Unicef dice que un millón de niños en Argentina evitan una comida por dinero

·3  min de lectura

Buenos Aires, 11 ago (EFE).- Más de un millón de niñas, niños y adolescentes en Argentina deja de comer alguna comida -desayuno, almuerzo, merienda o cena- por falta de dinero, un 7 % del total, una situación que también afecta a 3 millones de adultos, un 19 %, según una nueva encuesta publicada por Unicef.

La inestabilidad laboral y la insuficiencia en los ingresos de los hogares con niños y niñas son los principales determinantes de esta problemática, de acuerdo con la Encuesta Rápida sobre la situación de la niñez y adolescencia 2022 de Unicef, realizada en la segunda quincena de junio pasado a 1.626 hogares, representativa de la totalidad de los hogares con niños y adolescentes en Argentina.

La insuficiencia en los ingresos también generó una reducción del 67 % en el consumo de carne y del 40 % en la ingesta de frutas, verduras y lácteos, según el relevamiento.

El riesgo de inseguridad alimentaria también se refleja en el hecho de que el 36 % de los hogares con menores dejó de comprar algún alimento por no tener dinero, un promedio que esconde fuertes disparidades.

INSUFICIENCIA DE INGRESOS

Según la encuesta, uno de cada tres hogares no puede cubrir sus gastos corrientes.

En detalle, la mitad de los hogares no puede solventar los gastos escolares, entre ellos la compra de libros y útiles, y uno de cada cuatro hogares dejó de ir al médico o al odontólogo y casi un 20 % suspendió la compra de medicamentos.

La insuficiencia de ingresos favorece que los adolescentes realicen actividades económicas que tienen impactos negativos sobre sus trayectorias escolares, entre otras vulneraciones de derechos, ya que uno de cada cuatro adolescentes realiza actividades orientadas al mercado y un 10 % adicional busca trabajo.

Argentina registra expectativas de inflación por encima del 90 % para este año y niveles de pobreza por encima del 40 % en un contexto de fuertes desequilibrios macroeconómicos, una problemática que quedó en manos del ministro de Economía que asumió la semana pasada, Sergio Massa.

“La situación actual marca un desafío en términos de la generación y sostenimiento de ingresos suficientes en los hogares con niñas y niños. En momentos donde el país se encuentra discutiendo las próximas medidas económicas es importante recordar que los recursos destinados a los niños, niñas y adolescentes deben ser protegidos”, resaltó la representante de Unicef Argentina, Luisa Brumana, en el comunicado.

La encuesta confirma que el 55 % de los hogares con niños es alcanzado por alguna medida de protección social, indicó Brumana.

ENDEUDADOS

En aquellos casos donde el padre no vive en el hogar se observa otra presión adicional sobre los ingresos: una de cada dos mujeres afirma no recibir la cuota alimentaria, en tanto llega al 63 % cuando se considera quienes solo lo perciben de forma esporádica, una situación que se agrava en los hogares en situación de mayor vulnerabilidad social.

Además, más de un 30 % tuvo que recurrir a ahorros o al pedido de dinero a familiares para poder hacer frente a necesidades básicas. Un 20 % de los hogares recurrió al endeudamiento, principalmente con ANSES (el ente previsional), con un crédito bancario o apeló a prestamistas informales, situaciones que ocasionan presiones adicionales sobre los ingresos disponibles.

“Los resultados del estudio muestran que hay un declive de la clase media donde la insuficiencia de ingresos genera la necesidad de usar ahorros o endeudarse para mantener condiciones de vida mínimas para la niñez, mientras que en aquellos hogares ya situados en la pobreza el resultado es la falta de un plato de comida”, señaló el especialista en Inclusión Social de Unicef Argentina, Sebastián Waisgrais, en el comunicado.

(c) Agencia EFE