Tarifas, viceministro y dólares: Massa acelera su gestión y se esperan más anuncios para la semana que viene

·5  min de lectura
Sergio Massa durante el anuncio de las medidas económicas
Sergio Massa durante el anuncio de las medidas económicas - Créditos: @Santiago Filipuzzi

Luego de un desembarco repleto de anuncios, pero sin detalles de la implementación o de los impactos, el ministro de Economía, Sergio Massa, espera comenzar a detallar la semana que viene el rumbo que quiere darle a su gestión. Tras algunos traspiés, se conocería lunes el nombre de su viceministro y el martes al mediodía sería el anuncio sobre tarifas. Además, según contaron cerca del líder del Frente Renovador, ya hubo contactos informales con la CGT y la UIA.

“La semana que viene retomo contacto con la prensa”, cuentan cerca de Gabriel Rubinstein, el nombre que estuvo confirmado en un primer momento para ser el número dos de Massa en el Ministerio.

Ese misterio iba a ser develado el viernes pasado, luego pasó al martes, y finalmente –parece– el día será el lunes. Martín Rapetti, ex Cipecc y asesor de Facundo Manes, fue sondeado tanto para el Banco Central (BCRA) junto con Diego Bossio como para asumir como viceministro, contaron. Esto último fue a través del “albertismo” el lunes pasado. El economista no aceptó. El nombre del viceministro sería entonces un plato fuerte de la semana que viene.

Uno de los puntos centrales del “ordenamiento fiscal” que espera llevar adelante Massa tiene que ver con un ajuste en los subsidios de tarifas a luz y gas. El anuncio -que iba a ser el jueves pasado- se hará el martes al mediodía en conferencia de prensa. “Se está trabajando intensamente con los equipos para ser claros en el mensaje y llevar tranquilidad a la población, ya que, la actualización de tarifas será en cuotas y afectará solo a los sectores de niveles de poder adquisitivo alto”, dijeron. En Economía informaron que el ahorro por el ajuste en tarifas será de $500.000 millones a valores de hoy en doce meses.

Massa dijo que cumplirá con las metas con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Sobre el objetivo de déficit fiscal de 2,5% con relación al PBI para este año, en Hacienda creen que hay un desvío de 0,7 puntos. Analistas privados consideran que ese bache es de 1 punto porcentual. “Se acordó ya con todas las jurisdicciones”, señalaron sobre la forma de ahorro sin dar detalles. Varios gobernadores reclamaron esta semana que Massa no corte transferencias ni el financiamiento de obras, posibilidades que tenía Guzmán en la gatera para frenar el gasto de cara a fin de año.

Cerca del ministro de Economía estimaron que toda la semana hubo contactos con otros ministerios para trabajar en la contención del gasto de la administración central. “Esas cosas se hacen, no se anuncian”, dijeron cuando LA NACION pidió detalles al respecto. Sin embargo, lo que tanto el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, como el jefe de asesores, Leonardo Madcur, trabajan es mantener los créditos vigentes del presupuesto de 2022 aprobado por decreto por Martín Guzmán. El mismo contempla una inflación de hasta 62%, muy por debajo de la suba de precios prevista por privados para este año, que superaría el 90%. En ese sentido, habría más recursos y menos gasto real, algo de lo que pedía el FMI.

Los precios y los dólares

Justamente por la cuestión de los precios, Massa ya habría mantenido -cuentan cerca de él- contactos con ambas centrales (CGT y UIA) sin que se “enteraran los diarios”. El acuerdo de precios fue uno de sus primeros anuncios y tomó otro vigor esta semana luego de que se conociera que en julio la inflación fue de 7,4%, la más elevada en los últimos 20 años.

En los números oficiales del Banco Central (BCRA) ya aparecen los $10.000 millones que el Tesoro decidió no renovar. El martes, en tanto, estiman que saldrá la designación de Lisandro Cleri como vicepresidente de la entidad. El hombre de confianza de Massa celebró en la semana, con Eduardo Setti, el secretario de Finanzas, el canje por el que Economía logró patear para adelante vencimientos de casi $2 billones. Las necesidades de noviembre y diciembre, según datos oficiales, apenas superan sumados los $152.000 millones. Sin embargo, según supo este medio, por la decisión del ministro de no pedir adelantos transitorios se requerirá más deuda en pesos para hacer frente al rojo fiscal: esos montos serían de entre $200.000 y 250.000 millones extra, según dijeron a LA NACION fuentes que conocen de cerca los números del Estado.

“Massa fue a escuchar. A tomar nota de las preocupaciones. Y a partir de eso establecerá una hoja de ruta de trabajo”, dijeron cerca del ministro sobre el misterioso encuentro en Escobar, hoy con la Mesa de Enlace. Los productores afirmaron que no se pusieron soluciones sobre la mesa y que habrá mesas técnicas para ir trabajando los temas a futuro.

Sobre los adelantos de US$5000 millones de los exportadores, cerca del ministro indicaron que el BCRA no tenía el mecanismo para captarlos. Algo de eso, podría verse el próximo martes, contaron sin dar mayores detalles. Con la letra en dólares para prefinanciación de exportaciones, en el sector indicaron que solo se captarían US$1000 millones extra. Otra cosa que se negocia, pero no interesa a los productores, es la extensión del “dólar soja” hasta septiembre u octubre. También estaba la posibilidad, no confirmada, de un cambio del mix 30/70 a 40/60 con relación al acceso al “solidario”.

El viernes a las 11, el ministro de Economía firmaría con la Corporación Andina de Fomento (CAF) el préstamo por US$750 millones, que informó en su primera conferencia de prensa. Un rato después llegarían más fondos de Kuwait.