Virginia Roberts: "Tenía que entretener al príncipe Andrés con mi cuerpo”

Anna Sanchez
·3  min de lectura
LONDON, UNITED KINGDOM - JUNE 08: (EMBARGOED FOR PUBLICATION IN UK NEWSPAPERS UNTIL 24 HOURS AFTER CREATE DATE AND TIME) Queen Elizabeth II and Prince Andrew, Duke of York watch a flypast from the balcony of Buckingham Palace during Trooping The Colour, the Queen's annual birthday parade, on June 8, 2019 in London, England. The annual ceremony involving over 1400 guardsmen and cavalry, is believed to have first been performed during the reign of King Charles II. The parade marks the official birthday of the Sovereign, although the Queen's actual birthday is on April 21st. (Photo by Max Mumby/Indigo/Getty Images)
Sale a la luz el testimonio de Virginia Roberts sobre el Príncipe Andrés (Photo by Max Mumby/Indigo/Getty Images)

El caso de pedofilia y red de explotación sexual a menores de Jeffrey Epstein sigue apuntando al Príncipe Andrés y, aunque la justicia todavía no le ha requerido de un modo directo, acaba de salir a la luz un testimonio escalofriante.

Tras el suicidio del adinerado pedófilo Jeffrey Epstein en prisión, la justicia consiguió localizar y detener a su amiga, socia y ‘madama’ Ghislaine Maxwell. Cuando detuvieron a Ghislaine ya se rumoreó que el Príncipe Andrés estaba más nervioso que nunca por lo que ella pudiera contar ante la justicia.

Ghislaine se ha declarado inocente y no ha manchado, al menos que se sepa, el nombre de ningún personaje reputado hasta el momento. De todos modos una de sus mejores amigas ya declaró que Maxwell estaba dispuesta a dar nombres si la cosa se ponía fea pero que, en ningún caso, hablaría de Andrés porque le debe muchos favores ‘sociales’.

Pues bien, mientras Maxwell sigue en prisión a la espera de la celebración del juicio, The New York Post ha hecho públicos unos documentos que contienen el testimonio de Virginia Roberts, una de las víctimas de la trama de pedofilia de Epstein.

El testimonio de la joven deja en el peor de los lugares al Príncipe Andrés ya que Virginia asegura que, siendo esclava sexual para Ghislaine y Jeffrey, él fue el señor al que tuvo que complacer en todo lo que quisiera.

Por aquel entonces, según recoge ABC, ella tenía 17 o 18 años (la mayoría de edad en Estados Unidos son 21) y el estremecedor testimonio de la joven recoge que: “Mi trabajo era entretenerlo sin fin, ya sea que eso signifique complacerlo con mi cuerpo durante un masaje erótico o simplemente llevarlo a pasear en caballo”.

Virginia Roberts con el Príncipe Andrés y Ghislaine Maxwell (Netflix)
Virginia Roberts con el Príncipe Andrés y Ghislaine Maxwell (Netflix)

Roberts asegura que pasó dos días completos con el monarca en la mansión vacía en la que solo había gente del servicio y dos guardaespaldas. Su declaración, prosigue: “Creo que Andrés lo pasó muy bien, parecía relajado y cuando se despidió me dio un beso. Lo llevé a pasear en caballo, alrededor de la propiedad, fuimos a nadar en la piscina y, por supuesto, le hice muchos masajes. Le hice masajes al menos dos veces al día, pareció disfrutarlo.”

Además Virginia también explica que, atrapada en esa red de abuso de menores, debía no solo contentar a Andrés sino reportar todo lo sucedido con pelos y señales tanto a Jeffrey como a Ghislaine:

Así lo hizo, les contó que el Príncipe lo había pasado de maravilla y que todo había ido según sus deseos y apetencias cosa que puso contentos a sus proxenetas que se sintieron orgullosos de ello y la ‘premiaron’.

Por pasar dos días con el Príncipe Andrés, Virginia Roberts se llevó mil dólares: “Como padres orgullosos, me miraron con tanto agrado” afirma la víctima de la trama Epstein.

Tras hacerse público este testimonio la justicia deberá mover pieza para requerir las oportunas explicaciones al Príncipe Andrés por mucho que se niega a viajar a Estados Unidos y que haya sido apartado de la vida pública, desde luego, no puede quedar impune.

Más historias que te pueden interesar

El príncipe Andrés: sin vacaciones en España por el caso Epstein

Ghislaine Maxwell: sin sábanas ni ropa de tela para evitar el suicidio

La foto de la socia de Epstein y Kevin Spacey sentados en el trono de Isabel II desata la polémica