La protección de Telecinco a Paz Padilla cruza límites peligrosos

·4  min de lectura

En la primera entrega de Secret Story: Cuenta atrás, la gala semanal de los martes presentada por Carlos Sobera, Sofía Cristo desnudó sus emociones en pleno directo confesando a los espectadores, su madre Bárbara Rey incluida, que sufrió abusos sexuales con apenas cinco años. Este relato compartido en La línea secreta de la vida, la famosa curva de la vida del reality con el que por cierto Carlos Sobera tocó el cielo televisivo gracias a su tacto comunicativo, ha hecho correr ríos de tinta. Hasta en Sálvame abordaron la confesión de la concursante con Paz Padilla convirtiéndose en Trending Topic (TT) de Twitter por una cuestionada valoración que ha puesto a Telecinco al borde del abismo.

Porque no es la primera vez que la presentadora entra en temas delicados en un directo desde la valoración propia, mientras la cadena de Fuencarral parece mirar hacia otro lado. Porque si bien en esta ocasión todo apunta a que Paz Padilla habría recibido un toque de atención, dado que después reculó en su mensaje, el darle carta libre para emitir sus juicios en el programa habría llevado a Telecinco a cruzar límites peligrosos que han generado una oleada de crispación en la red social del pájaro azul.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Últimamente Paz Padilla es más protagonista de Sálvame que los personajes recurrentes que rellenan el contenido del magacín. Y es que desde su desafortunado comentario tras el fallecimiento de Aless Lequio en mayo de 2020 no repunta. Porque hace casi un año también recibió un aluvión de críticas por imponer en el programa de Telecinco su forma de ver la muerte tras la pérdida del padre de Irene Rosales y, más recientemente, se pasó con su lección dirigida a Ana Obregón de vivir el duelo de forma diferente. Claro que a la humorista le rodeó una polémica mayor tras predicar sobre la biodescodificación, con Risto Mejide convertido en su particular azote, y el pasado mes de agosto pasarse de frenada en La última cena.

A pesar de todas estas controversias, y de las decenas de comentarios negativos que ha recibido por parte de los internautas, Mediaset ha seguido confiando en la presentadora con renovación de contrato incluido. Sin embargo, el último desatino de la humorista en Sálvame pone de manifiesto que, con esta protección bajo su sello el grupo audiovisual de Paolo Vasile podría haber cruzado unos límites peligrosos. Y es que a juzgar por este cuestionado discurso de la también actriz da la sensación de que se le permite decir lo que le dé la gana, el primer pensamiento que le venga a la cabeza, aunque sea reprobable, o carezca de base.

El momento en cuestión que enfadó a los seguidores de Sálvame se produjo cuando el doctor Sánchez Martos acudió al formato producido por La Fábrica de la Tele para abordar la inesperada revelación de Sofía Cristo en Secret Story y, en un momento dado, la gaditana se mostró preocupada por la familia de Sofía Cristo ante la posible denuncia de la concursante.

"Pero y si esa persona es un abuelo, un tío, un hermano... ¿cómo desestructura a esa familia? Te pueden culpar porque seguramente una parte de la familia dirá ¿cómo le haces eso a tu abuelo, a tu padre...? Mi madre siempre contaba fíjate la madre lo consentía, la madre lo sabía". Un argumento que, a la postre, desató la ira de la audiencia.

A juzgar por cómo reculó la presentadora más tarde, Mediaset habría tomado cartas en el asunto advirtiéndole de la polémica que estaba circulando en redes. "Quiero dejar claro que yo con el doctor lo que estábamos hablando sobre los abusos y malos tratos a pequeños, estábamos hablando de la ley, de cómo la ley ha cambiado y ahora se puede denunciar este tipo de delitos hasta los 35 años”, matizó aclarando que estos temas no se tienen que tratar con frivolidad.

“En ningún momento he dicho yo que no se denuncie ese tipo de delitos. Es más me gustaría que pudieran todos los que lo han sufrido denunciarlo. Si he hecho algún comentario por el trato que a lo mejor la prensa puede dar a que determinados famosos haga públicos determinados episodios que haya vivido precisamente porque se puede tratar con mucha frivolidad. En ningún momento he dicho que no se denuncien esos asuntos. Y me da igual la edad que tengamos o el tiempo que haya transcurrido y, por supuesto, que el culpable sea perseguido y juzgado, sea familia o no sea familia. En ningún momento lo he dicho ni en ningún momento lo he pensado. Ni hoy, ni ayer, ni mañana. Pienso que un abuso de ese tipo a un menor o a cualquier edad debe ser castigado y denunciado, zanjó.

Más allá de su aclaración, esta controversia marca un nuevo ejemplo, el enésimo, de cómo Paz Padilla se ha erigido como una suerte de enemigo en casa por cada vez que se mete en terrenos pantanosos. No obstante, a pesar de todo, Mediaset le renovó recientemente el contrato, manteniéndola en parrilla bajo la protección de su sello a pesar de sus constantes meteduras de pata que le convierten en blanco de las críticas de los usuarios de Twitter tarde sí y tarde también.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.