Wentworth Miller de 'Prison Break' rompe estigmas revelando que es autista

·4  min de lectura

Por Alberto Cano.- Wenthworth Miller, la estrella de Prison Break bajo el personaje de Michael Scofield, acaba de revelar que padece autismo. El actor a quien vimos tatuarse los planos de una prisión, sacar a su hermano de entre rejas y enfrentarse a una malévola asociación secreta en aquella adictiva serie de principios de los 2000, ha usado su perfil de Instagram para dar la noticia de que el pasado año, en medio del confinamiento por la COVID-19, se enfrentó a este diagnóstico inesperado.

Sin embargo, al contrario que muchas otras estrellas de Hollywood, Miller explica que no pretende ir abanderado por la causa ni convertirse en un ejemplo a seguir.

Wentworth Miller promocionando 'Prison Break' en el Día 1 de WonderCon en la Anaheim Convention Center en marzo de 2017 en Anaheim, California. (Photo by Albert L. Ortega/Getty Images)
Wentworth Miller promocionando 'Prison Break' en el Día 1 de WonderCon en la Anaheim Convention Center en marzo de 2017 en Anaheim, California. (Photo by Albert L. Ortega/Getty Images)

“Como a todo el mundo, la vida en cuarentena me quitó cosas. Pero en el silencio del aislamiento encontré regalos inesperados. Este otoño se cumple 1 año desde que recibí mi diagnóstico informal de autismo. Precedido de un autodiagnóstico. Seguido de un diagnóstico formal. Fue un proceso largo y defectuoso que necesita una actualización, en mi opinión”, comenzaba escribiendo el actor en una publicación que lleva una imagen en blanco.

El diagnóstico sorprende, puesto que el autismo suele identificarse en la infancia y no tan entrada en la edad adulta. Y es que Wenthworth Miller tiene 49 años y ha llevado tras de sí una larga carrera donde este trastorno no le habría supuesto ninguna barrera para acceder a papeles importantes, como bien fue el caso de Michael Scofield en Prison Break, Mark Hanson en el drama político Madame Secretary o de Leonard Snart en el universo televisivo de DC, donde ha estado inmerso en los últimos años.

“Soy un hombre de mediana edad, no un niño de 5 años. Reconozco que el acceso a un diagnóstico es un privilegio que muchos no disfrutan. Digamos que fue un shock, pero no es una sorpresa”, continuaba el comunicado.

Miller admite que tras conocer que padece autismo está “reexaminando” sus pasadas cinco décadas de vida desde una nueva perspectiva, aunque el actor prefiere centrar sus palabras en dejar claro que no quiere ponerse una medalla como abanderado de la causa, puesto que considera no saber lo suficiente como para ser un referente en este campo.

“Hay una narrativa cultural bastante familiar ahora en la que si una figura pública comparte algo sobre un tema, inmediatamente debe dedicar su plataforma para tal fin. Eso no es necesariamente lo que pasara aquí. No sé lo suficiente sobre el autismo y hay mucho que saber”, explica Miller, que no quiere “correr el riesgo”de convertirse “en una voz fuerte y mal informada respecto al tema”. No obstante, el protagonista de Prison Break matiza que estará allí para derivar siempre que haga falta a personas expertas, a gente que comparte contenido reflexivo e importante al respecto en redes.

“Históricamente, se ha hablado de la comunidad autista. Se ha hablado por ellos. No deseo hacer más daño. Sólo para levantar la mano y decir: ‘Estoy aquí. He estado (sin darme cuenta)’. Si alguien está interesado en profundizar en el autismo o la neurodiversidad, lo derivaré a las numerosas personas que comparten contenido reflexivo e inspirador en Instagram o TikTok desempaquetando la terminología, añadiendo matices, luchando contra el estigma. Estos creadores (algunos bastante jóvenes) hablan de los temas relevantes con más conocimiento / fluidez que yo. (También me han estado enseñando)”, escribía Miller dando ejemplo a seguir en la industria donde muchos personajes se han convertido en activistas o expertos virales de sus problemas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Esta decisión por parte del actor difiere mucho al compromiso que adquirió con el colectivo LGTBI tras salir del armario en 2013. Primero, por atreverse a dar a conocer su orientación sexual tras ser invitado a un festival en Rusia, país donde la diversidad sigue sin estar bien vista por los dirigentes y al que finalmente se negó a ir. Además, en una cena de la organización Human Rights Campaign, que tuvo lugar apenas un mes después de su su revelación, Miller confesó que tuvo que luchar mucho hasta llegar a aceptar su propia sexualidad habiendo intentado suicidarse con tan solo 15 años (vía Advocate). Y segundo, por rechazar volver a interpretar personajes heterosexuales en cine y televisión al considerar que el colectivo LGTBI sigue sin tener la representación que debería en el audiovisual. A su vez, su faceta activista añadió otro rumbo en 2016 cuando publicó un mensaje en Facebook donde confesaba haber luchado contra la depresión desde niño, una batalla que le habría costado “tiempo, oportunidades, relaciones y mil noches insomnes”. Y desde entonces es embajador de Active Minds, una asociación dedicada a la salud mental.

Tanto su experiencia como homosexual en una industria plagada de estereotipos, su infancia descubriendo su identidad y las consecuencias sufridas en su salud mental, son temas de los que el actor puede hablar y difundir con conocimiento. Pero su diágnostico autista es una noticia que aun estaría procesando. Por eso, tal vez, en esta ocasión el compromiso quiera adquirirlo llevando su diagnóstico como autista con total normalidad, siguiendo con su vida y carrera sin impedimentos y dejando que los más expertos sean los que alcen la voz.

Y es que con la sola decisión de salir a comunicarlo abiertamente el actor logra romper estigmas. De hecho, Miller termina su comunicado admitiendo que el ser autista ha sido una parte fundamental de su identidad y que ha sido clave para todo lo que ha logrado en su carrera, agradeciendo a todas las personas que han estado con él a lo largo de los años y le han dado la oportunidad de desarrollar sus proyectos.

Ser autista es fundamental para ser quien soy, para todo lo que he logrado, articulado... También quiero decirles a las muchas (muchas) personas que consciente o inconscientemente me dieron ese toque extra de gracia y espacio a lo largo de los años, me permitieron moverme por el mundo de una manera que tenía sentido para mí, ya sea que tenía o no sentido para ellos. Gracias. Y para aquellos que tomaron una decisión diferente... bueno. La gente se revelará a sí misma. Otro regalo”, concluye Miller.

Desde la asociación Autismo España explican que el TEA (Trastorno del Espectro del Autismo) es un "trastorno de origen neurobiológico que afecta a la configuración del sistema nervioso y al funcionamiento cerebral, dando lugar a dificultades en dos áreas principalmente: la comunicación e interacción social y la flexibilidad del pensamiento y de la conducta". Sin embargo, según la Organización Mundial de la Salud, las capacidades y necesidades varían y pueden evolucionar con el tiempo, mientras que "uno de cada 160 niños tiene un TEA". 

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.