The Souvenir: la premiada película británica que llegó a Netflix y que no hay que perderse

·3  min de lectura
La aclamada película de Joanna Hogg se incorpora a la plataforma de streaming
Archivo

The Souvenir (Reino Unido, Estados Unidos/2019). Guion y dirección: Joanna Hogg. Fotografía: David Raedeker. Montaje: Helle Le Fevre. Elenco: Honor Swinton Byrne, Tom Burke, Tilda Swinton, Richard Ayoade. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: muy buena.

Uno de los principales atractivos de The Souvenir es que nos ubica ante mucho más que la gestación, crecimiento y ocaso de una historia de amor. La nueva producción de la británica Joanna Hogg (responsable de la extraordinaria Archipiélago) es también un manifiesto sobre el cine y la pasión que su protagonista (y determinados personajes satelitales) sienten por el proceso de filmación. Pero su cinefilia no se queda en la superficie, porque Hogg no solo disfruta al poner en esos personajes monólogos y diatribas á la nouvelle vague, o debates acerca de qué es una película con pulsión de vida.

Su pasión se cristaliza desde la raíz con Julie (Honor Swinton Byrne, hija de Tilda Swinton, quien también forma parte del film), esa protagonista de sensibilidad extrema que plantea su vida alrededor de un deseo: realizar un largometraje ligado al cinéma vérité para, como ella misma lo dice, “mirar más allá de sus privilegios”. Julie, estudiante de cine cuya vida y carrera es solventada por sus padres, quiere salir de su propia burbuja y adentrarse en lo pantanoso porque es la ligera incomodidad que padece la que la expulsa hacia nuevos mundos.

Netflix: los estrenos de películas en agosto de 2021

En esa situación la encontramos cuando en su cotidianidad irrumpe Anthony (Tom Burke), un hombre adinerado que se enamora instantáneamente de ella (y viceversa), proceso que Hogg filma con un tempo extraordinario. Aquí no hay viñetas clásicas sobre cómo se supone que debe transitarse el romance, aquí el cortejo se produce como tácitamente, casi sin decir palabra, y con una postal de la obra del pintor francés Jean-Honoré Fragonard que Anthony deja sobre la cama, y que precisamente se titula “Le Souvenir”, todo un presagio de lo que vendrá. La directora se apoya en esas elipsis y se va distanciando de sus protagonistas para que seamos nosotros quienes completemos los huecos.

Como consecuencia, en The Souvenir mucho pasa por la expresividad de Swinton Byrne, ya que Hogg emula a Julie al buscar lo mismo que ella, un film cuya acción transcurra en los rostros de esos enamorados que atraviesan una impiadosa tormenta: la lucha de Anthony contra su adicción a la heroína. Las intermitencias en las visitas del hombre a la casa de su novia, el pedido de dinero, su comportamiento errático son algunos indicios de que hay algo indescifrable en él. Incluso su forma de comunicarse con Julie es igual de impenetrable. Por momentos es lúdica y por otros, profundamente amarga.

Sin embargo, para Hogg no hace falta decir demasiado. El quiebre lógico de esa relación por la adicción de Anthony y la imposibilidad de que Julie pueda salvarlo está en ocasiones fuera de foco o bien a la distancia, como cuando ella comienza a escribir en su departamento y, casi imperceptiblemente, anochece y ese hombre no vuelve. Ese instante no necesita de subrayados o sobreexplicaciones, ya que ni la protagonista las pide. En la mayoría de los casos, simplemente acepta la situación esperando a que eventualmente cambie. Por lo tanto, la relación se va desarrollando con ese mismo nivel de impredecibilidad que tiene Anthony, y con el foco en lo no-dicho, en lo que sucede puertas adentro. Como si Hogg no nos dejara invadir la intimidad de esos sujetos que tampoco pueden soltarse en medio de la bruma, como si cada uno de ellos constituyera ese preciado recuerdo.

Honor Swinton Byrne y Tom Burke en The Souvenir
Archivo


Honor Swinton Byrne y Tom Burke en The Souvenir (Archivo/)

Ganadora del Gran Premio del Jurado de Sundance y nominada a mejor película extranjera en los Independent Spirit Awards, The Souvenir (que también tiene una secuela) es, como lo anticipa Anthony, la historia de una chica “triste y enamorada”. Además, es una producción que diserta sobre los vínculos en relación al arte (con algunos componentes autobiográficos de la vida de Hogg) en la que se nos presenta ese recorrido que emprende Julie, una joven quien, al intentar reflejar una dura realidad por fuera de su micromundo, termina experimentándola en carne propia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.