva colección de ropa que empezará a comercializar próximamente.

A finales del pasado mes de octubre, Soraya, Miguel Ángel y Manuela se mudaron a una nueva y espaciosa vivienda, situada a las afueras de Madrid, para comenzar una etapa mucho más cómoda y placentera de su vida en común. El proyecto de casa y el posterior traslado dieron algún que otro quebradero de cabeza a la pareja, ya que el parón logístico y laboral derivado del confinamiento ralentizó notablemente el proceso. "Y parecía que nunca iba a llegar...Y ya está aquí el día. Nunca había hecho una mudanza", confesaba nerviosa en su perfil de Instagram.