Sweet Girl | Top de críticas, reseñas y calificaciones

·6  min de lectura
Sweet Girl | Top de críticas, reseñas y calificaciones
Sweet Girl | Top de críticas, reseñas y calificaciones

La venganza ha sido el combustible que alimenta el fuego de muchas historias del cine de acción desde tiempos remotos. Cintas recientes como Upgrade: Máquina Asesina (86%), Hermosa Venganza (90%), Revenant: El Renacido (82%) o clásicos como Rambo (87%) y Kill Bill: La Venganza, Volumen 1 (85%) han acertado en su retrato del punto de quiebre humano que funciona como detonante para que el protagonista inicie un camino, pocas veces pacífico, hacia la redención. Sin embargo, hasta la fórmula más exitosa puede volverse cansina si su concepto se réplica constantemente, por lo cual debe estar renovándose constantemente para no caer en la categoría de olvidable o genérica. Ahora llega el turno de Netflix, quien formó una alianza con el carismático actor Jason Momoa y el director de cortometrajes Brian Andrew Mendoza para suministrarte una dosis de adrenalina pura con Sweet Girl (30%), la película que llega a la plataforma esta semana. ¿Será que estamos ante un respiro de aire fresco que desafía lo establecido por producciones anteriores o ante una calca de la misma historia arquetípica de siempre?

Podría interesarte: Kill Bill: La Venganza y sus influencias cinematográficas

El planteamiento de Sweet Girl es simple, una compañía farmacéutica decide retirar repentinamente del mercado un medicamento contra el cáncer que pudo salvar miles de vidas, entre ellas la de la esposa de Ray Cooper, un padre de familia interpretado por Jason Momoa, que eventualmente queda desolado por la trágica muerte de su amada. Su sed de venganza lo llevará a emprender una búsqueda de la verdad, pero las cosas no saldrán como lo esperado y sus acciones terminarán poniendo en riesgo tanto su vida como la de la única familia que le queda: su hija Rachel, interpretada por Isabela Merced. ¿Lograrán revelar los secretos que se ocultan detrás de la maquiavélica decisión corporativa o esta se encargará de silenciarlos antes de que se haga justicia?

La historia de Sweet Girl es atractiva por la crítica directa que se le hace a la ética de la industria farmacéutica, tema que hasta el día de hoy no pierde relevancia, siendo abordado ejemplarmente en cintas como El Club de los Desahuciados (94%). Es bien sabido que las grandes corporaciones internacionales muchas veces toman decisiones polémicas cuyos intereses pasan por encima de las leyes y esto es un aspecto que los escritores Gregg Hurwitz y Philip Eisner querían abordar en su guión sin que el tono del mismo fuera sermoneador, por lo cual optaron por introducir su tesis en un género fuera de lo convencional para este tipo de relatos.

El compromiso de toda la producción por hacer una cinta de acción que satisficiera tanto a su audiencia como a los críticos estuvo presente todo el tiempo. En primer lugar, Momoa fungió como productor del proyecto para poder sumar su visión creativa a la del director y garantizar que la cinta estuviera a la altura de otros thrillers estrenados en el año como Justicia Implacable (78%) o Nadie (88%). Por otra parte, su coprotagonista, Isabela Merced, estuvo entrenando artes marciales varios meses antes de que empezara el rodaje para poder realizar la mayoría de sus escenas de riesgo, y de paso ayudándola a entrar a fondo en la psique de su personaje. A pesar de ser su primer largometraje, el director, Brian Andrew Mendoza, ya había ejercido como productor en una serie de proyectos como Frontier (50%), por lo que su incursión de lleno en el género era inminente.

El consenso general de la prensa internacional se mantuvo en un espectro negativo, enfatizando en como alrededor del minuto 90 ocurre un giro argumental tan incoherente que se encarga de demoler el desarrollo narrativo de todo el proyecto. Por otra parte, se menciona que el guión cae constantemente en los lugares comunes del género, por lo que es fácil adivinar hacia donde se dirige la historia desde el minuto 20, causando que la atmósfera de suspenso sea prácticamente inexistente y generando muy pocas sorpresas en su recorrido. La prensa comenta que, a pesar de tener una duración estándar de 90 minutos, la cinta no sabe muy bien que hacer con ellos, agregando subtramas de la nada y rellenando con escenas de acción en momentos donde se requiere darle desarrollo a las situaciones dramáticas. Como punto final, los críticos terminaron de desgarrar a Sweet Girl mencionando que, cuando los créditos finales comienzan a aparecer, lo único que queda es un sabor amargo por la pérdida de tiempo.

Sin embargo, no todo es malo en los ojos de los críticos, quienes comentan que hay algunas cosas que funcionan dentro de Sweet Girl. La química entre Momoa y Merced fue uno de los aspectos que terminó beneficiando al metraje de acuerdo con la prensa, logrando crear una dinámica conmovedora entre padre e hija que al final termina causando una inquietud auténtica sobre sus destinos. La fotografía y la edición empleadas en las escenas de acción no pasaron desapercibidas, ya que si bien no hay una innovación o una propuesta a la hora de ejecutarlas, sí se mantienen en un estándar bastante alto que no le pide nada a otros títulos contemporáneos. Abriendo una luz en el camino de la cinta, la cobertura nos dice que si se entra al viaje buscando un rato agradable y entretenido, lo vas a encontrar, solo tendrás que apagar por hora y media cualquier sentido de lógica o razón.

Finalmente, Sweet Girl (30%) llega a las pantallas con una premisa interesante que lamentablemente fue desaprovechada. El primer proyecto de Brian Andrew Mendoza opta por recorrer un camino fácil y genérico en lugar de realizar un comentario social (necesitado en estos tiempos) sobre la industria farmacéutica. Más allá de un par de golpes por aquí y un par de explosiones por allá, la cinta no ofrece nada más que entretenimiento vacío.

A continuación presentamos una compilación de críticas y reseñas de Sweet Girl (30%):

Lee también: RESEÑA | El crimen del siglo: una urgente mirada a la corrupción farmacéutica

Patrick Cremona de RadioTimes:

...las escenas de acción son claramente mediocres y la trama de la conspiración farmacéutica está a medias y no es particularmente interesante. En resumen, no es nada entretenida.

Paul Bradshaw de NME:

Con una media hora de sobra (arrastrando el peor giro argumental del mundo), Sweet Girl es, en última instancia, una película que castiga en lugar de recompensar...

James Croot de Stuff:

Una película llena de gigantescos saltos narrativos, grandes huecos en la trama, villanos unidimensionales y acción formulada, es más que probable que Sweet Girl te deje con un sabor amargo.

Anthony McGlynn de The Digital Fix:

Es un drama de acción mal construido cuyos momentos cautivadores son pocos y distantes entre sí.

Aayush Sharma de Meaww:

Sweet Girl es una película entretenida con grandes actuaciones de Jason Momoa e Isabela Merced.

Tara Brady de The Irish Times:

...el desarrollo narrativo requiere una hora de ridiculez en su construcción y otros 30 minutos de tonterías antes de que salgan los créditos finales.

Adnan Saidi de Swift Headline:

Grandes porciones de la película son extremadamente predecibles, y la mayor parte de la trama fracasa si la piensas durante demasiado tiempo.

Benjamin Lee de The Guardian:

...el guión es muy "Una vez leí un artículo y decía esto..." y cuando la mecánica de acción se pone en marcha, es más de lo mismo con muy poco para distinguirse del resto.

Richard Roeper de Chicago Sun-Times:

Basta decir que Sweet Girl termina dejando un sabor bastante amargo.

Frank Scheck de The Hollywood Reporter:

Larga en acción, corta en credibilidad.

No te vayas sin leer: Las peores películas originales de Netflix según el Tomatómetro