Zendaya sabe reírse de sus peores momentos

Zendaya

A sus 22 años Zendaya se ha convertido en todo un icono de estilo gracias a su personalísima manera de entender la alta costura y llevarla a su terreno en cada una de sus apariciones, hasta el punto de que la gran Céline Dion se fijó en ella y decidió tomar prestado a su estilista para darle un aire nuevo a su propio vestuario.

Lógicamente, nadie espera que la estrella Disney pueda o quiera mantener esa imagen impoluta en su día a día, aunque lo cierto es que los paparazzi no habían conseguido captarla en un desliz. Hasta ahora.

Este martes la intérprete decidió salir de casa rápidamente a por una pizza para tomarse un descanso en la jornada de bricolaje que había puesto en marcha junto a su asistente personal, Darnell Appling, y en vista de su aspecto no se esperaba en absoluto que fueran a fotografiarla, pero lo hicieron. En las imágenes en cuestión la estrella aparece saliendo de una tienda mientras habla por teléfono, sin una gota de maquillaje, ataviada con una sencilla camiseta bajo la que resulta evidente que no lleva sujetador, unos pantalones de punto de color cámel y unas sandalias planas adornadas con un gran lazo rojo. El resto de su estilismo lo completaban unas grandes gafas de ver y su melena despeinada.

La propia Zendaya no tardó en enterarse de que la habían 'sorprendido' de esa guisa y decidió tomarse a risa todo el asunto, aclarando a través de un vídeo compartido en la sección de Stories de su Instagram que en ningún caso se había percatado de la presencia de los fotógrafos y que, de haberlos visto, habría tratado de posar de manera más favorecedora.

"La única vez que decido salir de casa para ir a comprar una jo**da pizza... ¿y qué sucede Darnell?", afirma en un vídeo grabado ese mismo día, con el mismo atuendo pero ya en su casa, mientras su amigo le da razón en que había sido toda una casualidad. "Nadie me sigue, nunca, a nadie le importa a dónde voy porque nunca hago nada interesante. Estoy pintando una pared de mi armario, no estoy lista, no estaba preparada... Ni siquiera me había puesto un poco de brillo de labios, ¡nada!", continúa lamentado la actriz de 'Spider-man: Homecoming'

"La moraleja de la historia es que no debería salir nunca de casa, que es lo que yo quería hacer desde un primer momento, ¿verdad Darnell?", afirma para concluir, echándole indirectamente la culpa a su asistente.