Kiko Matamoros deja un dardo envenenado en 'Supervivientes' tras su expulsión

·6  min de lectura

Se veía venir. Kiko Matamoros tenía todas las papeletas para ser el noveno expulsado de Supervivientes y así ha sido. Sus estrategias ya estaban cansando un poco al público igual que su cambio de bandos por conveniencia. Esta vez no pudo con Marta Peñate y el colaborador de Sálvame ya está rumbo a Madrid. Antes de partir, y muy a su estilo, Kiko dejó unas cuantas bombas sembradas en la isla para avisar al público de quién es quién, en su opinión. Unos dardos cargados de veneno con los que deja su semilla cizañera y vuelve a sacar a relucir su lado más estratégico, el mismo que le ha llevado a la calle.

No podía irse tranquilito, relajado y firmando la pipa de la paz. El reality ha terminado para él tras ser el elegido de la audiencia para volver a España, pero con Kiko nos queda claro que el show apenas acaba de empezar. Antes de partir dejó unas perlitas de peso durante una conversación con su compañera parásita, Marta. En ella saca su lado más crítico para contarle a ella y, sobre todo, al público qué esconden algunos participantes con el único fin de que no les hagan ganadores a pesar de estar entre los favoritos. Es su manera de seguir haciendo estrategia e imponer sus argumentos aún con un pie casi en la calle.

Kiko Matamoros y Marta Peñate en 'Supervivientes' (Twitter/@Supervivientes)
Kiko Matamoros y Marta Peñate en 'Supervivientes' (Twitter/@Supervivientes)

Con él expulsado, cuidado, porque empieza la segunda parte del concurso de Kiko Matamoros, una aún más peligrosa y potente donde es el rey del mambo. Con él en los platós se revelarán secretos desconocidos de la preconvivencia y también de la isla. No me cabe la menor duda que contará todo lo que no se ha visto con el fin de seguir dando guerra. Eso sí, también tengo claro que lo hará solo contra quienes le convenga y le caigan mal, como es el caso de Anabel Pantoja y Nacho Palau, a los que ya ha hecho la cruz.

Antes de que Ion Aramendi le dijese que había sido el elegido para regresar a España, Conexión Honduras mostró unas imágenes que muestran a Kiko y Marta intercambiando confesiones. Ahí es que el novio de Marta López se despachó a gusto principalmente con uno de sus compañeros. Empezó dejando claro que la expareja de Miguel Bosé no era alguien de fiar y que le había dado una puñalada por la espalda, dio a entender que era un traidor y que había estado jugando desde el comienzo. Se señaló a él como la gran víctima del juego de Palau por quien asegura fue utilizado. Y encima criticó su comportamiento y salidas de tono una vez la amistad entre ambos se rompió porque Kiko así lo decidió.

Lo que no sabe es que desde España lo hemos visto todo y que a diferencia de lo que él ha dicho durante su campaña en contra de su ex mejor amigo, una gran parte del público no lo hemos visto así. Su enfado con Palau llega justo en un momento clave en el concurso donde él apunta como uno de los rivales más fuertes. Kiko ya sabía de las trampillas de Nacho y su mal carácter, sobre todo por la comida. De hecho él ha sido no solo cómplice de ellas sino que también ha participado en muchas de ellas como reconoció este domingo por el hambre y la desesperación que se desata en el reality. Así que conocía de primera sus ansias por comer y las cosas que ocurrían detrás de cámara, pero ha sido ahora cuando de repente ha decidido cortar por lo sano. Su ruptura ha sido rarísima y sospechosa, de la noche a la mañana y sin término medio. Si era tu gran amigo, al menos se merecía una conversación y una oportunidad. Y lo que dice de que Nacho Palau ha actuado malamente en su contra, no es exactamente así. Desde que se acabó lo suyo, aunque han tenido sus más y sus menos, Nacho se ha mostrado muy correcto con Kiko por la amistad que tuvieron y se ha callado muchas cosas para evitar dejarle mal, cosa que el colaborador no. De hecho, tras su expulsión de la palapa, el feliz papá le dijo a Kiko que quedaba todo olvidado y que en España serían tan amigos. Trató de abrazarle sinceramente pero no hubo mucha reciprocidad por parte del que fue su íntimo amigo.

Fue llegar a la zona de los parásitos con Marta y dejar a Nacho en evidencia. Le ve ganador, así que se ha encargado de hacerle un traje a medida en el que le acusa de traidor, egoísta y mal compañero. "Los favores que he hecho a gente que me ha demostrado que no merecía la pena... Ha cargado contra mí de mala forma, qué pena que un tío de su edad tenga esas reacciones", dijo de Palau. Que cantara esta canción, quizás, nos lo esperábamos, su meta es que gane el otro Ignacio, de quien repentinamente se ha hecho amigo del alma, casi un padre, sin haberle hecho ni caso durante todo el reality. Qué cosas más curiosas. Ahora el Borbón es su ganador. Después de Nacho, Kiko ha arremetido con mayor fuerza aún si cabe contra otra compañera: Anabel Pantoja. Lo que ha dicho de ella viene de la convivencia en el hotel y la deja bastante regular al revelar secretos que eran eso, secretos. Una actitud que entre compañeros no debería de ser así, sobre todo porque él es el primero que se ha saltado muchas normas y actuado como le ha convenido.

En esa charla reveladora con Peñate, Kiko desveló una conversación que tuvo con ella en el hotel. Primero dio a conocer lo que Yulen le dijo cuando le preguntó sobre Anabel, unas declaraciones que nada tienen que ver con sus actos posteriores en la isla. "Bueno me parece buena chica pero tener una relación no te diría", compartió Kiko. "Y luego, como en los colegios, viene ella y me dice: '¿Qué te ha dicho?'. 'Ay, es que el otro no quiero que sufra porque yo le quiero mucho, yo voy a dejar esto aquí así y luego fuera si surge algo'", dijo de su conversación con Anabel. "Luego con el tiempo ya han montado la telenovela". Por decir hasta soltó lo que la madre de Yulen contó cuando las cámaras no le grababan. "La madre de este ha largado lo más grande, que el padre estaba hasta los huevos... lo que le jode es que se le conozca ahora por ser el novio de Anabel Pantoja y no por ser un campeón de esgrima", prosiguió. Y hubo más. "Que el otro ha ido llorando por las esquinas, el negro (Omar Sánchez), ha ido al Deluxe a dar a una entrevista... A mí no me extraña porque ha jugado con él al yo yo".

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En definitiva, que la guerra que siempre ha existido entre Kiko y Anabel fuera se ha enraizado dentro a pesar de los momentos de complicidad que en algún momento tuvieron. Antes de irse se ha despachado bien con ella asegurando que, junto a Palau, ha sido otra de las grandes decepciones. "Hay mucho teatro, una vida fingida", le dijo a Marta quien supo sonsacarle muy bien toda la información. Unas declaraciones al más puro estilo Matamoros que seguro tendrán sus consecuencias.

De momento él está fuera y sus compañeros siguen dentro optando al gran premio. Kiko no ha convencido al público, sobre todo con la última parte de su concurso. Se ha querido ir por la puerta grande contando cosas no precisamente bonitas sobre sus 'enemigos' en la isla, pero quizás no haya contado con que haciendo eso, a lo mejor ha provocado el efecto contrario y les haya dado más fuerza. De nuevo Kiko y sus estrategias pierden credibilidad, por eso anda de camino a España.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter/Supervivientes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.