Las subas de precios y el faltante de insumos importados impulsan las compras anticipadas de útiles escolares

El stock de mochilas y cartucheras fue uno de los más afectados por las trabas a las importaciones
El stock de mochilas y cartucheras fue uno de los más afectados por las trabas a las importaciones - Créditos: @Victoria Gesualdi

A menos de un mes del inicio de clases, las librerías se preparan para el boom de compras de artículos escolares que, como todos los años, prevén que estalle a último momento. Si bien en diciembre y enero advirtieron cierto aumento en las ventas con relación a años anteriores, sostienen que “no fue generalizado” y recomiendan adelantarse a las compras en las próximas semanas para aprovechar precios y poder elegir entre el stock disponible, afectado por la falta de algunos insumos importados y el aumento de la canasta escolar, que alcanzó el 135% interanual según un relevamiento realizado por Focus Market para Naranja X.

“Este año se sumaron algo más de compradores que intentaron anticiparse a algún aumento de precio o de asegurarse el abastecimiento de productos, ya que la incidencia de insumos importados en los útiles escolares es alta y hay algunos productos en falta”, afirmó Aldo Corbo, gerente de la librería Teorema, en alusión a los faltantes producidos desde la implementación del Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA), cuya eficacia es cuestionada por buena parte de la cadena industrial nacional.

Germán Di Carlo, CEO de Alot (ex Staples), la cadena de librerías que cuenta con 14 sucursales en la ciudad de Buenos Aires, aseguró que “a fin de año comenzó a verse un aumento en la compra de útiles escolares de aquellas familias más previsoras o que quieren comenzar las vacaciones con el tema de las listas escolares resueltas”, con el objetivo de “ganarle a la inflación y asegurar el inventario” .

“Los productos más comprados fueron mochilas, cartucheras y productos de diseño, que tienden a tener menor disponibilidad a medida que se acerca el inicio de clases. Hubo una mayor compra de importados en diciembre y enero por el peso de las mochilas, algo que en febrero y marzo se empareja por el aumento de la venta de papel, que es nacional”, agregó Di Carlo.

Según un relevamiento realizado por Focus Market para Naranja X, la canasta escolar aumentó 135% interanual
Según un relevamiento realizado por Focus Market para Naranja X, la canasta escolar aumentó 135% interanual - Créditos: @Añeli Pablo

Por su parte, Rafael Romero, de Gibré Librería & Papelería, ubicada en el centro de La Plata, contó: “Lo que más salió en diciembre fueron las mochilas, un poco por el factor aguinaldo y las promociones bancarias –que son un gran impulso– y otro tanto porque hubo un problema enorme con las importaciones, algo que no pasó otros años”.

“No llegaban modelos de mochilas: se quedaban retenidos en la Aduana o los aranceles de importación eran muy altos, lo que hace que esta temporada haya menos stock y a valores más altos de lo habitual”, explicó Romero.

Así, según el relevamiento realizado por LA NACION, los productos más durables –y en su mayoría importados– como mochilas y cartucheras fueron los artículos hacia los cuales se volcaron, justamente, aquellos padres que pudieron anticiparse a la temporada escolar, además de algunos útiles indispensables como cuadernos y lápices. Sin embargo, en el sector reconocen que no todos tienen la posibilidad de hacerlo.

“Los argentinos no son previsores”

Rubén Minigo, dueño de la librería que lleva su apellido, en la localidad de Pergamino, también reconoció que se registraron más compras en diciembre, aunque las atribuye a las compras navideñas más que a un intento de los padres por anticiparse a eventuales subas de precios. “En la medida en que la gente pudo, lo que hizo fue comprar útiles escolares como mochilas, cartucheras, lápices de colores y marcadores para poner bajo el arbolito. Hablaría más bien de un reemplazo [en el tipo de regalos]”, expresó.

En la misma línea opinó Daniel Iglesias López, dueño de la librería Thesis y presidente de la Cámara Argentina de Papelerías, Librerías y Afines (Capla), al afirmar que “si bien todos los años hay un porcentaje de gente que adelanta sus compras, no es solo para ganarle a la inflación, sino porque se van de vacaciones y vuelven sobre el filo de comienzo de clases, especialmente los padres que mandan a sus hijos a colegios privados y buscan poder elegir entre un stock más amplio”.

Según Iglesias López, también hay que tener en cuenta que el inicio de clases en febrero en la ciudad de Buenos Aires (CABA) fue otra de las variables por las cuales hubo un incremento de ventas. “Hace 42 años que trabajo de esto y he visto que los años en que el ciclo lectivo comienza antes son un factor que influye psicológicamente y genera que los padres vengan y compren con antelación, pero no es generalizado”, dijo.

“El argentino –por idiosincrasia– compra durante la semana previa a Navidad y en el caso de la temporada escolar es lo mismo. No es previsor, no gasta antes. Primero se va de vacaciones y después ve qué hace con los útiles, la pilcha y el calzado”, aseguró Iglesias López.

Cabe destacar que si bien hoy la Secretaría de Comercio dio a conocer el listado de más 300 productos básicos de la canasta escolar, que quedarán con precios fijos hasta el 31 de marzo y que luego aumentarán con un sendero de aumento del 3,2% mensual hasta el 30 de junio –en línea con el convenio cerrado ayer con los colegios privados–, el titular de la cartera, Matías Tombolini, destacó que se trata de un “acuerdo voluntario”, disponible solo en los supermercados de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) y en las librerías pertenecientes a la Capla, pero que servirá como “referencia”, al igual que el programa Precios Justos.

Los consejos de las librerías

En un contexto en el que el gasto anual en materia de educación medido por el Indec, que incluye colegios y útiles escolares, se incrementó un 91,1% en 2022, los libreros recomiendan evitar hacer las compras durante las últimas semanas de febrero y anticiparse.

“Hay que venir con tiempo para poder elegir y, así, poder hacer una compra inteligente. Parece una obviedad, pero vas a tener más tiempo de mirar, de poder preguntar, de pedir asesoramiento”, aseguró Iglesias.

En cuanto a la participación de los chicos en la elección de los útiles, el dueño de Thesis sugirió que acordar la compra con ellos previamente contribuye a cuidar el bolsillo. “Es duro decir no vengas con tus hijos porque tienen derecho a elegir sus útiles, entonces lo que hay que hacer es negociar antes para que puedan elegir solo algunos productos, porque frente a la góndola son mis mejores clientes”, ironizó.

Una virtual indexación en sus principales gastos castiga a la clase media

Otro factor clave es administrar la compra de productos con licencia, es decir, aquellos con motivos especiales o personajes que son los más buscados por los niños. “Una cartuchera de origen nacional lisa y de buena calidad cuesta entre $1500 y $2000, mientras que una misma con licencia cuesta entre $4500 y $5000, con el riesgo de que baje la calidad”, detalló Iglesias López.

Desde librerías Alot sugieren “aprovechar las promociones de tarjetas de crédito”, así como también “optar por la modalidad de compra online, que es una buena forma de asegurar el surtido y la facilidad para adquirir artículos desde los hogares”.

“Los que tengan la oportunidad de utilizar los medios que dan las instituciones bancarias con sus beneficios son para aprovechar –agregan desde Minigo–. Además, las librerías tenemos un ofrecimiento de productos de primera marca bastante amplio y fácilmente reemplazable por productos de buena calidad, pero que necesitan ser expuestos por nosotros”. En ese sentido, cuanto los padres más puedan anticiparse al boom de compras, mejor.