Tiger Woods circulaba casi al doble de la velocidad permitida en el momento de su accidente

·1  min de lectura


La estrella del golf Tiger Woods sufrió múltiples lesiones en las piernas y tuvo que ser operado de urgencia a principios de este año después de que el coche que conducía chocara contra el bordillo de la carretera y diera varias vueltas de campana antes de quedar inmovilizado en la cuneta.
Ahora se ha confirmado que el deportista circulaba a una media de 84 y 87 mph, entre 135 y 140 kilómetros por hora, en el momento de su accidente en una zona con un límite de velocidad de 45 mph (72 kmh).
"El principal factor causal de esta colisión de tráfico fue conducir a una velocidad inadecuada para las condiciones de la carretera y la incapacidad de tomar la curva de la calzada", ha explicado el sheriff del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva.
El automóvil de Tiger sobrepasó la mediana y atravesó el carril contrario antes de chocar contra un árbol. El sheriff ha desvelado que "la velocidad estimada en el momento del impacto era de 120 kilómetros por hora y que la 'caja negra' muestra que el deportista no llegó a activar el freno, lo que les ha llevado a especular con que quizá podría haber pisado por error el pedal equivocado mientras intentaba controlar el coche.