Si 'Crudo' te pareció terror extremo, no estás preparado para 'Titane'

·5  min de lectura

Por Alberto Cano.- En 2016 la directora francesa Julia Ducournau se erigió como una nueva voz potente dentro del cine de género. Fue gracias a Crudo, un intenso drama de terror que utilizaba el canibalismo como metáfora de la adolescencia y el despertar sexual. La cinta nos ofreció un festival gore con altas dosis de sangre y vísceras, pero lejos de apostar por el efectismo y la brutalidad, prefirió centrar sus esfuerzos en un discurso autoral sobre el viaje interior de la pubertad muy accesible al público gracias al terror y sus toques de comedia negra.

Tal fue la sensación que causó Crudo que arrasó en multitud de festivales como Cannes o Sitges e incluso provocó desmayos entre el público en certámenes como el de Toronto. Aunque lo más importante es que puso el nombre de su directora en el panorama cinematográfico mundial, lo que le ha permitido seguir desarrollando proyectos de la misma índole en donde incluso se ha atrevido a superar las dosis de violencia, sexo, brutalidad y locura, como bien ha sido el caso de Titane.

La actriz Agathe Rousselle en Titane (Foto: Carole Bethuel / Caramel Films)
La actriz Agathe Rousselle en Titane (Foto: Carole Bethuel / Caramel Films)

Tal de inusual e impactante es Titane que incluso cuesta definir un argumento de la misma, pero, aunque se quede corto en matices, se podría intentar resumir en el relato de una joven criminal que para huir sus actos se hace pasar por el hijo desaparecido de un padre desesperado, dando inicio a una extravagante relación paterno-filial donde ambos personajes acaban unidos por su locura mutua. La narración tan ambigua, extraña y con toques surrealistas deja muy abiertas sus interpretaciones, pero me atrevería a explicar que, al igual que Crudo utilizaba su crudeza y violencia para hablar de la adolescencia, aquí se usa el brutalismo y la demencia para hablar de la necesidad de las relaciones filiales en los diferentes tramos de la vida, de cómo la falta de apoyo en la infancia se puede traducir en una caída en la violencia y delincuencia y cómo en las edades más adultas conlleva a los excesos, depresión y locura. Pero todo en Titane está abierto a la más libre interpretación.

Por muy sesuda e innacesible que pueda sonar, lo cierto es que no deja de ser una película de género, reuniendo lo mejor del slasher, el thriller psicológico y el terror más provocativo a lo largo de todo su metraje. Y de ahí que me parezca también una película accesible al público que adore todos estos géneros, como bien ocurrió con Crudo. De hecho, todo su primer tramo se podría definir como uno de los slashers más brutales que se han visto en cine en los últimos años, porque como digo, aquí no se corta un pelo a la hora de impactar con la violencia y el gore, llevando aún más al extremo todo lo visto en el anterior filme de su directora

Aunque no solo se nutre de violencia y horror para plasmar su discurso, también de provocativas y surrealistas escenas de sexo como una relación sexual con un coche o de puntos de comedia negra tan desconcertantes como el cantar La Macarena en medio de un masaje cardiovascular en una escena que se anticipaba como tensa.

Fotograma de Titane (Carole Bethuel, Caramel Films)
Fotograma de Titane (Carole Bethuel, Caramel Films)

Pero claro, semejante locura no será del agrado de todos los paladares. De hecho, creo que una buena forma de definir Titane es la de un thriller en la línea del cine más extremo de David Cronenberg bajo un planteamiento similar al de Madre! de Darren Aronofsky. Y si recordamos, esta última se convirtió en una de las cintas más repudiadas por el público de la pasada década por su carácter tan demente y discursivo. Aunque aquella ni siquiera se acabó por ganar el respeto de la crítica y los premios, mientras que Titane logró convertir a su directora en la primera mujer en ganar la Palma de Oro en solitario en el Festival de Cannes -la primera fue Jane Campion por El piano en un exaequo con la cinta china Adiós a mi concubina de Chen Kaige- y obtener una inmensa ovación crítica. Y es que al contrario que el título de Aronofsky, y como bien venía diciendo, creo que Titane tiene la virtud de combinar a la perfección su enfoque hacia el cine de género con su discurso autoral.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero de igual forma, si Crudo, ya generó reacciones tan extremas como desmayos y hubo quien salió exhausto por su brutalidad, parece claro que no todo el mundo va a estar preparado para una experiencia como la de Titane. De hecho, por mucho que vender una cinta como “la película tan extrema que produjo desmayos” suene a estrategia de marketing, en Titane se trata de la pura realidad. 

Ya se habló de ella desde esa perspectiva tras su exhibición en el Festival de Cannes, pero es que durante sus primeros preestrenos en España, en una proyección en la Academia de Cine, también se produjo uno de esos desmayos

En mi caso, que como amante del gore y el terror estoy acostumbrado a la violencia más explícita, he de reconocer que tuve que apartar la mirada o taparme los ojos en varias ocasiones. Pero esto es parte de la experiencia tan insólita que ofrece Titane. Y si eres atrevido, tienes estómago y quieres disfrutar de una cinta cruda, extraña y fascinante, deberías aventurarte a su visionado y dejarte llevar por esta irrepetible propuesta que no dejará indiferente a nadie. Está disponible en los cines españoles desde el 8 de octubre. Y si te pica la curiosidad y todavía no la viste, puedes encontrar Crudo en alquiler o compra en sitios como Apple, Google Play o Microsoft.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.