Verónica Echegui: "No soy violenta pero cuando tocan a alguien que quiero me sale una leona"

La actriz da vida a Carol, la protagonista femenina en la serie de Antena 3 Apaches.

Por Paula Olvera.-Actualmente Antena 3 emite Apaches, un thriller de una sola temporada que ahonda en la lealtad. Está basado en el libro homónimo y que ha sido adaptado por el propio autor, Miguel Sáez Carral. El personaje femenino de esta historia ambientada en el madrileño barrio de Tetuán es Carol, interpretada por la actriz Verónica Echegui. La madrileña, que se dio a conocer a raíz del papel principal en la película Yo soy la Juani, tiene otros proyectos, como bien nos adelanta a los medios de comunicación congregados en Atresmedia.

-¿Cómo defines Apaches?
Para mí Apaches es una historia de venganza personal. Es un thriller con el que cualquier se puede sentir identificado porque ¿qué harías tú si a tu familia le roban todo lo que tienen, si te encuentras en una situación en la que os van a embargar todo y el causante de ello es un tipo que se ha enriquecido a costa de tu padre y la ley no te ampara?

-No todo el mundo estaría dispuesto a actuar como el protagonista ¿no?
Yo sí. No sé si tanto pero si no tienes el amparo de la ley no puedes hacer nada y saber perfectamente quién ha hecho qué y cómo se han aprovechado de tu padre yo de manos cruzadas no me quedaba.  Cuando hay alguien que, con toda impunidad, se aprovecha de otra persona y sale indemne y sabes que nadie le va a castigar. La persona que estafa al padre de Miguel era un socio y este tema creo que por desgracia es muy candente, se da muy habitualmente.

-Sorprende la relación de tu personaje con El Chatarrero, interpretado por Paco Tous…
Carol no está en una situación cómoda en realidad. Carol es una persona que tenía aires de grandeza. Ella aspiraba a salir del barrio, no quería tener que ver con esa gente y aspiraba a triunfar, a convertirse en modelo. Las cosas no le salieron bien. Su vida dio un giro radical cuando tuvo un accidente muy grave. También es una chica que está muy sola, su madre es terrible y siempre la han tildado de muchas cosas de las que nos tildan a las mujeres por desgracia cuando nos apetece enrollarnos con quien nos da la gana. Al final la pobre termina en unas circunstancias horrorosas, se engancha a la droga, termina prostituyéndose… y el único en medio de toda esta situación, que aparece y le echa un cable, es El Chatarrero.  Él la trata como una reina y la adora. Está muy enamorado de ella.

-¿Cómo cambia la vida del resto de los protagonistas cuando se reencuentran con Carol?
¿Quién no ha tenido un amor de 15 años que te ha roto el corazón? Pues ese es Miguel para Carol. Cuando se reencuentran ella se siente humillada porque ha vuelto. Existe una atracción entre ellos todavía que es muy palpable. Sastre no quiere saber nada de ella, la odia porque le partió el corazón a él.

-¿Qué tal trabajar con Alberto Ammann?
Una maravilla. Ya nos conocíamos. No éramos íntimos, pero nos tenemos mucho respeto. Se mete a muerte, de esos compañeros que viajan contigo. Es muy gustoso porque todo se puede hablar con él, propone cosas muy interesantes. Es muy leal y de formar equipo.

-¿Tú eres una chica de barrio?
Yo soy de barrio, lo que pasa que el barrio mío estaba al lado del de Tetuán pero no tenía esa cosa viva. Nuevos Ministerios, un barrio más seco, más aburrido. Yo fui a varios institutos y fui a uno en un barrio que ahí sí conviví más cerca del día a día de un barrio como el de la serie.

-¿Alguna gamberrada que recuerdes?
Hay una cosa que no es muy graciosa la verdad, pero cuando yo tenía 16 estábamos en los Bajos de AZCA y es esta época que es horrífica en la que te tienes que pelear. En este caso estaba con unas amigas del barrio y vinieron dos chicas que nos querían robar. A una de mis amigas la empezaron a empujar, mi amiga se puso a llorar y entonces me metí. Le metí una torta a la chica que la estaba molestando. Nos empezamos a agarrar de los pelos y me empezaron a pegar entre las dos y las que eran por entonces mis amigas no hicieron nada. Estas dos chicas me metieron patadas en la espalda, en la cabeza. Fue horroroso. Se marcharon y les dije: “No os quiero volver a ver en mi vida”. No soy violenta pero cuando tocan a alguien que quiero me sale una leona.

-Apaches está programada los lunes en Antena 3. ¿Qué te parece la competición entre cadenas?
La televisión siempre ha funcionado así, es normal que las cadenas quieran luchar porque su programación tenga más audiencia. El hecho de que nos hayan ubicado en el lunes ¿qué puedo decir? Creo que es cierto que la contraprogramación que tenemos no tiene nada que ver con nuestra serie. La gente que quiera intriga, emoción, un thriller que le enganche… Además, he de decir que lo bueno de esta serie es que empieza y termina y que es basada en una novela que no puedes parar de leerla.

-¿Qué te pareció la novela?
Me la merendé. Al inicio tarda un poco porque conoces a los personajes, tienes que ver lo que pasa, pero enseguida entra el conflicto. Luego coge un ritmo trepidante. El autor no reconoce que es real y qué no. Primero tiene que prescribir el delito, el tiempo que tiene que pasar para que no se pueda penar esto. Yo supongo que con eso ya lo dice todo.

-Esto te habrá enganchado aún más a la historia ¿no?
Claro. Le preguntaba sobre Carol porque existía una Carol. Le pedía si podía conocerla, si tenía fotos. Me dijo: “La he perdido la pista”. Pero  me explicó muy bien tanto físicamente como carácter cómo era ella. Y yo absorbí todo lo que me dijo. Pero no tenía un modelo concreto en el que fijarme. Él lo trata todo con mucho respeto porque al ser personas reales no quiere generar conflicto.

-¿La novela te la leíste cuando supiste que ya entrabas en el proyecto?
No, cuando me lo ofrecieron y nos íbamos a conocer me la leí. Pero vamos, en cuatro o cinco días.

-¿Qué otros proyectos tienes para estos primeros meses del año?
Estrené película el 19 de enero, Me estás matando Susana con Gabriel García Bernal. Una escritora que tiene una relación con su chico de siete años muy tóxica. Se quieren mucho, pero no saben cómo salir de los atolladeros donde están. Él es un mujeriego, un viva la vida, va a su bola. Ella constantemente le deja y se enrolla con otros y el otro se vuelve loco. Es interesante que se haga un retrato de una relación así porque yo creo que existe, es bastante común. Estos dos sí se quieren, pero no saben cómo quererse ni cómo respetarse.

-¿Más películas a la vista?
He estrenado una película italiana que hice con Toni Servillo que se llama Déjate llevar. Y luego estreno una serie inglesa que se llama Trush en primavera. Y El amante, la obra de teatro que ya hicimos en el Teatro Kamikaze, volvemos el 17 de marzo. Fue un éxito total, que vengan todos los que no pudieron verla que es muy divertida porque se interactúa con el público. El público puede conocer a los personajes, que son una pareja también, de puertas hacia afuera, y luego entra en la intimidad de su casa y ve qué es lo que sucede de puertas para adentro.

-¿Y qué tal trabajar con Álex García, tu pareja en la vida real?
Maravilla. Como productor es súper eficiente. Ha ido muy bien por todos los esfuerzos que ha hecho y su visión del teatro es interactiva. Le interesa el contacto con la gente, que la gente entre en la historia hasta donde quiera. Que sea una experiencia más allá de ir al teatro, sentarte y estar observando durante dos horas y no formar parte de ello.

Para seguir leyendo:
Paco Tous: "Yo me siento muy identificado con estas historias de barrio"
Eloy Azorín: "He tenido grandes madres y grandes actrices en mi vida"

Imagen: ©Atresmedia