'Sálvame' vive una tarde bochornosa con la guerra entre Kiko Matamoros y Carlota Corredera

·8  min de lectura

Ni desde el hospital la deja de liar. Kiko Matamoros armó la marimorena en la tarde del pasado miércoles al enfrentarse a sus compañeros de Sálvame cuando entró en directo para reafirmar las polémicas declaraciones vertidas en la revista Lecturas. Según él, algunos de sus compañeros “le envidian y le odian” pero Carlota Corredera le criticó de “solo dar caña a las mujeres”, despertando un debate bochornoso entre el uso de calificativos despectivos y el feminismo que incendió la tarde de Telecinco. Todo esto alrededor de una escena insensible en los tiempos que corren mostrando a un doble parecido a Matamoros postrado en una cama de hospital en medio del plató.

Él tiene el ego dolido porque Laura Fa dijo que le pusieron labios de mujer, y Carlota le reprocha que descalificara a las mujeres en la entrevista matizando que no se trata de una crítica feminista. Y todo mientras se repite la palabra “intelectual” de vez en cuando.

Twitter.com/salvameoficial
Twitter.com/salvameoficial

Carlota Corredera comenzaba la sección reprochando a Matamoros que solo haya criticado a sus “enemigas” al hablar principalmente de sus compañeras mujeres en la revista. Por si se lo perdieron, a Makoke la llamó “manipuladora” y “cínica” por filtrar información de su hija para facturar, a Gema López la calificó de “sucia y rastrera”, a Lydia Lozano por ser “más simple que el mecanismo de un chupete y una manipuladora”, a Laura Fa de “engendro feísimo” y Anabel Pantoja le dedicó una perla por su “falta de formación” y de que “su mayor virtud sea atiborrarse a comida en plató”. Pero también tuvo puñales para el grupo de compañeros en general, llamándolos “huérfanos de cultura” y diciendo que les “desprecia intelectualmente porque chapotean en el lodo de la ignorancia”.

Así las cosas, Kiko entró en la tarde de Sálvame del miércoles para matizar sus palabras, aunque tampoco arregló las cosas. Si bien pidió disculpas a Gema por los calificativos vertidos en la revista, sí confirmó que sigue pensando que sus compañeros lo envidian y odian, pero que “solo algunos”.

Aludiendo al feminismo, Matamoros se quejó de que Carlota Corredera no criticara el comentario de Laura Fa, con quien tiene una guerra abierta en plató y por redes sociales después de que la colaboradora dijera que le pusieron labios de mujer tras ver sus retoques estéticos y comenzara también otra guerra con la novia de éste por lo mismo. Tras asegurar que demandará a Laura Fa y que no se arrepiente de llamarla “feísima y engendro”, la presentadora le hizo una petición: “Te voy a pedir que no vuelvas a hablar de mí en ninguna exclusiva porque si tienes algún problema con mi trabajo, con mi opinión o con lo que yo hago, te agradecería que como nos hemos intercambiado mensajes mientras estabas en el hospital, me hubieses llamado para decirme cualquier cosa que te parezca mal”.

Carlota destacó la relación “cordial” y “de complicidad” que tienen y el hecho de que Kiko sea de sus “personas consentidas” en el programa, confesando la sorpresa que se llevó cuando la mencionó en su entrevista en relación con el feminismo.Me cansa que utilicemos el tema del feminismo para atacarme o para juzgarmele decía Carlota.

Te pido públicamente que no vuelvas a hablar de mí en ninguna exclusiva” reiteraba seriamente. “Me gustaría que nos respetásemos todos” sentenciaba mientras Kiko parecía más tranquilo y de acuerdo con ella.

Pero Carlota continuó criticando el machismo de su entrevista. “Solo le das caña a las mujeres. No criticas ni a un solo compañero” le decía mientras Kiko se defendía diciendo que sí habló de un hombre, Miguel Frigenti. Pero Carlota le matizaba que no cuela porque lo aplaudía de “brillante”. Un adjetivo muy alejado a las perlas que le dedicó a sus compañeras femeninas.

Pero Kiko sigue empecinado en que sus compañeros de burlaron de él y su novia con el comentario de los labios de hace unos días, algo que Carlota le matizaba que no era cierto y que nadie quiso atacar su virilidad. Pero él seguía, defendiendo los descalificativos vertidos en la revista porque “se estaba defendiendo”.

Las redes enseguida hicieron saber su parecer ante el bochorno que estaban viendo en televisión. Y mientras algunos criticaban a Matamoros por los descalificativos utilizados para referirse a sus compañeras, el rechazo que suele provocar Carlota Corredera en redes sociales también se centró en ella, reprochándole que criticara a Matamoros por sus palabras cuando no defiende otros descalificativos o se ríe de otras situaciones en el programa.

Y como decíamos al principio, todo el tema ocurría con un señor postrado en el medio en una cama de hospital. Una imagen desagradable cuando España todavía sufre las consecuencias de la pandemia que no pasó desapercibida.

La cosa terminó en puntos suspensivos… Ya veremos cómo zanjan el asunto el día que Kiko vuelva a compartir plató con sus compañeros una vez se recupere de la infección que padece.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Twitter.com/salvameoficial

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.