Will Smith y su sueño cumplido de convertirse en el nuevo Tom Cruise

·3  min de lectura

Desde que le vimos por primera vez en los 90 en series como El príncipe de Bel Air o películas como Dos policías rebeldes, Will Smith se ha erigido como uno de los actores más exitosos y queridos de Hollywood, un intérprete al que a lo largo de su longeva carrera no le han faltado ofertas de trabajo y al que el público prácticamente nunca le ha dado la espalda. Sin embargo, Smith no siempre se ha mostrado abierto a interpretar todo tipo de papeles.

Y es que el actor de Siete almas o Soy leyenda ha salido a explicar que durante su trayectoria siempre ha querido evitar películas sobre la esclavitud, una decisión motivada por querer mostrar a los negros con una luz diferente en la industria de Hollywood, por querer dejarse ver ante el público como un reconocido intérprete del cine de acción como Tom Cruise y no como alguien que cae en los papeles estereotípicos que se atribuyen a su color.

Will Smith en la presentación de Bad Boys for Life en Madrid en 2020 (Foto: Oscar González / Nur Foto / Getty Images)
Will Smith en la presentación de Bad Boys for Life en Madrid en 2020 (Foto: Oscar González / Nur Foto / Getty Images)

“Siempre he evitado hacer películas sobre la esclavitud”, dijo Will Smith en una entrevista con GQ. “En la primera etapa de mi carrera… no quería mostrar a los negros de esa manera. Quería ser un superhéroe. Así que quería representar la excelencia negra junto a mis contrapartes blancas. Quería interpretar los papeles que le darías a Tom Cruise", continúa el actor. Y desde luego que cumplió su cometido, puesto que a lo largo de las tres décadas que lleva actuando se ha dejado ver en grandes blockbusters por los que cualquier peso pesado de Hollywood lucharía por conseguir. 

No solo eso, Will logró convertirse en una de las pocas súper estrellas capaces de ser sinónimo de imán de la taquilla, como Tom Cruise, protagonizando películas que llegaron a cosechar cientos de millones de dólares. Su nombre era símbolo de ingresos para los estudios y desde finales de los 90s hasta hace poco tiempo, era una de las atracciones principales para la cartelera internacional. Algo que mayoritariamente conseguían estrellas blancas.

Comenzó protagonizando reconocidas franquicias como Dos policías rebeldes o Men in Black y éxitos de taquilla de los 90 como Independence Day o Enemigo público, a lo que siguió su apuesta por aclamadas películas de corte académico en los 2000 como Ali o En busca de la felicidad, por las que fue nominado al Oscar. Además, siempre ha estado ligado a éxitos comerciales de gran presupuesto como Yo, Robot, Soy leyenda o Hancock. Nada que envidiar a un peso pesado como Tom Cruise. No obstante, llegado a la década de 2010 y habiendo cumplido su objetivo profesional, Will Smith se planteó romper su promesa respecto a no protagonizar películas que giren en torno a la esclavitud.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Fue en Django desencadenado de Quentin Tarantino, película que el aclamado director de Pulp Fiction o Kill Bill le ofreció protagonizar antes de elegir a Jamie Foxx como su actor principal. Pero pese a su intención inicial de unirse a su plantel de estrellas, Smith finalmente rechazó la oferta porque el proyecto no encajaba con sus ideales. “No quería hacer una película de la esclavitud sobre la venganza”, confesaba el actor en su encuentro con GQ.

"Se trataba de la dirección creativa de la historia. Para mí, es la historia más perfecta que podrías desear: un tipo que aprende a matar para recuperar a su esposa que ha sido tomada como esclava. Esa idea es perfecta”, admitió también en una entrevista con The Hollywood Reporter en 2015. “Tenía muchas ganas de hacer esa película, pero sentí que la única forma era que tenía que ser una historia de amor, no una historia de venganza", matizaba Smith.

Pero la oportunidad de abordar una historia de esclavitud con estas características le llega ahora de la mano de Emancipation, el nuevo trabajo del director Antoine Fuqua (The Equalizer, Objetivo: La casa blanca, Los siete magníficos,...). Se tratará de un drama basado en hechos reales, la historia de un esclavo que emprende una peligrosa huida hacia el norte de Estados Unidos para unirse al ejército de la Unión durante la Guerra de Secesión. Según Smith, esta producción dispone del punto de vista que él quería para Django desencadenado, puesto que “trataba sobre el amor y el poder del amor negro” y sobre “cómo el amor negro nos hace invencibles”.

Así, tras haber conseguido alcanzar su cima como estrella de grandes producciones de Hollywood, con Emancipation se adentra por primera vez a un tipo de papel que hasta hace poco tenía vetado. La cinta fue comprada por Apple el pasado 2020 por la inmensa cifra de 120 millones de dólares, teniendo previsto su estreno en la plataforma para el próximo 2022, aunque aún no tiene fecha definida.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.