Terry Crews critica la 'desigualdad' en el trato a las víctimas de agresión sexual

Terry Crews

El actor Terry Crews ha sido uno de los pocos varones de la industria de Hollywood que, de momento, se ha animado a hablar públicamente de los abusos sexuales de los que fue víctima en el pasado, hasta el punto de haber acusado abiertamente al agente de artistas Adam Venit, quien niega los hechos que se le imputan, de haberle tocado los genitales en medio de una fiesta celebrada en Los Ángeles.

Y fiel a la transparencia con la que se ha venido expresando sobre un asunto tan delicado y personal, el protagonista de la serie 'Brooklyn Nine-Nine ha querido incidir ahora en las notables diferencias que existen entre su caso y el de muchas de esas mujeres que, habiendo pasado por experiencias similares, han visto cómo sus testimonios se topaban con una actitud hostil y escéptica por parte de la opinión pública.

"Lo primero de todo, a mí se me creyó inmediatamente. Y eso no siempre ha ocurrido en algunos de los casos más notorios de los que hemos sido testigos, y estoy hablando tanto del de Harvey Weinstein y el de Bill Cosby como del que atañe al propio presidente de Estados Unidos. La mayoría de estas mujeres han tenido que insistir e insistir, repetir su historia una y otra vez hasta que han recibido algo de comprensión", ha argumentado en una entrevista al canal de televisión ABC.

A pesar de haberse visto personalmente 'beneficiado' de esta disparidad en el trato a los afectados por estos delitos, del que se desprende el enésimo ejemplo de discriminación hacia la mujer, el intérprete tiene muy claro que ha de seguir utilizando su experiencia para luchar en favor de la dignidad de todas las víctimas, independientemente de su sexo, y avanzar así en dirección a esa ansiada situación de igualdad y justicia.

"Por desgracia, se necesitan diez mujeres más para que uno de estos casos empiece a ganar algo de credibilidad. Eso no ocurrió conmigo. Cuando decidí hacerlo público, en seguida recibí muestras de ánimo y apoyo. Todo el mundo me decía directamente: 'Te creemos, Terry'. Y las cosas no deberían funcionar de esta forma", ha aseverado en la misma conversación, en la que también se ha mostrado esperanzado en el efecto que su dramática experiencia pueda tener a la hora de ayudar a otros hombres a dar un paso adelante.

"Hay muchos hombres que prefieren afrontar su propio infierno personal en silencio antes que dar muestras de debilidad, porque creen que eso les hace sentirse menos hombres. Con suerte, la tendencia está cambiando y a medida que vayan saliendo más testimonios como el mío, más hombres dejaran de lado sus prejuicios y sus miedos", ha sentenciado.