Lo que viene para la ganadería de carne argentina en el contexto de la sequía

En el horizonte hay señales alentadoras en el mercado de exportación de carne vacuna
En el horizonte hay señales alentadoras en el mercado de exportación de carne vacuna

La seca está dejando huellas en la producción de carne vacuna en la Argentina. La más visible es la escasez de lotes de novillos bien terminados, con abundancia de animales con insuficiente estado por falta de pasto.

Más allá del repunte de los últimos días, los precios siguen muy retrasados respecto de los valores del otoño de 2022: “Haría falta un aumento del 30% del valor real del novillo –sobre estos precios recuperados– para lograr valores semejantes a los de abril de 2022 en moneda constante”, calcula Ignacio Iriarte, director de Informe Ganadero.

“Por más que llueva próximamente, parece un porcentaje alto para alcanzar, si se considera que desde entonces cayó el poder de compra de la población; bajaron 25% los precios FOB, y se deterioró el tipo de cambio real”, condiciona.

“Bloqueo generalizado”: alertan que un sistema del Gobierno impide la importación de semillas

Por otro lado, se está viendo que la zafra de terneros se adelantará por falta de pasto, sobre todo en las peores zonas, y se prevé un destete más liviano que el del año pasado. Hasta ahora los precios están muy encalmados, lejos de los máximos alcanzados en el período marzo-abril de 2022 para los animales más livianos, que serían unos 650 pesos por kilo de hoy.

Vuelve China

Por el lado de los mercados de exportación aparecen señales alentadoras. Tras un largo período de retroceso de los precios, el Rump and Loin Hilton mejoró 15% en pocas semanas, fogoneado por la recuperación del euro frente al dólar y por la menor oferta argentina. También están mejorando los valores FOB en el mercado chino, con perspectivas de importación por 3,5 millones de toneladas durante 2023, 75.000 toneladas más que en 2022, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

“Las compras estarán motorizadas por la mayor demanda del sector hotelero, restaurantes y del mercado institucional, luego de que muchos ciudadanos se contagiaron de Covid, enfermaron levemente y volvieron antes de lo previsto a la actividad habitual”, dice Iriarte.

También ayuda el hecho de que los precios de la carne vacuna en China son más altos que los de la carne importada. En ese contexto, el organismo estadounidense estima exportaciones argentinas por 760.000 toneladas para 2023 (60.000 toneladas menos que en 2022 por menores oferta y faena), con caídas simultaneas de los embarques de la Unión Europea, Nueva Zelanda, EE.UU. y de Uruguay, y con subas de Brasil y de Australia.