Un 'corazón salvaje': los papeles más simbólicos de Edith González

José Rivero
Contributor
Edith González. Foto: Mezcalent

Hay rostros inolvidables en la televisión mexicana que durante años fueron imprescindibles en las telenovelas, y uno de ellos es el de la actriz mexicana Edith González, cuya muerte se confirmó este 13 de junio después de una larga lucha contra el cáncer.

La originaria de Monterrey, Nuevo León, se consolidó como una de las actrices más importantes en la historia de las telenovelas, pero también abarcó el cine y el teatro, además de jueza en algunos reality shows.

Su trayectoria comenzó por un golpe del destino, pues cuando asistió al programa 'Siempre en domingo' a mediados de los años 70, fue elegida para participar como actriz infantil en los televiteatros de Televisa; así empezó a trabajar también en películas como 'El rey de los gorilas'. Siendo una jovencita, dio sus primeros pasos en telenovelas tan importantes como 'Los ricos también lloran' con Verónica Castro.

Pero también se preparó. Estudió actuación, danza, historia del arte e idiomas en Nueva York, Londres y París, en prestigiosas instituciones como la Universidad de Soborna, la academia Lee Strasberg, el Actors Institute y Neighborhood Playhouse.

'Bianca Vidal' fue su primer protagónico en 1982; antes trabajó en 'Soledad', y otras telenovelas como 'Sí, mi amor', 'Monte Calvario' y 'Rosa Salvaje', de nuevo con Verónica Castro. Le siguieron otras telenovelas como 'Flor y Canela' con Ernesto Laguardia' y 'En carne propia'... Pero lo mejor estaba por venir.

El 5 de julio de 1993 se estrenó 'Corazón salvaje', una telenovela histórica escrita por Caridad Bravo Adams donde compartió créditos con el también fallecido Eduardo Palomo como 'Juan del Diablo'. Fue un éxito internacional y se convirtió en uno de los trabajos más recordados de Edith González.

Después de un par de años de descansar su imagen en televisión, volvió con otras telenovelas como 'La sombra del otro' y 'Nunca te olvidaré', y para 2001 volvió a brillar con 'Salomé', donde interpretaba a una bailarina de cabaret. Su trayectoria en televisa terminó con 'Palabra de mujer' y 'Mundo de fieras', sin olvidar el escándalo por su salida de 'Mujer de madera' debido a su embarazo.

A mitad de la telenovela dejó el papel principal y fue sustituida por Ana Patricia Rojo; la producción justificó el cambio en la trama con un incendio que dejó irreconocible a la protagonista y gracias a una cirugía, cambió de imagen.

Para 2008, llevó su talento a Telemundo, y en 'Doña Bárbara', una mujer fuerte que aborrecía a los hombres, con la que la calidad actoral de Edith González lucía en pantalla.

La cadena TV Azteca también contó con la belleza y el talento de Edith González, con telenovelas como 'Cielo rojo', 'A corazón abierto', 'Vivir a destiempo' y 'Las Bravo'.

Te puede interesar: La reacción del mundo del espectáculo ante la muerte de Edith González

Brilló en teatro...

Edith González como 'Aventurera'. Foto: Mezcalent

Ya había conquistado la televisión, pero en 1997 se consagró en teatro como 'Elena Tejero' en la producción de 'Aventurera'. Carmen Salinas, productora de la obra ha dicho que Edith fue la mejor en el papel, porque era capaz de interpretar a una joven ingenua y luego a una bailarina exótica.

Después de Edith tomaron el papel actrices como Maribel Guardia, Adriana Fonseca y Ninel Conde, pero solo González volvió a hacerlo entre 2005 y 2008.

Su rango actoral también abarcaba la comedia. Adal Ramones no puede olvidar el sketch que realizaron para 'Otro Rollo' en 1999, donde ella daba vida a 'Jane' y él a 'Tarzán'.

La química entre Adal y Edith se repitió en pantalla cuando trabajaron en el reality show 'Bailando por un sueño'. Él, como presentador principal destacaba la belleza de la actriz que fungía como juez de baile y la llamaba "Principessa".

Su último trabajo en televisión fue como juez de imagen en el programa 'Este es mi estilo' de la cadena TV Azteca, donde sus compañeros notaron la fuerza de Edith y las ganas que tenía de vivir.

La vida de Edith González terminó este 2019, pero dejó su nombre grabado en el público que siguió sus 40 años de trayectoria, como uno de los rostros inolvidables de la televisión.