Implantes de senos: "lo que aprendí en mi travesía de una talla C a una DD"

POR Victoria Marante-. Aunque he vivido durante casi toda mi vida adulta en Miami, la capital de las cirugías plásticas en Estados Unidos, no fue hasta hace un año que consideré por primera vez someterme a una. En realidad nunca fui una chica super arreglada y pendiente de mi aspecto. ¿Qué me hizo cambiar de opinión, entonces? La entrada en la cuarentena.

Un médico muestra un implante de silicona a una paciente/Getty

Con hijos adultos y más tiempo para mí misma, comencé a ejercitarme y a prestarle mayor atención a mi físico. No pasó mucho tiempo, desde luego, antes de que el espejo avisara que mis senos… se estaban “cayendo”.

No sólo es que el pezón comenzaba a “mirar” hacia abajo, sino que la piel estaba cada vez más flácida. Imaginé, horrorizada, cómo luciría en unos 5 años, y esa visión fue la que me impulsó a considerar, por primera vez, entrar al quirófano para mejorar el aspecto de mis pechos. Y me decidí a investigar de inmediato sobre el terreno.

En Miami uno está expuesto todo el tiempo a publicidad de cirugías plásticas. Sabes que casi en cada esquina hay una clínica, o por lo menos una consulta, y que la primera cita suele ser gratis ( y si no lo es, evítala) De modo que con esa facilidad, y con ayuda de información disponible en Internet, es posible dar los pasos iniciales, aunque el grueso de la información suele estar en inglés y escasean testimonios en español.

Hay muchas cosas que me habría gustado saber antes de someterme a la cirugía. La mía, en 2018, consistió en colocarme implantes de silicona y levantamiento de los senos -breastlift-, y estoy sumamente satisfecha con los resultados, pero llegar a ese punto implicó una inversión de tiempo de investigación y sin dudas, de dinero.

En mi travesía de una talla 34 C a una 34 DD aprendí varias cosas que pueden ser útiles a las lectoras que están considerando una cirugía de senos. Por ejemplo:

-Desconfía de la publicidad. En Miami es común ver enormes pancartas, o anuncios, de cirugía de senos por 3,000 dólares. Visité a varios médicos y en realidad diría que sí, cobran esa cantidad… por cada seno. Los precios oscilaron entre 6,500 y hasta 10,000 por los médicos más famosos, esos que suelen operar a las celebridades.

-Casi todas las clínicas ofrecen planes de pago a plazos, pero el interés puede ser elevado. Es preferible una tarjeta de crédito con 0% APR durante 18 meses, por ejemplo.

-Algunos costos no están incluidos en el precio de la cirugía. Por ejemplo, los análisis de sangre pre operatorios, la mamografía si tienes más de 40 años, las medicinas post operatorias y las cremas cicatrizantes, no suelen estar incluidas, pero al menos los dos primeros suelen ser cubiertos por los seguros médicos regulares. Luego de la consulta inicial, cuando te hagan una oferta, pregunta qué está incluido y qué no.

-Verifica si tu médico está avalado por la American Society of Plastic Surgeons. El sitio web te permite buscar si el cirujano cuenta con las credenciales profesionales indispensable para su trabajo. También es recomendable verificar si tiene quejas o demandas en su contra, lo cual puedes hacer aquí: Federation of State Medical Boards.

Es importante escoger al cirujano adecuado/Getty

-Asegúrate de que el médico que escojas tenga mucha experiencia en cirugía de senos. Hoy en día los cirujanos plásticos hacen de todo un poco -desde inyectar botox hasta la peligrosa cirugía conocida como ‘Brazilian butt lift’. Revisa el sitio web de la clínica y las fotos que invariablemente colocan con el “antes” y el “después” las pacientes, y fíjate si te gusta el resultado de sus cirugías y si el médico que estás considerando tiene experiencia en esa cirugía en particular.

-¿Salinos o silicona? Los primeros cuestan unos 1,000 dólares menos, pero son más “evidentes”, mientras que con los de silicona los senos lucen más naturales, y el implante es intramuscular, de modo que no es visible. Sin embargo, si escoges de silicona evita los texturizados, que han sido vinculados recientemente a un raro tipo de cáncer de seno.

Una mujer examina los tipos de implantes de seno. Getty

-Indaga sobre el tipo de incisión, algo que en mi caso fue clave para escoger al cirujano. Esto es importante porque si te sometes a una cirugía electiva como la de senos, debes pensar que tendrás que convivir con una cicatriz por el resto de tus días. ¿Cómo prefieres que sea?

Casi todos los médicos consultados se inclinaban al corte conocido como “ancla”, un tajo en la parte inferior del seno, pero yo me inclinaba por otro tipo de incisión, conocida como técnica de donut o de Benelli.

Video de animación: Cómo se realiza un levantamiento de senos

La incisión se realiza alrededor de la aureola, y la cicatriz suele notarse menos. Yo era candidata perfecta porque no tenía la piel colgante ni demasiado flácida, pero solo un médico sugirió hacerlo de ese modo y me decidí por él.

-Consulta a varios cirujanos y lleva un listado de preguntas. Me sucedió algo curioso. Un cirujano sumamente apuesto me consultó -y esto, entiéndase, consiste en tocar tus senos- sin presencia de una enfermera o asistente, y luego, al explicarme el procedimiento, dijo que en el quirófano colocaba primero implantes salinos como prueba, antes de los de silicona con los que debe convivir la paciente. Me pareció preocupante que no tuviera suficiente destreza como para colocar de una vez los implantes de silicona, como hacen los demás médicos. El Brad Pitt de la cirugía estética miamense cobraba 9,000 dólares por la operación. Tan bello, pero no, no lo escogí.

-No confíes en los ratings de Internet. Una de las clínicas de Miami, ahora conocida como Jolie Plastic Surgery, cuenta con un rating de 4.5, pero allí y en una instalación cercana han muerto ocho pacientes en los últimos seis años, según reveló una reciente investigación de USA Today y Naples Daily News.

-Si la clínica está en un pequeño centro comercial, evítala. Por un lado, significa que los propietarios pagan muy poca renta -a pesar de ser un negocio millonario- y por otro, esos locales antes tenían otras funciones y muy probablemente no cumplen con las regulaciones para instalaciones médicas ya que en muchos estados no hay una supervisión rigurosa sobre el cumplimiento de códigos de construcción.

-Prepárate de antemano para el período post-operatorio. Esto incluye alrededor de una semana sin poder conducir ni levantar pesos de ningún tipo -esto es particularmente importante para las madres con niños pequeños. Necesitarás ayuda para bañarte en las primeras 48 horas y para lavarte la cabeza la primera semana. También debes considerar que no podrás cerrar el baúl de un auto que requiera levantar mucho los brazos, ni apoyarte para subir escaleras, por ejemplo, en la primera semana al menos.

El período post operatorio conlleva más retos y sorpresas que el previo a la cirugía.