"Speakeasies": una experiencia que deberías vivir una vez en tu vida

Sara’s de Michael Symon. Foto: Palms Casino & Resort

Por Aline Cerdán-. Los bares clandestinos o ‘speakeasies’ son icónicos establecimientos que se popularizaron durante la época de la Ley Seca en Estados Unidos. Eran lugares secretos donde se podía consumir alcohol ilegalmente y a los que no cualquiera podía acceder tan fácil.

En los últimos 10 años, el concepto del bar clandestino se ha popularizado. Tanto, que han perdido todo su atractivo para muchos. Sin embargo, lo que aprendí durante mi visita a Sara’s, el restaurante de Michael Symon en Palms Casino and Resort en Las Vegas, es que hay que darle una oportunidad a este tipo de bares/restaurantes. Después de todo, ¿a quién no le gusta que lo consientan un rato?

Exclusividad y un mimo a los sentidos

La exclusividad que estos lugares representan es, sin duda, uno de los grandes atractivos que han ganado entre celebridades, influencers y amantes de la comida empedernidos. No son para cualquiera, y eso es valioso. Pero, a veces va más allá de la simple exclusividad y esa excepcional experiencia, se convierte en un mimo a los sentidos que todos nos merecemos de vez en cuando.

Sara’s de Michael Symon. Foto: Palms Casino & Resort

También te puede interesar: Suite diseñada por Damien Hirst cuesta 100 mil dólares la noche

Un ‘Meateasy’ en Nevada

Sara’ de Michael Symon. Foto: Palms Casino & Resort

Sara’s toma inspiración de los bares ‘speakeasy’ para crear un híbrido emocionante. El restaurante apodado ‘meateasy’ está escondido a un costado de Mabel’s BBQ y, honestamente, parte de su encanto más grande es ese momento en el que te dan acceso a una pequeña sala de estar.

Es difícil no sentirse parte de algo especial cuando estás en un restaurante que ha sido diseñado (por la esposa del chef, Liz Symon) para dar un servicio inolvidable para solo 45 personas.

Lugares que cuidan de ti

Sara’s de Michael Symon. Foto: Jeff Green

Desde el amigable saludo que recibes al entrar, hasta el momento en el que regresas a un mundo un poco deslumbrante y menos atento a tus necesidades, este tipo de lugares te hacen sentir bien cuidado.

Este servicio especializado es una de las cosas que los aficionados de este tipo de recintos han aprendido a amar. Y es fácil comprender por qué muchos hacen ese esfuerzo extra para llegar a estos tesoros escondidos.

Maestros mixólogos e increíble comida

Este tipo de restaurantes también sueles estar acompañados de incomparables cócteles y una experiencia especial cuando de comida se trata.

En el caso de Sara’s, el menú de tragos está lleno de reinterpretaciones de clásicos que le rinden tributo a la historia de Las Vegas. En sus propias palabras, “son reconfortantes en su familiaridad y modernos en su diseño”.

Sara’s de Michael Symon. Foto: Jeff Green

Experimentar nos hace bien

Pero tal vez la razón más importante es que nunca está de más hacer algo que no haríamos normalmente. Algo a lo que no estamos acostumbrados, que le aporte emoción a una noche cualquiera y que nos haga sentir un poco de asombro.

Después de todo, no todos los días tenemos la experiencia de ser guiados a una puerta secreta para disfrutar de un mundo de otro tiempo, con meseros en esmoquin y recetas de Martinis especiales.

También te puede intersar: 7 recomendaciones de locales de Las Vegas si te quieres escapar de los casinos

Otros speakeasies alrededor del mundo

Otra prueba de que el mundo no se ha cansado de los ‘speakeasies’ es que aún los puedes encontrar en todos lados y hay muchas personas buscando estas joyas escondidas. Aquí algunos:


CDMX tiene el Jules Basement.

En París, puedes tomar bebidas de agave y comer tacos en Candelaria.

Blind Barber es una barbería con un bar escondido en Chicago.


The Washhouse es una lavandería falsa en Manchester.

Bathtub Gin & Co. es un paraíso para los amantes de la ginebra en Seattle.

Prohibition en Vancouveor es un sofisticado lugar que incluye una selección de champaña, cervezas, vinos y licores.


Edimburgo también tiene una barbería que esconde un bar llamada Panda and Sons.

Austin tiene más de uno, entre ellos está el pequeño Midnight Cowboy.

En Manila, hay un lugar llamado Alcohol by Volume al que entrarás a través de un hueco de ascensor antiguo.


Mr. Smith está en Maastricht, y las cualidades que su se valoran más en el bar secreto de Países Bajos son: “Intriga, discreción y, sobre todas las cosas, una buena historia con un trago fuerte”.