Anuncios

El actor Roly Serrano sufrió un fuerte choque, se descompensó y está internado en terapia intensiva

El actor Roly Serrano sufrió un accidente
El actor Roly Serrano sufrió un accidente - Créditos: @Noelia Marcia Guevara

El actor Roly Serrano fue internado de urgencia en terapia intensiva luego de sufrir un choque en la Ruta 9, a la altura de la localidad bonaerense de Baradero. El hombre de 69 años se encuentra con asistencia respiratoria y pronóstico reservado, bajo un diagnóstico de traumatismo de tórax y de cráneo , según explicó Carlos Baliela, Director Médico del Hospital Municipal “Dr. Lino Piñeiro” al que fue trasladado.

El accidente se produjo cerca de la medianoche del domingo, cuando el actor -que circulaba en su camioneta por el km 115 de la autovía nacional- chocó contra un Ford Fiesta color blanco por motivos que aún se desconocen. A bordo del otro auto iban un hombre de 35 años y su hijo de 6, que fueron ingresados al hospital con traumatismo facial y heridas cortantes leves en el cuero cabelludo, pero, según se comunicó, serán dados de alta en el transcurso del día.

Así quedó uno de los vehículos involucrados en el accidente.
Así quedó uno de los vehículos involucrados en el accidente.

Mientras tanto, Serrano ingresó consciente a la guardia, pero “sufrió una descompensación minutos después”. " Le hicimos los estudios correspondientes y se decidió pasarlo a terapia del Hospital”, informó Baliela, en diálogo con Tu Radio de Baradero. Además, confirmó que están esperando la confirmación desde la obra social del actor para trasladarlo a la ciudad de Buenos Aires, ya que “está en condiciones”.

Por otra parte, el responsable de la dotación de Bomberos Voluntarios que intervino en el accidente, Sebastián Rivadeneira, explicó que su trabajo fue retirar las baterías de dos vehículos “que habían quedado sobre la calzada y sobre la banquina” para evitar incendios. Así, en FM Tiempo de Baradero, indicó que “la camioneta conducida por el actor Rolando Serrano había chocado por alcance al otro vehículo”.

El auto en el que iban el hombre de 35 años y su hijo.
El auto en el que iban el hombre de 35 años y su hijo.

En el lugar trabajó personal del Destacamento de Policía Vial Alsina y personal de Corredores Viales. Además de Bomberos y SAME, quienes confirmaron que el tránsito por esa vía ya está normalizado.

Cinco muertos por un choque en Tres Arroyos

Otro accidente similar tuvo lugar hace pocos días en la localidad bonaerense de Tres Arroyos, cuando un Volkswagen Vento que se dirigía hacia Tres Arroyos y un Chevrolet Astra que avanzaba en dirección contraria impactaron de frente, lo que derivó en la muerte de cinco personas, entre ellas, dos menores de edad.

El hecho ocurrió cerca de las 21, en el kilómetro 38 de la ruta 73, cerca del Monte de Guisasola. No se lograron establecer las causas que llevaron a la tragedia, pero las primeras versiones marcaban que el Volkswagen (en el que viajaba Rubén Emilio Destain, de 70 años, oriundo de San Francisco de Bellocq) se habría rozado con otra camioneta -cuyo conductor de 52 años resultó ileso-, se cruzó de carril y se topó de frente con el Chevrolet en el que iba un matrimonio de 30 y 25 años junto a sus dos hijos de 9 y 3 años.

Las fotos que comenzaron a circular sobre el incidente muestran el estado en el que quedaron los vehículos, uno de ellos totalmente destruido. Asimismo, la agencia Télam informó que “el siniestro ocurrió en un sector rural, sin iluminación artificial, en un tramo de ruta recta con visibilidad buena, y asfalto y banquina secos”.

Una carrera prolífica

El accidente encontró a Serrano en medio de la gira con Rolando , el unipersonal que estrenó en julio del año pasado y que cuenta su propia historia. Durante los 50 minutos que dura el espectáculo, el actor -sentado en una silla de ruedas y enfundado en una bata de baño blanca- se vale de sus experiencias para relatar de forma íntima no solo quién es, sino cómo logró superar las tragedias que atravesaron su vida y lo marcaron para siempre. El próximo jueves tenía una cita con su público en La Falda, y luego funciones en Córdoba capital, Merlo y Carlos Paz.

Los amantes del cine, del teatro y de la televisión conocen a Serrano en un sinfín de facetas, aunque su desembarco en el mundo del espectáculo no haya sido con un papel estelar: llegó a la escena porteña de la mano de Teatro Abierto, donde arrancó como maquinista. Tenía 26 años y aprovechó para aprender viendo los ensayos. “Pasaron los años y me invitaron a protagonizar El acompañamiento en el Teatro Cervantes, en un homenaje a Carlos Gorostiza. Y al otro año hice Gris de ausencia, de Tito Cossa. Nunca dejé de trabajar”, recordó en una charla con LA NACIÓN.

La trayectoria de Serrano es extensa: participó en más de 60 films, una veintena de obras de teatro y más de 45 series y novelas de televisión. En la pantalla chica le dio vida a personajes entrañables, pero también a malvados despiadados: fue el celador Galtieri en Tumberos, Ramon “Raymond” en Disputas y El Sapo Quiroga en El marginal 2, papel que le valió un Martín Fierro. Sobre las tablas, hizo piezas de Samuel Beckett y también de Roberto Cossa y Armando Discépolo. En el cine le puso el cuerpo al Diez en Maradona, la mano de Dios; fue El Tigre Almada en Gilda, no me arrepiento de este amor y Castrito en Nueve Reinas.

Una vida atravesada por el dolor

Pérdidas, enfermedades, dolores, estafas y ahora un accidente automovilístico que lo tiene hospitalizado y luchando por su vida. El mismo Serrano se ocupó de compartir sus tragedias, tanto en charlas con la prensa como sobre el escenario.

La infancia de Serrano transcurrió en Salta. Cuando era muy chico, su mamá se fue a vivir a Buenos Aires, empujada por parte de la familia. El pequeño quedó a cargo de su papá, con quien vivió hasta los 7 años, cuando se fue a vivir con unos tíos. Tras años de maltrato, a los 13, decidió probar suerte por su cuenta y nunca más volvió. El arte y las enseñanzas de su padre lo ayudaron a salir de la calle y encontró en el teatro un lugar donde refugiarse.

La tragedia apareció como un golpe en su vida en 2004 con la muerte de Claudia, su esposa, como consecuencia de una leucemia. En ese momento, la angustia se convirtió, también, en kilos de más. “Empecé a engordar por angustia. La muerte de mi mujer me partió en dos. Y confieso que quise suicidarme porque no podía soportar el dolor de la pérdida. Estuvimos veinte años juntos”, confesó a LA NACIÓN.

Con el paso del tiempo y la ayuda de psicólogos y psiquiatras, logró de a poco ir aceptándose. Hasta que a fines de 2020, contó con orgullo que había bajado 22 kilos. “Tenía un problema de apnea de sueño, no dormía bien y ahora duermo muy bien; yo me llegaba a dormir hasta haciendo una nota, y ya eso es grave”, reconoció por entonces. Serrano aseguró además que interpretar a Diego Maradona durante sus peores años también fue crucial para poder tomar conciencia del deterioro de su propio cuerpo y que ese papel fue un “espejo muy importante”.

Hace poco tiempo, Serrano volvió a ser noticia por un hecho ajeno a sus dotes actorales: le hackearon la cuenta del banco y le robaron todos sus ahorros. Si bien intentó recuperar lo perdido, no lo consiguió, pero el cimbronazo, de nuevo, le dejó una enseñanza. “Decidí hacer lo que tengo ganas, y por primera vez tomé conciencia de que necesito pensar en mí y mejorarme. Es una lucha constante en mi vida. Tengo 68 años y todavía me siento joven, me va bien en mi profesión, en la vida, tengo amigos y familia que me iluminan. No importa lo que pasó en el banco. Yo tengo que cuidarme, estar bien y todo eso coincide con Rolando porque me hago cargo”, confesó en julio del año pasado. Poco antes de debutar con su unipersonal.