La Academia: en otra noche de “súper duelo”, un esperado y apasionado beso fue el gran protagonista

·9  min de lectura
En otra noche de “súper duelo”, un esperado y apasionado beso fue el gran protagonista
Prensa LaFlia

Este miércoles, Marcelo Tinelli dio comienzo a una nueva noche del “súper duelo”, una nueva instancia de “La Academia” en la que todas las parejas se miden entre sí y quienes ganan la batalla, avanzan directamente a la nueva ronda, la del anunciadísimo baile del caño.

Según explicó el conductor el martes, las parejas que acumularon el mejor puntaje a lo largo de la competencia se enfrentan a quienes tuvieron el peor desempeño, de acuerdo a las valoraciones del jurado.

Jennifer Coolidge: el renacimiento de una actriz que logró superar el encasillamiento, el encierro y el pánico

El fixture quiso, entonces, que los encargados de abrir la pista fueran Agustín “Cachete” Sierra y Fiorella Giménez (la tercera mejor pareja). Sus competidores, los antepenúltimos en la lista de acuerdo a su calificación acumulada, fueron Débora Plager y Nicolás Villalba.

El actor y su compañera se movieron al ritmo de ”Quiéreme”, de Jean Carlos. La coreografía terminó con un simulacro de beso entre la incipiente pareja. Y entonces, a pesar de que la bailarina en un principio se negó, a pedido de Tinelli y de su pequeña ahijada, Juana, que se encontraba en el estudio, terminó accediendo a pesar a Sierra, despertando el aplauso de todos sus compañeros.

La periodista y Villalba, en tanto, bailaron “Amor secreto”, de Banda XXI.

Tras ver las dos propuestas, los miembros del jurado debieron optar por una de las dos parejas. La primera en dar su devolución fue Jimena Barón, y expresó: “Dos muy buenas coreografías. Agus y Fiorella bailan muy hermoso y trajeron más trucos; pero me sorprendió mucho Débora, y Nico es increíble. Para mí, el cuarteto es algo que se siente, que pasa o no pasa. Más allá de la excelencia en el baile, la cosa pélvica hizo que elija a la pareja 2″.

“Obviamente que la pareja número 1 es muy buena, pero esta noche me voy a inclinar por Débora y voy a decir por qué: les quiero dar la oportunidad, porque los chicos van a tener mucho futuro en el concurso”, expresó, en tanto, Piquín.

“Los felicito a los dos equipos. Me sorprendió Débora, que se va aflojando. Agustín se va convirtiendo en bailarín. Elijo a la pareja número 1”, se diferenció Ángel De Brito.

La última en dar su devolución fue Guillermina Valdes. “Las dos parejas estuvieron muy bien. Lo que me pasa con la pareja de Débora y Nico es que siento que me gusta ver cada vez más a esta mujer atreverse y a ese compañero que la ayuda a lucirse. Más allá del baile, me inclino por ellos, a pesar de que los chicos son un lujo”, expresó la modelo.

Así, la panelista de Intratables pasó directamente al próximo ritmo mientras que Sierra y Giménez siguen en el “súper duelo”, en procura de conservar su lugar en el concurso.

El segundo duelo de la noche estuvo protagonizado por Cande Ruggeri y Nicolás Fleitas por un lado, y Mar Tarrés y Rodrigo Jara, por otro.

La modelo tuvo la suerte de que le tocara un clásico del cuarteto: “Cómo le digo a mi mujer”, de Rodrigo. La actriz cordobesa, en tanto, bailó al ritmo de “Salvaje”, de La Barra.

“Son cuarto parejas hermosas, pero si vamos a hablar de baile y de cosas limpias, me tengo que inclinar por la pareja número 1”, comenzó su devolución Piquín, usando un criterio muy distinto al del duelo anterior.

De Brito, a su vez, volvió a discrepar con su compañero: “Las dos parejas tienen oído y gracia. No me gustó el tema que le tocó a Mar, pero me voy a inclinar por la pareja 2”.

“Siento que Mar se aflojó un poco más. La sentí más entregada, más conectada con su compañero. Cande, como siempre estuvo súper bien, disfrutó. Pero voy por Mar y Rodrigo, porque hoy la vi en un lugar más luminoso y creo que es por ahí”, sumó la exmodelo.

“En lo personal, el cuarteto me parece que tiene que ver con la seducción, con lo fogoso. Cande baila excelente. Y de Mar y Rodrigo, no entendí la historia. No me sumó. Y sentí más enganche en la pareja 1”, indicó Barón.

Entonces, Eugenia López y Lolo Rossi, las jefas de coaches, se vieron obligadas a definir la votación: “Mar se anima todos los días a hacer más cosas y la admiramos por eso, peor nos vamos a decidir por la pareja número 1”.

Luego, Angela Leiva y Jony Lazarte se midieron con Mario Guerci y Soledad Bayona. La cantante y su compañero, bailaron la versión de Jean Carlos de “Pero me acuerdo de ti”, mientras que a sus competidores les tocó moverse al ritmo de “Ya me enteré”, de La Konga.

“No me gustó este duelo. Estuvo desprolijo en los dos casos. Ángela avanzó algunos pasos, pero no me gustó. En el caso de Mario, nunca lo vi bailar sino luchar contra el cuarteto. Por eso, elijo la pareja 1”, opinó De Brito.

“En la pareja número 2 no vi cuarteto. Hubo mucho truco porque Sole es increíble. En la pareja 1 hubo desprolijidades, pero la vi a Ángela divertirse incluso con eso. Jony es un partenaire increíble”, sumó Valdes y eligió también a la pareja 1.

Barón, entonces, explicó: “También me pareció lo peor de lo que estuvimos viendo. Los trucos de la primera pareja me parecieron forzados. Mario y Sole estuvieron en un tempo rarísimo. Estaban como corriendo para hacer trucos y nunca hubo cuarteto”. La actriz también eligió a la pareja de la cantante, que se aseguró así su pasaje al baile del caño.

El cuarto duelo estuvo protagonizado por Karina “La Princesita” y Rafa Muñiz contra los bailarines Mariela Anchipi (que reemplaza a una lesionada Sofía “Jujuy” Jiménez) y Nacho Saraceni.

La cantante y su compañero bailaron al ritmo de “Te perdiste mi amor”, de La Konga mientras que a sus competidores les tocó en suerte “Yerba mala”, de Rodrigo.

Luego de verlos, Valdes expresó: “A Kari la vi muy hot y suelta. Pero de la segunda pareja me gustó mucho la canción y la interpretación, por eso elijo la segunda pareja”.

“A Kari la vi en su salsa, fue orgánico, sensual y real. Chipi es una excelente bailarina que está tratando de darlo todo. Pero, honestamente, siento que se arriesgaron a trucos que no salieron del todo bien. Aprecio el riesgo, pero sentí más el cuarteto original en la primera pareja”, sumó Barón.

Piquín, a su vez, agregó. “Vi errores en las dos parejas, pero me gustó más la propuesta de la Chipi”.

Definió, entonces, De Brito: “Me parece que la Chipi merece un lugar en el concurso y Jujuy tiene que volver alguna vez. Es injusto que siga sin bailar. En el caso de Karina, la vi muy bien, segura, canchera. Rafa está siempre impecable. Y el final de la Chipi fue para el olvido: dos profesionales que casi se matan en la pista de baile. Elijo a Karina”:

Con dos votos para cada equipo, las jefas de coaches volvieron a intervenir y optaron por Karina, que se metió entre los mejores 15 del concurso.

Viviana Saccone y Tito Díaz bailaron “Todo de ti”, de Rauw Alejandro y se enfrentaron a Lizardo Ponce y Josefina Oriozabala, que protagonizaron una accidentada performance al ritmo de la versión de “Soy un adicto a ti” de Walter Olmos.

Para este último duelo, los miembros del jurado volvieron a cambiar de criterio. Quien comenzó en este caso la ronda de devoluciones fue Barón, amiga de Ponce. “Me gustaron mucho las dos coreografías. Liz, particularmente me sorprendiste, sobre todo porque todo me lo inflás y después me parece una cagada... Esta vez, no. Es la primera coreo con historia dentro del cuarteto que me gusta, porque estuvo la cuarteteada después, porque bailan hermoso... Hubo como una esperita medio rara en un truquito. Y Vivi y Tito me encantaron; me parece que fluyó. Por ahí me mareó un poco que arrancaron por acá, después fueron para allá y el final medio que quedó ahí como sin clavar. Pero me tienen acostumbrada a que es una pareja que crece y es excelente. Así que en este caso, para mí, la sorpresa total que no me esperaba es la de la pareja de Lizardo y Josefina”.

Piquín no estuvo de acuerdo. “Me gustaron. Los cuatro bailaron con alegría y movieron las caderas al ritmo del cuarteto. Si tengo que ser justo, en la pareja número dos hubo un error en una de las pasadas”.

Ponce, entonces, tomó la palabra. “Me enganché con su pelo y lo resolvimos”. Altanera, la bailarina disparó: “No fue nuestro el error; fue de vestuario”.

“De vestuario no, porque el pelo es tuyo”, devolvió Piquín, sin poder creer lo que acababa de escuchar. Y luego de que los participantes intentaran aclarar sus dichos, continuó: “La otra pareja no tuvo errores y lo que hicieron lo hicieron bien. Si tengo que ser justo, me tengo que inclinar por la pareja número 1”.

De Brito, en tanto, expresó: “Es un duelo interesante. El equipo de Viviana apostó por un hit y el de Lizardo por un clásico. Me gustó mucho la coreo de Lorena Portillo, muy original. Quizá lo que le faltó es tiempo para que Viviana y Tito la puedan masticar mejor. En el caso de Lizardo, también me gustó que salió con mucha energía. Es la vez que más seguro lo vi, se ve que de su sangre cordobesa algo quedó. Después, cuando vino el error, de vestuario, de ustedes o de quién sea, medio que se perdió y se desestabilizó, pero siguió adelante y repuntó”. Al igual que la intérprete de “La tonta”, el conductor de Los ángeles de la mañana se inclinó por salvar al influencer.

Por último, Valdés indicó: “A las dos coreografías las vi alegres y a los cuatro los vi disfrutando. Siempre estoy con las mujeres que se atreven y se desafían a sí mismas, como lo hace Vivi, pero me pasó en esta noche que vi mucho avance en Liz. No sé si es esa cosa cordobesa o qué, pero lo vi disfrutar. En la otra pareja me faltó un poco el pasito a pasito y esa cosa de pisada. Y ellos la rockearon más. Elijo a la pareja 2”. De esta manera, el influencer pasó al baile del caño y Saccone sigue en el “súper duelo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.