Anuncios

10 ejercicios que pueden mejorar la vista cansada

La presbicia es un proceso natural que todas las personas, en mayor o menor medida, sufrimos a partir de los 45 años. Por tanto, no se puede evitar, pero sí se puede corregir con el uso de lentes de contacto o gafas progresivas. Para ello, debes acudir a una óptica de confianza para que te realicen un examen visual y puedan poner solución a este problema asociado a la edad. Además, con unos buenos hábitos y unos ejercicios determinados también podemos mejorar sus síntomas.

Tal como nos cuenta José Ramón García Baena, óptico-optometrista, encargado de los servicios de salud visual de General Óptica, "aunque no se puede prevenir, existen ejercicios muy eficaces para tener una buena higiene ocular y mantener a raya la fatiga ocular".

- Leer: Ejercicios para que tu vista mejore en solo 3 minutos

Hábitos para mejorar tu visión

Cómo cuidas de tu visión cuando lees, escribes, ves la televisión o, incluso, cómo te cuidas a nivel general puede influir en los síntomas de la presbicia. Ten en cuenta estos aspectos para no empeorarla:

  • Contar con una buena iluminación, especialmente a la hora de leer, estudiar o trabajar, evitando que la luz llegue directamente a los ojos.

  • Adoptar una postura adecuada y ergonómica, que mantenga el cuerpo relajado.

  • Realizar descansos cada 15 minutos, mirando al horizonte y enfocando la vista en objetos lejanos.

  • Tener un espacio de trabajo o estudio bien ventilado.

  • Comer saludablemente, especialmente alimentos ricos en vitamina A, como zanahorias, leche, huevos o frutos secos.

  • Realizar ejercicios orientados a fortalecer y relajar los músculos oculares.

  • Reducción del tiempo ante las pantallas del ordenador, móvil o tablet.

  • Realizarse revisiones periódicas por parte de los ópticos expertos.

- Leer: Vista cansada: síntomas y tratamientos de la presbicia

Ejercicios para mejorar la vista cansada

Además de estos hábitos de higiene visual, podemos ejercitar nuestra vista mediante unos sencillos ejercicios centrados en los ojos. Para realizarlos hay que mantener una buena postura corporal, con los hombros alejados de las orejas, cabeza recta, cuello relajado y mandíbula paralela al suelo.

También es bueno ser consciente de la propia respiración y realizarla de forma sincronizada mientras se están llevando a cabo estos ejercicios.

1. Masajes oculares

  • Para estimular la circulación sanguínea, se puede dar un delicado masaje con las manos. Comienza lavándote las manos y calentándolas al frotarlas, asegurándote de que alcancen una temperatura adecuada.

  • Comienza en la frente, colocando los dedos índices justo encima de la nariz, realizando movimientos circulares hacia afuera a lo largo de la frente. Luego, masajea las sienes sobre los oídos con movimientos circulares.

  • Para masajear los párpados, cierra los ojos y realiza movimientos circulares con los dedos anulares o medios. Algunas personas encuentran alivio adicional al presionar suavemente la esquina interna y externa del ojo. También, hacer muecas puede ayudar a relajar la zona.

- Leer: Mitos y verdades sobre la vista cansada

2. Girar los ojos

  • Con los ojos cerrados, gira los ojos en el sentido de las agujas del reloj diez veces y luego repite en sentido contrario.

  • Otra opción es girar los ojos hacia la izquierda y derecha, manteniendo la posición unos segundos con los ojos cerrados. Además, realiza movimientos suaves de izquierda a derecha con los ojos cerrados.

3. Parpadear a diferentes ritmos

  • Parpadea lentamente durante dos minutos, abriendo y cerrando los ojos cada diez segundos. Luego, realiza parpadeos rápidos cada dos segundos.

  • Otra variación consiste en alternar entre parpadeo lento y rápido, repitiendo el ciclo varias veces. Este ejercicio es útil después de períodos prolongados frente a pantallas.

4. Mirar en zigzag

  • Utiliza un bolígrafo para moverlo en zigzag frente a ti, dibujando líneas horizontales y verticales con la mirada.

  • Repite el movimiento diez veces, preferiblemente con la ayuda de alguien para sujetar el bolígrafo. Este ejercicio ayuda a flexibilizar los músculos oculares.

5. Dibujar un 8 o un signo de infinito con la mirada

  • Imagina un ocho o el símbolo del infinito en la pared a menos de dos metros. Sin mover la cabeza, sigue con la mirada el número o símbolo lentamente, en ambos sentidos, durante 3 a 5 minutos, repitiendo varias veces.

6. Ponerse bizco

  • Para fortalecer los músculos oblicuos, mira la punta de tu nariz y luego desplaza la mirada hacia el entrecejo. Repite este ejercicio al menos 10 veces para relajar la zona ocular.

7. Enfocar de lejos y de cerca

  • Alterna el enfoque entre un objeto cercano y otro lejano. Idealmente al aire libre, o extiende el brazo con el pulgar hacia arriba para cambiar el enfoque, repitiendo hasta completar 10 ciclos.

- Leer: ¿Se puede operar la vista cansada?

8. Hacer círculos con los ojos

  • Imagina un reloj en la pared y mueve los ojos de las 12 a las 6 y de las 9 a las 3. Luego, realiza movimientos circulares completos en ambas direcciones, repitiendo durante 3 a 5 minutos.

9. Apoyar las manos en los ojos

  • Frota las manos para calentarlas y luego coloca las palmas sobre los ojos cerrados sin presionar. Respira profundamente tres veces. Repite este ejercicio varias veces al día para aliviar ojos cansados, secos o irritados.

10. Relajar la vista

  • Con los ojos cerrados, forma un cuenco con las manos frente a ellos sin tocarlos. Abre los ojos y mira en la oscuridad durante treinta segundos. Para mayor relajación, realiza masajes faciales o en el cuello.

- Leer: Yoga para los ojos: el remedio para la vista cansada