Texas: Hallan a migrantes sofocándose en tren; 2 mueren

·4  min de lectura
TEXAS-MIGRANTES (AP)
TEXAS-MIGRANTES (AP)

Dos migrantes fueron encontrados muertos y al menos otros 10 fueron hospitalizados el viernes en el sur de Texas después de que la policía recibiera una llamada de que se estaban “sofocando” en un vagón de tren que viajaba cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

El Departamento de Policía de Uvalde dijo que la Patrulla Fronteriza fue informada de la llamada telefónica y pudo detener el tren. Unos 15 migrantes fueron encontrados en el interior, según un comunicado del departamento.

La compañía ferroviaria Union Pacific dijo en un comunicado que las personas se encontraban en dos vagones del tren que viajaba hacia el este desde Eagle Pass con destino a San Antonio: 12 en un contenedor de carga y tres en un vagón tolva. Las dos personas que murieron se encontraban en el contenedor, según el comunicado.

Por lo menos cuatro personas fueron trasladadas vía aérea a San Antonio, de acuerdo con las autoridades, mientras que otros fueron llevados a hospitales locales.

Se desconocía por el momento el estado de todos los que fueron hospitalizados. University Health en San Antonio tuiteó que había recibido a dos pacientes varones, uno en estado crítico y otro en estado grave.

El jefe de policía de Uvalde, Daniel Rodriguez, dijo al San Antonio-Express News que los despachadores recibieron una llamada al número de emergencias 911 alrededor de las 3:50 p.m. de una persona desconocida que solicitaba ayuda. El tren fue detenido cerca de la ciudad de Knippa, que está a menos de 160 kilómetros (100 millas) de la frontera sur de Estados Unidos.

“Todavía estamos tratando de determinar si era de alguien de adentro del vagón”, dijo Rodriguez. “Suponemos que fue desde dentro de uno de los vagones”.

La policía de Uvalde dijo que Union Pacific dirigiría la investigación.

En un comunicado, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, insinuó que las muertes y lesiones estaban relacionadas con el tráfico de personas y se comprometió a que los culpables rindan cuentas.

“Tenemos el corazón roto al enterarnos de otro trágico incidente de migrantes que emprenden el peligroso viaje”, manifestó Mayorkas en Twitter. “Los traficantes son insensibles y sólo les importa obtener ganancias”.

La causa de la muerte de los migrantes no estaba clara por el momento. Las temperaturas máximas en la zona rozaban los 32,2 grados Celsius (90 °Fahrenheit), y los contenedores de carga a menudo se calientan mucho más que la temperatura ambiente.

A mediados del año pasado, decenas de migrantes fueran encontrados en la parte trasera de un tractocamión que había sido abandonado bajo un calor sofocante en las afueras de San Antonio. Más de 50 de ellos murieron. Fue el episodio de contrabando de personas más mortífero del país en la frontera sur de Estados Unidos, lo que llevó a las autoridades a prometer que redoblarían esfuerzos.

Los migrantes pasan habitualmente por Uvalde, lo que a veces genera persecuciones a gran velocidad que obligan a cerrar las escuelas de la zona. Tras la matanza de la escuela primaria Robb, en Uvalde, el pasado mes de mayo, en la que un hombre armado mató a 19 niños y dos maestras, los legisladores de Texas concluyeron en un informe que la frecuencia de los cierres pudo haber llevado a una “disminución del sentido de vigilancia” sobre la seguridad.

Union Pacific dijo que estaba “profundamente entristecida por este incidente y por las tragedias que están ocurriendo en la frontera. Nos tomamos muy en serio la seguridad de todas las personas y trabajamos incansablemente con las agencias policiales para detectar artículos y personas que viajen de manera ilegal en nuestros vagones".

Al otro lado de Texas, un joven de 17 años fue acusado el viernes de secuestrar a dos migrantes cuyo rescate esta semana en un hotel de Houston por agentes del FBI terminó en un tiroteo en el que murió otro sospechoso.

Los migrantes fueron detenidos en una autopista al noroeste de Houston el sábado y los secuestradores los obligaron a subir a otro vehículo, según un fiscal. Las autoridades han dicho poco sobre lo que ocurrió entre entonces y el jueves por la mañana, cuando, según el FBI, sus agentes rescataron a dos migrantes tras el tiroteo en el norte de Houston.