Con tiaras y sus mejores galas, los Reyes de Suecia y sus hijos recuperan el esplendor de antes de la pandemia

·4  min de lectura

El Palacio Real de Estocolmo ha recuperado este miércoles todo su esplendor para albergar, dos años después, la cena de representación, algo que durante este tiempo no había sido posible debido a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, y que la última vez que tuvo lugar fue en 2019. Los reyes Carlos Gustavo y Silvia han retomado esta cena de gala que tienen por costumbre ofrecer a miembros del Parlamento, del Gobierno y del Cuerpo Diplomático sueco, además de a personas que han hecho importantes contribuciones a nivel local, regional y nacional. Los Reyes han ejercido como anfitriones para más de 150 invitados, en una noche muy especial en la que han estado acompañados por el resto de miembros de la Familia Real, la princesa heredera Victoria junto a su marido, el príncipe Daniel, y el príncipe Carlos Felipe, con su esposa, la princesa Sofía. Con excepción de la princesa Magdalena que no ha podido estar presente por residir en Florida.

- Victoria de Suecia y su marido, de la mano en un evento a favor de los refugiados ucranianos

VER GALERÍA

cena1-gtres
cena1-gtres

- Carlos Felipe de Suecia presenta su nueva creación: una mesa única para meter el jardín en casa

VER GALERÍA

cena2-gtres
cena2-gtres

La Familia Real sueca ha lucido sus mejores galas, vestidos largos para ellas y frac para los caballeros. La reina Silvia ha elegido un vestido en azul eléctrico de manga larga, cuello de barco y detalles de lazos en los hombros. Todo ello coronado con la tiara de Leuchtenberg, realizada en diamantes y zafiro, que, originalmente, fue un regalo del emperador Napoléon Bonaparte a su hijastro, Eugenio de Beauharnais, Duque de Leuchtenberg. Una pieza a juego con una gargantilla, un broche y unos pendientes.

VER GALERÍA

cena3-gtres
cena3-gtres

Por su parte, Victoria de Suecia ha optado por un traje rojo con escote princesa y manga corta. La heredera combinó su estilismo con su tiara doble de laurel, que perteneció a la princesa Lilian. La princesa Sofía también se ha decantado por un color vivo, el verde esmeralda, con un modelo satinado con manga corta y cuello perkins, como complemento: un bolso clutch de Christian Loubotin. La Princesa ha elegido la tiara que le regalaron los reyes Carlos Gustavo y Silvia con motivo de su enlace con el príncipe Carlos Felipe y que ya lució el día en el que se dieron el "sí, quiero" el 15 de junio de 2015.

VER GALERÍA

cena4-gtres
cena4-gtres

El palacio se ha preparado para la ocasión y la Galería de Carlos XI, inspirada en la de los Espejos del Palacio de Versalles, se ha dispuesto para la velada. Las impresionantes lámparas de araña que cuelgan del techo han sido testigos de excepción de la noche. La estancia, lugar donde suelen celebrarse los banquetes oficiales, ha vestido su gran mesa con la mantelería de Irlanda con la que se obsequió a Gustavo Adolfo de Suecia, abuelo del actual monarca, en 1959, sobre la que se ha colocado la platería brasileña, con unos imponentes candelabros de cuatro brazos y unos coloridos centros con arreglos florales con tulipanes, ranúnculos y escabiosas, entre otras.

VER GALERÍA

cena5-ig
cena5-ig

Los asistentes han brindado con una cristalería de excepción, un juego de helados de Kosta, que recibieron el rey Carlos Gustavo y la reina Silvia como regalo de bodas en 1976. Y han disfrutado de una mágica noche en la que han podido degustar un delicioso menú servido en la elegante vajilla de porcelana de Hackman-Rörstrand Gustafsberg, con la que se obsequió al rey en su 50 cumpleaños en 1996.

VER GALERÍA

cena7-ig
cena7-ig

VER GALERÍA

cena6-ig
cena6-ig

Los invitados han disfrutado de un homenaje gastronómico compuesto por un entrante de cangrejo real de Noruega al vapor, marinado con colirrábano y mousse de pomelo y hierbas aromáticas. De primer principal se ha servido rape islandés al horno con huevas de lumpo frescas con espárragos blancos salteados con mantequilla blanca de Sandefjiord y cebolleta. De segundo, han tomado asado de cordero de primavera del valle del lago Mälaren a la brasa con salsa de ajo de oso y apionabo glaseado. Para finalizar la cena se les ha agasajado con unos deliciosos postres: limón merengado con sorbete de cítricos, esencia de enebro y sauco, polén de inojo y merengue francés. Todo ello regado con tres vinos franceses. Unos manjares que han disfrutado en buena compañía y que nos ha acercado a la normalidad y al esplendor de las noches de gala después de un largo tiempo sin poder celebrar este tipo de eventos por tener que restringir el número de invitados.

Haz click para ver ‘Un año con la Familia Real Sueca’, un programa especial que sigue desde la rutina hasta los actos más importantes de la Familia Real durante un año. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.