Sydney Sweeney: “Estoy muy orgullosa de mi trabajo en Euphoria, pero nadie habla de ello porque me desnudé”

·7  min de lectura
“Con ‘The White Lotus’, sentí que la gente por fin reconocía el duro trabajo que he estado haciendo”  (Getty Images for LACMA)
“Con ‘The White Lotus’, sentí que la gente por fin reconocía el duro trabajo que he estado haciendo” (Getty Images for LACMA)

El verano pasado, Sydney Sweeney fue calificada por el New York Times como la chica más aterradora de la televisión. No por interpretar a una asesina violenta o a una villana sádica, sino por algo mucho más aterrador: una niña rica lectora de Nietzsche y aficionada al billar que puede destruir tu autoestima con solo una mirada fulminante. “Me encanta”, dice sobre el dudoso honor. “Definitivamente no es un título que pensara que iba a recibir, pero lo acepto”.

La niña rica en cuestión es Olivia Mossbacher, uno de los personajes maravillosamente monstruosos de The White Lotus. La mordaz sátira de la riqueza de la HBO, ambientada en un centro vacacional hawaiano con todo incluido, se convirtió en un éxito por su magnífica sátira de los privilegios y de la wokeness performativa. Olivia era una estudiante universitaria arrastrada al viaje por sus adinerados padres, que se pasa el día tomando el sol con su amiga Paula, juzgando salvajemente a los demás huéspedes entre capítulos de textos filosóficos. Al igual que los tiburones que acechan en las aguas cercanas, este terrible dúo puede oler a su próxima víctima a una milla de distancia. Y las destrozarán con regocijo.

La propia Sweeney no es ni mucho menos tan aterradora. Al teléfono desde Los Ángeles, la joven de 24 años es enérgica y vertiginosa. Las palabras salen a borbotones: chismes, opiniones, anécdotas. Pregúntale por su perro, Tank - “está en el patio trasero mirando a las ardillas”-, y prácticamente explotará de alegría. También le asustan las Olivia. “No he estado cerca de muchas Olivia, pero he tenido breves encuentros con algunas y me han asustado”.

Habrás visto a Sweeney antes de The White Lotus, normalmente interpretando personajes que fingen dureza, pero que en realidad son bastante inseguros. Ha interpretado a la niña novia Eden en The Handmaid’s Tale; a la intensa y suicida adolescente Alice en Sharp Objects; y, en el drama adolescente Euphoria, a la sensible estudiante de secundaria Cassie, que se quita los calzones con coquetería un minuto, y al siguiente se desintegra de ansiedad en el baño. Se siente especialmente orgullosa de esa actuación, aunque la crítica no le haya hecho mucho caso.

“Con The White Lotus, sentí que la gente por fin reconocía el duro trabajo que he estado haciendo”, señala. “Esto es algo que me ha molestado durante un tiempo. Estoy muy orgulloso de mi trabajo en Euphoria. Creo que fue una gran actuación. Pero nadie habla de ella porque me desnudé. Hago The White Lotus y, de repente, los críticos me prestan atención. La gente me adora. Dicen: ‘Dios mío, ¿qué es lo siguiente que va a hacer?’. Yo decía: ‘¿No viste eso en Euphoria? ¿No lo viste en The Handmaid’s Tale?’”.

Cree que hay “un estigma contra las actrices que se desnudan en la pantalla”. “Cuando un chico tiene una escena de sexo o muestra su cuerpo, sigue ganando premios y recibiendo elogios. Pero cuando una chica lo hace, es completamente diferente”.

En la primera temporada de Euphoria -imagínate Sex Education en Los Ángeles, aderezada con droga y OxyContin y rodada en una neblina de neón- Cassie estaba en el centro de una historia que avergonzaba a las zorras. Abandonada por su padre heroinómano cuando era una niña, ha pasado su adolescencia buscando la validación de los chicos a través del sexo. Cuando los novios le preguntan si pueden filmarla, ella dice que sí, pensando que algún día podría mantener una relación. Los vídeos no tardan en difundirse por todo el instituto.

En un caso cruel de imitación de la vida al arte, las capturas de pantalla de las escenas de desnudo de Cassie se difundieron por las redes sociales tras la emisión de la serie. Sweeney solo se enteró cuando su hermano menor fue etiquetado en las publicaciones. “Fue lo más hiriente que se puede hacer”, explica. “Lo que hago está completamente separado de mi familia. Mi personaje está completamente separado de mí. Es tan irrespetuoso y angustioso”. ¿Cómo lo afronta? “No creo que haya un mecanismo para enfrentarlo, para ser sincera. Tan solo te acostumbras”.

Sweeney como la sensible estudiante de secundaria Cassie en la segunda temporada de Euphoria (Sky)
Sweeney como la sensible estudiante de secundaria Cassie en la segunda temporada de Euphoria (Sky)

Sweeney nunca se ha sentido incómoda en el rodaje de Euphoria, donde hay un coordinador de la intimidad en el set. “Sam [Levinson, el guionista] es increíble”, señala. En la nueva temporada, que se estrenó en Sky Atlantic este mes, “hay momentos en los que Cassie debía estar sin camiseta y yo le decía a Sam: ‘No creo que eso sea necesario aquí’. Él decía: ‘Ok, no lo necesitamos’. Nunca sentí que Sam me presionara o que intentara meter una escena de desnudo en un programa de la HBO. Cuando no quise hacerlo, no me obligó”.

No todos los proyectos han sido tan fáciles. “He tenido experiencias en las que he querido ir a casa y tallarme todo el cuerpo porque me sentía asquerosa”, menciona Sweeney. Una de las situaciones se debe a que el director no se comunicó correctamente y se negó a hacer cambios en el guion. “No me sentía cómoda con mi compañero de reparto ni con el equipo, y no me parecía que mi personaje fuera a hacerlo. Eso me hizo sentir aún más cohibida. No me sentía capaz de hablar”.

Al final de la primera temporada de Euphoria, Cassie abortó y fue abandonada por su novio McKay. Al comienzo de la segunda temporada, Cassie se enfrenta a la soltería por primera vez y se enrolla con Nate, un violento matón que ya había estrangulado a su mejor amiga Maddy. La cosa no va bien. Cassie cae en una depresión y toca fondo en una fiesta, donde se emborracha tanto que vomita en un jacuzzi. Fue horrible de filmar.

“Tuvieron que diseñar una cosa para mi boca que parecía un bocado de caballo”, explica. “Estaba unido a un tubo que se pegaba a mi pelo y a mi espalda, y se conectaba a un tanque que se escondía fuera de la cámara. Durante la escena, el tanque se encendía y me llenaba la boca con el vómito. No sé qué era. No sabía ni se sentía bien. Tenía que hacer como si no pasara nada y aguantar hasta que llegara el momento de vomitar. Era muy malo”.

Sweeny y Brittany O’Grady como Olivia y Paula en The White Lotus (Sky)
Sweeny y Brittany O’Grady como Olivia y Paula en The White Lotus (Sky)

Cassie se ve sometida a una dura prueba en esta temporada. En otra escena a todo vapor, Sweeney fue lanzada a lo largo de una carretera desértica de Santa Clarita en un auto aparejado a un camión. Más tarde, en ese mismo episodio, prácticamente se derrite de miedo detrás de una puerta cuando Maddy, que sospecha de las travesuras de Nate, intenta derribarla a martillazos.

La propia adolescencia de Sweeney no podría haber sido más diferente. Ella creció en la frontera de Washington e Idaho. Su familia ha vivido en el mismo lago durante cinco generaciones, en una casa sin Internet pero con muchos murciélagos y ratones. “Es una forma de vida diferente”, señala. “Es muy sencillo. La familia lo es todo. Yo practicaba todos los deportes posibles. Estaba en el equipo de fútbol, en el de béisbol, en el de esquí de eslalon sobre nieve, hacía wakeboarding...”

A los 11 años, Sweeney tuvo un terrible accidente de wakeboard. “Mi cara golpeó el giro inferior de la tabla y se abrió, junto a mi ojo izquierdo”, cuenta. “Me dieron 19 puntos de sutura. Me aterraba la idea de volver a subirme a la tabla después. Pero en el momento en que me quitaron los puntos, mi madre me llevó de vuelta al lago, me dijo que me metiera en el agua con mi tabla y no me dejó salir hasta que me pusiera de pie sobre ella”.

En Sharp Objects, Sweeney y Amy Adams interpretaron a compañeros de habitación en un centro para personas que reciben tratamiento por autolesiones (Sky)
En Sharp Objects, Sweeney y Amy Adams interpretaron a compañeros de habitación en un centro para personas que reciben tratamiento por autolesiones (Sky)

Fue en esa época cuando Sweeney se dio cuenta de que quería ser actriz. Quizás le pareció una opción más segura que el wakeboarding profesional. Una pequeña película independiente de zombis llegó a la ciudad y ella rogó a sus padres que la dejaran hacer una prueba, elaborando un plan de negocios para convencerlos.

El plan funcionó. “Estoy muy agradecida a mis padres”, afirma. “Lo sacrificaron casi todo. Tuvieron que dejar su casa en la que llevaban toda la vida. Los Ángeles es diez veces más caro que donde yo crecí. Todo el estrés financiero, el estrés familiar, nos desgastó mucho y mis padres acabaron divorciándose. No fue un camino feliz para llegar a donde estoy ahora, pero intento devolver todo lo que puedo”.

Le creo. Sweeney es de las personas que hacen que la vida suceda. Cuando puede encajar las clases en su horario de rodaje de Euphoria, estudia para obtener su título en empresariales. Además, a sus 24 años, ha creado su propia productora, Fifty-Fifty, que se dedica a adaptar historias protagonizadas por mujeres. Y durante la pandemia, se afanó en arreglar el auto de sus sueños, un Ford Bronco original de 1969 de color rojo brillante. Nunca para, y vive con una maleta. “Me siento como una nómada. Nunca estoy mucho tiempo en el mismo sitio”, expresa. “Me encanta”.

Los nuevos episodios de la segunda temporada de “Euphoria” se emiten todos los lunes en Sky Atlantic y NOW

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.