Un acosador de Kendall Jenner se cuela en su casa dos veces en una misma semana

Kendall Jenner

En los últimos años la modelo Kendall Jenner ha tenido que lidiar con varios acosadores que han llegado a acercarse a pocos metros de ella e incluso han irrumpido en su hogar. En agosto de 2016, ya se llevó el susto de su vida cuando un completo extraño consiguió acceder a su casa de Hollywood siguiendo el vehículo que conducía ella misma cuando entraba en la propiedad, y apenas medio año después en esa misma vivienda se produjo un robo por valor de más de 200.000 dólares que la policía calificó como un "trabajo interno", un detalle que provocó que todo el asunto se volviera aún más aterrador para la joven.

El último incidente de esas características al que se ha enfrentado resulta aún más frustrante debido a que contra el intruso ya pesaba una orden de alejamiento desde el mes de septiembre, cuando burló por primera vez las medidas de seguridad en la urbanización amurallada de Los Ángeles en que reside Kendall. La semana pasada el acosador de la joven, un hombre de 37 años llamado John Ford, consiguió colarse de nuevo en el recinto trepando por la ladera de una montaña en la parte trasera de la exclusiva comunidad en la que no se había establecido ningún tipo de vigilancia. El equipo de seguridad de la maniquí se topó con Ford descansando en el jardín trasero de la mansión, junto a la piscina, aunque él consiguió darse a la fuga antes de que llegaran las autoridades.

El extraño regresó este martes, accediendo a través de la misma zona, y en esta ocasión se sentó en el porche de la casa donde finalmente fue arrestado y trasladado a un centro psiquiátrico en el que permanece retenido. Ahora se enfrenta a varios cargos por incumplir la orden de alejamiento impuesta por un juez y por allanamiento de morada, aunque el representante legal de Kendall estaría planeando solicitar además una orden de restricción civil, una medida muy común en los casos de acoso que prohibe todo tipo de contacto entre la víctima y la persona que se dedica a hostigarla.

Según el portal TMZ, que ha seguido de cerca el caso, en la urbanización en cuestión han comenzado a trabajar sellando el acceso a través de la ladera en cuestión y levantando más vallas para que ninguno de sus ilustres vecinos vuelva a enfrentarse a una situación similar a la que ha vivido la hermana pequeña de Kim Kardashian.