Un tercio de las muertes de mujeres embarazadas fueron evitables, afirma una investigación

·4  min de lectura
'Un avión no despegaría sin la tripulación adecuada, pero los servicios de maternidad lo hacen todos los días' (PA)
'Un avión no despegaría sin la tripulación adecuada, pero los servicios de maternidad lo hacen todos los días' (PA)

Más de 80 mujeres embarazadas que murieron durante un período de tres años podrían haberse salvado si hubieran recibido una mejor atención, según un importante informe nuevo.

De un total de 231 mujeres que murieron entre 2017 y 2019, un total del 37 por ciento, o 83, podrían haberse salvado si su atención hubiera sido mejor. Se descubrió que solo el 17 por ciento, o 39 mujeres que murieron, habían recibido una buena atención.

Un nuevo informe nacional para el NHS, realizado por expertos de la Universidad de Oxford, dijo que, si bien la enfermedad cardíaca era la principal causa de muerte de las madres durante el embarazo, el suicidio seguía siendo la principal causa de muerte en el primer año después del embarazo.

Publicado sin ningún anuncio oficial por NHS England a pesar de haber encargado el trabajo, el informe destacó una "preocupación" por la creciente tasa de suicidios de adolescentes, que aumentó de 2,5 por 100 mil en 2014-16 a 11 por 100 mil en 2017-2019.

De las 61 mujeres que se suicidaron, los asesores expertos encontraron que una mejor atención podría haber evitado 41 muertes, o el 67 por ciento.

La investigación, que examinó más de 680 muertes en total, fue realizada por expertos como parte del proyecto MBRRACE o Madres y Bebés: Reducción del Riesgo a través de Auditorías e Investigaciones Confidenciales.

El último informe nuevamente encontró marcadas desigualdades para las mujeres de diferentes orígenes étnicos.

Las mujeres de grupos étnicos afroamericanos tienen cuatro veces más probabilidades de morir durante el embarazo que las mujeres de grupos blancos, y las mujeres de origen étnico asiático tienen casi el doble de probabilidades de morir.

Del mismo modo, las mujeres embarazadas que viven en las zonas más desfavorecidas tienen el doble de probabilidades de morir que las que viven en las zonas más prósperas.

Las mujeres mayores de 40 años tienen una tasa de mortalidad cuatro veces mayor que las mujeres de 20 a 24 años. Menos de un tercio de las mujeres que dieron a luz después de los 45 años recibieron la atención recomendada para mujeres mayores.

En general, el informe dijo que el embarazo se mantuvo seguro en el Reino Unido, y que la tasa general de mortalidad materna mostró una ligera disminución. Entre 2 millones 173 mil 810 mujeres que dieron a luz en 2017-2019, 191 murieron hasta seis semanas después del embarazo, mientras que 495 mujeres murieron hasta un año después de su embarazo.

Los investigadores advirtieron que el hecho de que los médicos se centraran en el embarazo en lugar de en la salud general de la mujer frente a ellos estaba poniendo a las mujeres en mayor riesgo.

En algunos casos, se descartaron los síntomas de las mujeres que tenían cáncer y se atribuyeron al embarazo, lo que significó que el problema no se investigó. En al menos ocho casos, el informe dijo que las muertes podrían haberse evitado con una mejor atención.

La profesora Marian Knight, quien dirigió el estudio, dijo: “Este informe demuestra que persisten las desigualdades en las muertes maternas, además de los sesgos estructurales recurrentes que afectan la atención de las mujeres en función de su embarazo. Abordar estos problemas sistémicos es más urgente que nunca, especialmente porque seguimos viendo los mismos sesgos que afectan la atención de las mujeres embarazadas con Covid-19".

Las recomendaciones del informe incluyen hacer que los médicos sean más conscientes de los riesgos y de que pueden cambiar durante el embarazo.

Sugiere que las mujeres que expresan inquietudes acerca de los síntomas deben recibir el mismo trato que las mujeres no embarazadas, a menos que exista una razón clara para no hacerlo.

Requiere una mejor coordinación entre los servicios, incluidos los médicos de cabecera, los hospitales y los servicios de salud mental, y que la atención sea más personalizada.

Eddie Morris, presidente del Royal College of Obstetricians and Gynecologists, dijo: “El último informe de MBRRACE-UK actúa como un recordatorio de la acción urgente requerida para reducir las desigualdades en la atención de maternidad que existen debido al estatus socioeconómico de la mujer, la edad, y etnia. Es inaceptable que no haya habido una reducción significativa de las muertes maternas en la última década, y esto debe abordarse”.

Leer más: ¿Qué pasó en Astroworld? Todo lo que sabemos hasta ahora

Dijo que el gobierno debe adoptar un objetivo para poner fin a lo que llamó los "resultados maternos desiguales persistentes y dañinos" para las mujeres de minorías étnicas.

Mary Ross-Davie, directora de partería del Royal College of Midwives dijo: “El embarazo y el parto en el Reino Unido continúan siendo una experiencia segura para la mayoría de las mujeres. Sin embargo, seguimos profundamente preocupados porque las tasas de mortalidad entre las mujeres afroamericanas son cuatro veces más altas que las mujeres blancas y el doble si son asiáticas o de otro origen étnico minoritario. Todos los involucrados en la contratación y prestación de servicios de maternidad deben trabajar juntos para abordar esta disparidad inaceptable".

Relacionados

“Haré lo que quieras”: mujer embarazada suplica antes de ser asesinada por su esposo

Mujeres continúan con embarazos no planeados tras escasez de citas para abortar

Mujer sorprendida al enterarse que estaba embarazada cuando dio a luz en el baño

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.