Veinte alcaldes bávaros piden a Merkel la apertura de las pistas de esquí

Agencia EFE
·3  min de lectura

Berlín, 4 dic (EFE).- Veinte alcaldes de la región del Oberallgäu, en el sur de Alemania, han enviado una carta a la canciller, Angela Merkel, en la que le piden poder operar las pistas de esquí durante las vacaciones de Navidad y advierten del impacto económico que supondría para la región no poder abrir.

"El retraso del inicio de la temporada de invierno, que ya es un hecho, o incluso la ausencia de ingresos durante las vacaciones de Navidad, serían desastrosos tanto desde el punto de vista turístico como económico y pondrían en peligro la subsistencia económica de alguna que otra empresa", indican.

En la misiva, dirigida asimismo al ministro del Interior, Horst Seehofer, al jefe del Gobierno bávaro, Markus Söder, y a su ministro de Economía, Hubert Aiwanger, recuerdan que el deporte en la nieve, sobre todo el alpino en las zonas de esquí bávaras, así como en la vecina Austria, son un "factor económico muy esencial y un pilar fundamental en la oferta turística invernal".

Los alcaldes de Oberallgäu, con 46 zonas de esquí, asegura que tanto los operadores de funiculares y telesillas, como el sector hotelero, el gastronómico y las empresas de gestión de alojamientos vacacionales cuentan ya con planes de higiene probados durante la temporada de verano y adaptados ahora al invierno, "que pueden tanto cumplirse como controlarse".

Los alcaldes aseguran que las empresas ya han invertido mucho dinero y asumido gastos "nada desdeñables" aún sabiendo que no podrán contar para esta temporada de invierno con una ocupación total con el fin de garantizar de manera responsable la mayor protección en tiempos de pandemia.

"Por favor, tengan en cuenta nuestros argumentos y permítannos abrir las estaciones de esquí para la temporada 2020/2021 con el comienzo de las vacaciones de Navidad", concluyen.

FALTA DE PERSPECTIVAS Y DE POSIBILIDAD DE PLANIFICACIÓN

En una entrevista este viernes con la cadena ntv, el alcalde de Oberstdorf, Klaus King, lamentó "la falta de perspectivas y de seguridad en la planificación".

Indicó que sólo en primavera, la ciudad perdió 70 millones de euros en ingresos por turismo y sólo para la temporada de invierno entre las vacaciones de Navidad y el próximo 10 de enero, estás pérdidas ascenderían a alrededor de 40 millones.

Aseguró que tanto el sector hotelero como gastronómico cuentan ya con la experiencia del verano en materia de planes de higiene, mientras que los operadores de telesillas y teleféricos llevan trabajando meses para adaptar sus medidas de seguridad de cara al invierno.

Así, los funiculares de Oberstdorf han contratado a treinta guardias para vigilar que en las zonas de acceso y en las cabinas y sillas se guarde la debida distancia, precisó.

Además, en los telesillas de seis plazas solo se ocuparán tres y en el caso de los funiculares, sólo se dejará acceder a la mitad de personas del máximo permitido, agregó.

En una declaración ante el Bundestag el pasado día 26 para explicar la prolongación de las restricciones en Alemania, la canciller defendió su intención de buscar un consenso europeo para cerrar las estaciones de esquí al menos hasta enero, para evitar nuevos repuntes de contagios en esa actividad turística.

También el líder regional bávaro ha insistido en la necesidad de evitar un nuevo Ischgl, en alusión a la estación turística austríaca donde miles de turistas de toda Europa se contagiaron en la primera ola de la pandemia.

(c) Agencia EFE