Las tragedias marcan a Xandra Falcó, reina del lujo español y hermanísima de Tamara

·7  min de lectura

Tamara Falcó se ha convertido en los últimos años en uno de los personajes más queridos del mundo de la televisión. Aunque parecía que lo suyo sería ir de photocall en photocall, lo cierto es que la marquesa de Griñón se ha labrado una prolífica carrera como concursante, jurado y colaboradora en algunos de los espacios más populares de la pequeña pantalla. Pero en su familia, no todos quieren estar en la primera línea, sobre todo si hablamos de la rama paterna, y ese ese el caso de su hermana Xandra Falcó, la segunda de los hijos del fallecido Carlos Falcó

Los hermanos Manuel, Xandra y Tamara Falcó rindiendo tributo en 'Madrid Fusion' a su padre. (Foto: José Velasco/Europa Press vía Getty Images)
Los hermanos Manuel, Xandra y Tamara Falcó rindiendo tributo en 'Madrid Fusion' a su padre. (Foto: José Velasco/Europa Press vía Getty Images)

Tres grandes pérdidas en siete meses

La vida personal de Xandra Falcó, marquesa de Maribel (título heredado de su abuela materna), ha estado llena de altibajos, sobre todo en los últimos dos años, cuando ha sufrido tres pérdidas irreparables. El 20 de marzo de 2020 fallecía como consecuencia del coronavirus su padre, el marqués de Griñón, después de varios días ingresado en un hospital toledano. Padre e hija -la primera mujer tras Manuel- estaban muy unidos, dicen que ella era su ojito derecho y habían trabajado muchos años juntos, por lo que Xandra aprendió mucho del sector bodeguero gracias a su progenitor, que siempre le dio buenos y grandes consejos. 

Cuando aún no se había recuperado del durísimo golpe que supuso la pérdida de su padre y mientras salíamos en España de la primera ola y de un durísimo confinamiento, la tragedia llamó otra vez a las puertas de la casa familiar de la primogénita del marqués y bodeguero. Tan solo cinco meses más tarde y justo a su regreso de unas discretas vacaciones en Palma de Mallorca, fallecía de manera repentina Jaime Carvajal, el que había sido su marido durante más de dos décadas y padre de sus tres hijas, Isabella (19), Camila (17) y Blanca (9). 

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

Este nuevo mazazo hizo que Xandra tuviera que salir de nuevo a flote y contó con el apoyo de sus hermanos y de su madre en todo momento. El que fuera su marido, que era físico de formación y marqués de Almodóvar del Río, trabajaba como consejero delegado del banco de inversiones Arcano Partners. La pareja se había casado en 1998 y a su boda asistieron el entonces príncipe Felipe (gran amigo de Carvajal) y su hermana Cristina junto a Iñaki Urdangarín. El matrimonio siempre trató de vivir de manera discreta, alejados de los focos y centrados en sus respectivas carreras profesionales y en el cuidado de sus tres hijas. Antes de la muerte del marqués de Griñón, fueron muy escasas las apariciones en los medios de Xandra, salvo si era por motivos relacionados con los negocios familiares de su padre. Al funeral de Carvajal asistieron el rey Felipe VI y la reina Letizia, para mostrar su cariño a la viuda. 

"Ese día el mundo se volvió del revés", reconoció Xandra en Vanity Fair sobre la muerte de su marido meses más tarde. "Jaime fue el principal impulsor de mi vino. Él me apoyaba siempre en todo, pero en esto en concreto aún más, si cabe. Y falleció". En ese momento, Xandra estaba preparando el lanzamiento de su nuevo vino y pese a las dudas por la situación personal, sus hijas la animaron a seguir adelante con ese proyecto que tanto le había ilusionado desde el inicio. 

Un mes después de la muerte de Jaime Carvajal, la familia vivía otro momento complicado con el fallecimiento de Fernando Falcó, hermano de Carlos y padre de Álvaro Falcó, hoy marqués de Cubas y muy unido a su prima Tamara Falcó.

El divorcio que marcó su infancia

Nacida en el año 68, Xandrá Falcó vivió muy de cerca el divorcio de sus padres. El marqués se casó con la que sería su primera mujer, Jeannine Girod, en 1963 y tan solo siete años más tarde, se separaron. Antes de Xandra había llegado al mundo Manuel, en 1964. A sus 55 años, Manuel Falcó, ya marqués de Castel-Moncayo, es un destacado profesional en el mundo de las finanzas (el Financial Times lo incluyó entre los 10 financieros más influyentes de Europa) y vive en Londres, donde fue nombrado en 2018 codirector global de banca de inversión del grupo Citi. En la capital británica reside con su mujer, Amparo Corsini, con la que se casó en 1999 en la capilla familiar de la Quinta Casa de Vacas (Toledo), y sus tres hijos, Carlos, Manuela y Mariana. 

La separación de sus padres fue difícil para los dos pequeños y Falcó consiguió la custodia total de sus hijos, por lo que ambos se quedaron a vivir con él en el campo. Su madre comenzó entonces una relación con Ramón Mendoza, buen amigo del rey Juan Carlos y que luego sería presidente del Real Madrid. Por su parte, su padre empezó un romance con Isabel Preysler, con la que se casó en 1980 y tanto Xandra como Manuel vivieron su adolescencia en su casa de El Viso.

Paseos por el campo y 'reina del lujo' 

El campo siempre fue el refugio de Xandra en los momentos difíciles y el lugar que le llena de felicidad y donde le gusta pasar horas paseando y pensando en sus cosas. Le encanta la tranquilidad de la finca de su padre en Toledo, donde puede ser ella misma sin miradas indiscretas. Experta enóloga y empresaria de éxito en el sector de la viticultura y la gastronomía, Xandra quiso seguir los pasos de su padre, del que ha heredado su capacidad de trabajo y sus férreos valores, en el negocio familiar desde muy joven. "Probé el vino cuando tendría unos 12 años. En cuanto empezamos a sentarnos en la mesa de los mayores mi padre nos dejaba probar un poquito. Fue su manera de enseñarnos a amar el vino, y lo que aprendes en tu niñez y adolescencia te marca para siempre: en ese aspecto en concreto, pero también en educación y valores", decía en la citada entrevista.

La hija del marqués llevo a cabo su vida académica entre Madrid, Oxford y la Sorbona, en París, antes de comenzar en 2012 a dirigir la empresa familiar, a la que aportó nuevas ideas, tecnologías innovadoras y le dio el impulso definitivo. Su ascenso dio sus frutos ya que la compañía "alcanzó en 2016 unos ingresos de 2,56 millones de euros", según El Cierre Digital. Pero tras la boda de su padre con Esther Doña, a la que los hijos supuestamente nunca terminaron de aceptar como esposa de Falcó, Xandra prefirió alejarse de la dirección general de Pagos de Familia Marqués de Griñón, sociedad en la que llevaba 15 años. Poco después de la muerte de su padre, Xandra le sucedió al frente del Círculo Fortuny, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es proteger, fomentar y promocionar la excelencia y el lujo hechos en España. Xandra ha sido la primera mujer en ocupar este cargo y además es presidenta de la Real Fundación de Toledo, que se dedica a conservar el patrimonio histórico de ciudad castellano-manchega.

Cinco hermanos muy unidos

Pese a ser de tres madres diferentes, los cinco hijos que tuvo Carlos Falcó están muy unidos y siguen estándolo. Manuel y Xandra han hablado maravillas de su hermana Tamara, la única que ha elegido ser una estrella del mundo del corazón, y aseguran que su carácter divertido y espontáneo la convierten en la más parecida a su padre. En el 40 cumpleaños de Tamara vimos a sus hermanos mayores apoyándola en su gran día de celebración. El 30 de julio de 1993, Carlos Falcó se casó con Fátima de la Cierva Moreno, hija de la marquesa de Poza y veintidós años más joven que él (luego se separarían en 2011), con quien tuvo a Duarte, en 1994, y a Aldara, nacida en 1997. 

Duarte es vicepresidente de la Red Tdah, dedicada a la integración de personas con este trastorno, y además preside la asociación antiabortista Fundación + Vida. En 2015 dejó sus estudios de Ciencias Económicas y se marchó a Camboya para trabajar un tiempo como voluntario. Amante del arte y la fotografía, ya ha expuesto algunas de sus fotos en lugares como las tiendas de Ágatha Ruiz de la Prada. La menor de los cinco, Aldara, ha estudiado Filosofía y Matemáticas puras en la Universidad de Viena y está involucrada con la ONG Empieza por educar. En 2019 pasó el verano en Vancouver, Canadá, recogiendo cerezas, ha dado clases particulares de matemáticas y está muy involucrada con su formación intelectual.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.