Tottenham tuvo su desahogo en la agonía para rescatar un empate frente a Chelsea

·3  min de lectura

Chelsea y Tottenham disputaron este domingo un reñido derbi de Londres, que tuvo un acalorado cruce entre los entrenadores fuera del campo y un gol en la agonía del partido que dejó la historia 2-2 en Stamford Bridge.

Los primeros compases mostraron a la visita con la iniciativa del juego mediante el manejo de Dejan Kulusevski, un intento de Heung-min Son y la influencia de Ryan Sessegnon. Sin embargo, la balanza se inclinó de a poco hacia el lado de los dirigidos por Thomas Tuchel, que no demoraron en traducir el dominio en el marcador.

Fue un corner de Marc Cucurella desde la izquierda el que le llegó a Kalidou Koulibaly, quien en soledad dentro del área grande y con una gran volea rompió el cero a los 18 minutos de juego. Se trata del primer gol con la camiseta del conjunto blue para el ex defensor de Napoli.

El local se asentó con la fundamental presencia de N'Golo Kanté en el mediocampo, la creación de Mason Mount que amenazó con ampliar la cuenta con un remate alto y otra intervención de Kalidou Koulibaly, nuevamente sin marca en territorio rival.

Los de Antonio Conte intentaron mejorar su imagen con el ingreso de Richarlison en el complemento, a la vez que Harry Kane no pudo demostrar su poderío goleador en casi todo el desarrollo. En tanto, el surcoreano Son estuvo cerca de la igualdad en un mano a mano que ganó Edouard Mendy.

Finalmente, el empate llegó en una acción envuelta de controversia: primero por un quite del uruguayo Rodrigo Bentancur a Kai Havertz que pareció infracción (el toque del balón pudo haber sido leve); la pelota derivó en el danés Pierre-Emile Hojbjerg, cuyo disparo bajo y a colocar se metió en la esquina del arco de Chelsea a los 22'.

Fuera del campo se generó un tumulto que involucró a Tuchel y Conte, en una discusión por la supuesta falta y los festejos del italiano por el 1-1. Una vez convalidado el gol por intermedio del VAR, la acción siguió y el dueño de casa no demoró en volver a tomar la ventaja.

A los 30', el dueño de casa recuperó en terreno contrario y, con la defensa desarmada, Raheem Sterling asistió a Reece James y este no perdonó al guardameta francés Hugo Lloris.

Con la diferencia en el resultado, los Spurs buscaron adelantarse y se expusieron una y otra vez frente a un rival que apostó la contra y estuvo cerca del tercero. Para ello, Conor Gallagher se sumó a Mount y a Havertz en la búsqueda de sentenciar la historia.

En el tiempo de descuento, el gran goleador dijo presente a pesar de no haber gravitado durante el transcurso del encuentro. Es que un tiro de esquina desde el sector derecho encontró la cabeza de Harry Kane, quien empujó al costado de un palo y desató el festejo visitante.

En el costado de la cancha, el cruce entre Tuchel y Conte fue cara a cara, el italiano llegó a sujetar al alemán mientras ambos se gritaban y, finalmente, debieron ser separados por el resto de los protagonistas.

El derbi repartió puntos para los dos lados y Chelsea no pudo continuar lo que había sido su inicio con triunfo 1-0 en casa de Everton. Su próximo compromiso será ante Leeds United como visitante; mientras que Tottenham también había tenido un estreno victorioso frente a Southampton, y en la siguiente jornada buscará volver a la victoria contra Wolverhampton.

Foto: GLYN KIRK/AFP via Getty Images