Te presento a la tortizza, tu salvación para cocinar entre semana

·4  min de lectura
Tortizzas en Nueva York, el 20 de agosto de 2021. Estilista de alimentos: Simon Andrews. (David Malosh/The New York Times)
Tortizzas en Nueva York, el 20 de agosto de 2021. Estilista de alimentos: Simon Andrews. (David Malosh/The New York Times)

Cuando abrió en 2018, el bar y destilería de vodka Our/New York en Manhattan servía pizzas improvisadas hechas de tortilla que se tostaban en un horno pequeño detrás de la barra. Al socio y fundador, Dave Ortiz, tomó la idea de su amigo, el chef Ilan Hall. “Para no hacer el cuento largo: un chef famoso me ayudó”, comentó.

Las tortillas de harina de tamaño mediano —que los comensales llaman con cariño “tortizzas”— tenían abundante salsa de tomate, queso ricota y hojuelas de chile rojo. Eran gloriosas (y gratuitas).

Si las preparas en casa ya no serán gratis, pero son un práctico manjar para comer entre semana, un salvavidas cuando el tiempo apremia. Aunque podrías usar tortillas de maíz para este platillo, la humedad de las tortillas de harina hará que se inflen en algunas partes, unas bolas de aire divertidas de morder.

Crujientes y ligeras, como las pizzas delgadas de masa fina, a las tortizzas puedes ponerles todo lo que te guste y nada de lo que no. Esta receta incluye una capa de mozzarella rallado que, cuando se derrite en el horno, crea una barrera sólida para todo lo que le quieras poner a la pizza. Por alguna razón, una espolvoreada de orégano hace que el platillo sepa a la encarnación perfecta de una pizzería. Para esta receta me inspiré en una ensalada griega —específicamente en la ya discontinuada pizza griega de California Pizza Kitchen— y es un popurrí de pepinos y tomates en cubos, y rebanadas de aguacate cremoso. El queso feta aporta un sabor fuerte y sublime, así como la sencilla salsa de yogur con ajo (unos cuantos ingredientes más y es un tzatziki).

Como sucede con todas las bandas musicales, los helados de Ben & Jerry’s y los trabajos escolares en equipo, esta “ensalada” es más grande que la suma de todos sus ingredientes frescos. Disfruta de la mezcla de sabores y texturas.

No omitas lo último: la miel. Quizá te parezca fuera de lugar, pero esa dulzura de oro, derramada al final sobre los vegetales, de verdad conjunta todos los elementos dispares de este platillo salado. Además, la miel es un acompañamiento popular para las pizzas italianas con sopressata y en Corea del Sur se la echan mucho a la pizza como condimento.

Estas tortizzas son planas como las tostadas, pero no tan duras, más bien parecen pizzas individuales. Pero es tu vida, tú sabrás: puedes doblarlas como tacos o gyros. En cuanto a las tortizzas, lo único que importa es que lleguen a tu boca.

Quizás lo mejor de este platillo es que su preparación requiere unos 15 minutos, de principio a fin, lo que deja mucho tiempo para seguir con el día. Un truco útil es hacer la cobertura de ensalada y la salsa de yogur dese antes, ya que ambas se conservan en un recipiente hermético en el refrigerador durante uno o dos días. Así, cuando necesites un bocado rápido, solo tendrás que calentar las tortillas y ponerles los ingredientes.

RECETA:

Tortizzas

Rinde: 4 porciones

Tiempo total de preparación: 15 minutos

Ingredientes:

3 o 4 pepinos persas o minipepinos sin semillas, lavados y cortados en cubos de 1 centímetro (unas 2 tazas)

2 tomates medianos maduros, cortados en cubos de 1 centímetro (unas 2 tazas)

1 1/2 cucharaditas de sal kosher (como de la marca Diamond Crystal)

8 tortillas de harina, de 15 centímetros de diámetro

2 tazas de mozzarella rallado de baja humedad

2 cucharaditas de orégano seco, zatar o condimento italiano

1 taza de yogur natural

1 diente de ajo grande, rallado finamente

1 cucharada de zumo de limón fresco

2 cucharaditas de miel, y más para rociar

1 taza de queso feta desmoronado

1 aguacate Hass maduro, cortado por la mitad y en rodajas finas

1/2 taza de hojas de perejil fresco de hoja plana y tallos tiernos

Preparación:

1. Coloca las rejillas en los tercios superior e inferior del horno y caliéntalo a 200 grados Celsius. Forra dos sartenes grandes con papel vegetal.

2. Coloca los pepinos, los tomates y 1/2 cucharadita de sal en un colador sobre el fregadero y mezcla. Deja reposar para que se escurra el exceso de líquido, unos 10 minutos.

3. Mientras tanto, coloca las tortillas en las bandejas, cuatro por bandeja, y espolvorea el mozzarella y el orégano seco sobre cada una. Hornea hasta que el queso se derrita y se dore ligeramente, y los bordes de las tortillas estén crujientes pero aún pálidos, de 8 a 10 minutos.

4. Mientras las tortillas están en el horno, prepara la salsa de yogur: En un tazón pequeño o un vaso medidor, bate el yogur, el ajo, el zumo de limón, la miel y la cucharadita de sal restante.

5. Para servir, reparte uniformemente los pepinos y los tomates escurridos entre las tortillas. Cubre cada una con feta, aguacate y perejil, y con una cuchara vierte la salsa de yogur por encima de todo, pero deja un poco para echarle más después si gustas. Para terminar, rocía un poco de miel sobre las tortizzas. Se pueden comer planas como minipizzas o dobladas como tacos.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.