Stellan Skarsgård defiende a Marvel: es culpa del capitalismo que aplaste al cine independiente

·5  min de lectura
Stellan Skarsgård defiende a Marvel: es culpa del capitalismo que aplaste al cine independiente
Stellan Skarsgård defiende a Marvel: es culpa del capitalismo que aplaste al cine independiente

Si las películas de superhéroes tienen o no un lugar dentro de la historia del cine seguirá siendo uno de los debates más importantes entre los expertos. Directores como Ridley Scott, Martin Scorsese o Jane Campion no dudan en criticar el género, mientras que otros como Chloé Zhao buscan encontrar un espacio dentro de él. En específico, muchos de los comentarios negativos van dirigidos a Marvel, pues la marca ha logrado crear una saga increíblemente exitosa, desde los millones que gana alrededor del mundo hasta los fans que están dispuestos a consumir cada nueva entrega. Quienes tal vez están en el punto medio de esta discusión son los actores que cruzan una y otra vez este tipo de películas.

Sigue leyendo: Ridley Scott vuelve a criticar las películas de superhéroes, dice que son aburridas y tienen malos guiones

Stellan Skarsgård, por ejemplo, es uno de los actores más importantes y reconocidos de la actualidad. Ha trabajado con Lars von Trier, Steven Spielberg, Terry Gilliam y David Fincher, entre muchos otros, y nunca ha dudado en formar parte de títulos más comerciales como Mamma Mia! (54%), Piratas del Caribe: En el Fin del Mundo (45%), Thor (77%), Los Vengadores (92%) y más recientemente Duna (75%), sin considerarlos un trabajo menor. De hecho, Marvel y DC cuentan con actores nominados y ganadores del Oscar y todos ellos siguen trabajando en las franquicias y en otros proyectos más “serios” sin ningún problema, sólo hay que ver a Benedict Cumberbatch quien está por aparecer en Spider-Man: Sin Camino A Casa y podría llevarse varias estatuillas por su trabajo en The Power of the Dog (100%).

Parte del problema es que se culpa a las películas de superhéroes de acaparar toda la atención del público y de llevarse el dinero que bien podría ayudar a cintas de corte independiente a sobrevivir y llegar a más gente. Skarsgård tiene su propia opinión al respecto y cree que el verdadero problema es otro. Durante una charla para The Guardian se le cuestionó al actor sobre su posición ante las críticas contra las películas de superhéroes:

No tengo nada en contra las películas de superhéroes. He estado en un par y definitivamente tienen un lugar. El problema es que el sistema que permite que 8 personas tengan la mitad de las riquezas del mundo aumenta el poder de las fuerzas del mercado, así que los cines pequeños e independientes rara vez existen fuera de unas pocas grandes ciudades.

Según el actor, esta desventaja se vuelve peor por la falta de una buena distribución:

No hay canales de distribución para todas esas películas de presupuesto medio que tienen los mejores actores, los mejores guiones, porque no pueden gastar US$3 millones en una campaña de marketing. Cuando los cines los dejan entrar, lo hacen durante una semana y si no dan resultado en una semana, se van.

También te puede interesar: Dune: Stellan Skarsgard pasó ocho horas diarias en maquillaje para su personaje

Como ejemplo de estos cambios, Skarsgård recuerda cómo El Padrino (99%) logró establecerse dentro de la dinámica de las salas comerciales:

Recuerda que El Padrino primero se estrenó en 100 cines en Estados Unidos, las grandes películas ahora se estrenan en 4000. Tenían pequeños anuncios en el New York Times, pero eso creció y creció porque era una película estupenda. La opinión de la gente ya no tiene esa oportunidad. Y eso es triste.

Hablando específicamente de Marvel y que muchos esperan que su imperio termine, el actor explicó:

Creo que debemos tener películas de Marvel y más cintas emocionantes. Debemos tener otras películas también. Y eso es lo triste: cuando entran las fuerzas del mercado, los estudios comienzan a ser administrados por compañías a las que no les importa si están vendiendo películas o pasta de dientes, siempre que obtengan su 10%. Cuando AT&T se hizo cargo de Warner, inmediatamente le dijo a HBO que se volviera más ligero y más comercial. Ganaban dinero. Pero no lo suficiente para un inversor.

Muchos piensan igual que Stellan Skarsgård, en especial aquellos que trabajan en cine independiente en países donde la industria es muy pobre o no existe del todo, y ven cómo sus trabajos quedan enterrados entre secuelas de franquicias que rara vez pierden dinero.

Después de todo, lo que no se puede negar es que, por muy artístico que sea, el cine es un negocio y uno que da trabajo a miles de personas. La película más independiente necesita también de recursos y ganancias y es justo lo que busca, tanto como las grandes sagas que ya cuentan con audiencias establecidas. No se trata de que no exista espacio para ambas partes y todos los géneros, es más bien que los ejecutivos deben encontrar un beneficio en estas películas, y esto es algo que ya está pasando. Servicios de streaming como Netflix y Amazon le han dado prioridad a títulos independientes e internacionales que nunca habrían sido así de populares si hubieran seguido un camino de distribución clásico. Además, estos espacios también dan la oportunidad a directores de renombre para desarrollar proyectos sin tener que sentirse vigilados por los grandes estudios. Por otro lado, la idea misma de “cine independiente” está cambiando y ahora se ha convertido prácticamente en un género por sí mismo que nada más por la etiqueta asegura su paso a varios premios importantes y publicidad que en automático atrae a su público a salas comerciales. Como todo negocio, el del cine sigue evolucionando y cambiando con nuevas propuestas, avances tecnológicos y medios para llegar a la gente.

No te vayas sin leer: Dune: comparan actuación de Stellan Skarsgard con la de Marlon Brando en Apocalypse Now

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.