Zoë Kravitz y Nicole Kidman solían ir al cine juntas

Zoë Kravitz en la portada del último número de la revista The Edit

A principios de año, la actriz Nicole Kidman hacía una revelación hasta aquel momento desconocida al afirmar que, poco después de poner fin a su matrimonio con Tom Cruise y antes de empezar una relación con su actual marido, Keith Urban, había estado prometida con Lenny Kravitz, con quien únicamente se rumoreaba que había mantenido un tórrido romance. A pesar de que el compromiso solo duró unos meses, fue tiempo más que suficiente para que la australiana y la única hija del cantante, Zoë Kravitz, forjaran una bonita relación que retomaron recientemente al reencontrarse en el rodaje de la exitosa serie de televisión 'Big Little Lies'.

"Creo que Nicole se olvidó de que nadie lo sabía. Antes de 'Big Little Lies', no la había visto desde hacía tiempo, pero es cierto que llegamos a vivir todos juntos. Yo tenía unos 13 años y ella me llevaba al cine. Era muy buena conmigo", revela la joven en una entrevista concedida al último número de la revista The Edit, de la que es portada.

La oscarizada intérprete entró en la vida de Zoë cuando esta decidió abandonar la casa de su madre Lisa Bonet para irse a vivir con su padre a Miami. Poco después, Nicole también se mudaba a la casa del roquero, donde se respiraba un ambiente muy familiar del que ambas siguen guardando un buen recuerdo a día de hoy.

La exitosa producción de la HBO no solo sirvió para que las dos artistas se volviesen a encontrar después de varios años sino que, además, ha permitido a Zoë seguir escalando posiciones en Hollywood. Aunque cuando acabe el año habrá estrenado un mínimo de cuatro películas, ella considera que sus orígenes afroamericanos siguen suponiendo una barrera para hacerse con determinados roles.

"Cuando sale mi nombre en la oficina de un director de casting, estoy segura que el hecho de ser negra forma parte de la discusión. Leí un guion sobre dos parejas y una de ellas estaba prevista que fuera de color. Cuando hablé con los directores, me dijeron que yo tendría que interpretar a la mujer de un hombre negro. Es increíble que todavía sigan pensando que una chica de color tiene que estar casada con otro hombre de color, mientras que el resto de personas son blancas. Su modo de pensar es demasiado compartimentado", lamenta en la misma publicación.