#AdoptAxolotl, la campaña que te deja adoptar un ajolote y proteger su hábitat

Conservar y restaurar el hábitat del ajolote mexicano (Ambystoma mexicanum) en el humedal de Xochimilco ha sido parte del trabajo que —desde 2002— el Laboratorio de Restauración Ecológica del Instituto de Biología de la UNAM se ha encargado de estudiar y proteger.

Ahora, para continuar con esos esfuerzos en la protección del anfibio mexicano, lanzaron la campaña internacional #AdopAxolot.

Esta iniciativa busca recaudar fondos que incentiven a las personas para conservar esta especie, adoptando de manera simbólica a uno de los ajolotes que se encuentran en el refugio chinampero de Xochimilco.

El Dr. Luis Zambrano González, titular del Laboratorio de Restauración Ecológica (LRE) de la UNAM, dijo a Animal MX que la adopción simbólica de un ajolote la puedes realizar con 200 y mil pesos o sumarte con más personas para hacer una aportación mayor y conservar el hábitat de esta especie por un mes, seis meses o hasta un año.

En #AdopAxolot, con 200 pesos podrás invitar a cenar a un ajolote; mientras que con mil pesos podrás tunear su casa, es decir, estarás siendo parte de la conservación y protección del hábitat del ajolote mexicano.

Zambrano Gónzalez, explicó que la iniciativa de adoptar a un ajolote es un proyecto que ya llevaba tiempo trabajando y por fin se logró concretar, también gracias al lanzamiento reciente en Minecraft (uno de los videojuegos más populares) que incluyó la figura de esta especie volviéndose un boom para las infancias.

“Se volvió el ‘efecto Nemo’. Entonces, en lugar de estar comprando un ajolote mejor adopten un ajolote que va a estar con buena calidad de vida, que va a estar bien alimentado y adoptas su casa”, señaló Zambrano González.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Las amenazas en la casa del ajolote

Durante la presentación de la campaña en el Pabellón Nacional de Biodiversidad de la UNAM, Zambrano habló de las principales amenazas que en el Laboratorio de Restauración Ecológica encontraron hace dos décadas, las cuales comenzaron los primeros estudios sobre la situación de los ajolotes en la Ciudad de México.

El especialista explicó que durante los primeros estudios al hábitat del ajolote en Xochimilco, encontraron que las poblaciones de ajolotes estaban disminuyendo. Además, los resultados de esas poblaciones mostraron que el ajolote corría el riesgo de extinguirse en 20 a 30 años más.

A partir de esas primeras investigaciones, el Laboratorio de Restauración Ecológica encontró tres principales amenazas que ponen en riesgo a la colonia de ajolotes: la urbanización, la calidad del agua y la introducción de especies exóticas, como la carpa y la tilapia, peces que no son endémicos de la zona lacustre de Xochimilco, sino que fueron introducidos durante la década de los años 70 en el boom de la denominada ‘Revolución verde’ en México.

Tras detectar los riesgos que amenazan el hábitat del ajolote, investigadores del LRE junto con chinamperos de Xochimilco trabajaron en conjunto para reactivar la chinampería que, al mismo tiempo, según las primeras observaciones que obtuvieron, mostraron que la calidad del agua mejoró permitiendo que el hábitat del ajolote junto con otras especies como charales, insectos, entre otros —que son la base de la biodiversidad de Xochimilco—, mejoró notablemente. 

A este proyecto lo denominaron Nuevo Refugio Chinampero con el cual rescatan la chinampería, una actividad que se ha practicado durante dos mil años para alimentar a grandes poblaciones —como le hicieron los aztecas— sin usar pesticidas y fertilizantes. Al mismo tiempo, se convierten en refugios para proteger al ajolote.

El también experto en ecología urbana, señaló que la situación actual de los ajolotes sigue estando en un grave peligro de extinción, al igual que su hábitat donde las amenazas continúan sumándose.

“Amenazas de turismo mal entendido, turismo de futbol mal entendido, los raves. [Incluso] el puente que partió a Xochimilco en dos. Es un pesimismo entendimiento y ya la Unesco sacó un comunicado alertando esto. Entonces, hay muchos peligros que tiene Xochimilco y el ajolote, pero no estamos mancos. La forma de restaurar Xochimilco es vía chinamperos y tenemos que apoyarlos”, señaló. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Cómo adopto a un ajolote?

La adopción simbólica de estos ajolotes corresponde a las especies que se encuentran en el Laboratorio de Restauración Ecológica y de Chinampa refugio. La bióloga Ana Laura Vázquez Mendoza, coordinadora de la campaña #AdoptAxolotl, explicó que esta iniciativa está pensada para todas las personas que quieran apoyar en la conservación del ajolote.

“Este respaldo también permitirá que se siga generando investigación alrededor de la conservación del ajolote, la conservación de la vida nativa y local de Xochimilco, junto con el fortalecimiento de las prácticas agrícolas que respaldan el trabajo que se realiza en Chinampa refugio”, señaló la bióloga durante la presentación.

Además de apoyar en la campaña con los planes de 200 y mil pesos, puedes adoptar un ajolote de manera virtual con un pago mensual, cada seis meses o durante un año donde el LRE te entregará un certificado de adopción, un carnet de registro del ajolote, un póster informativo con la anatomía del ajolote y una visita guiada a Xochimilco con tus amigos, dependiendo del esquema que elijas.

Hasta ahora, la primera adopción que se ha hecho fue con Cirila, una ajolote que adoptó el Dr. Luis Zambrano; mientras que, al tratarse de una campaña internacional, el primer donante en adoptar un refugio chinampero —por un año— lo hizo el Howard Hughes Medical Institute.

“Los principales beneficios de adoptar un ajolote o una casa de un ajolote son, fundamentalmente, la conservación de Xochimilco para conservar nuestro hábitat. Conservamos nuestra cultura, hacemos una ciudad más resiliente y sobrevivimos en el futuro frente a la crisis climática. Entonces, si nos apoyan ahorita podremos apoyar a la resiliencia de la Ciudad de México”, resaltó Zambrano González.

¿Le entras?

Si quieres unirte a esta campaña solo tienes que elegir el paquete de donación o adopción al que quieras entrar. Ahora, ingresa al sitio de Restauración ecológica de la UNAM o da clic aquí, seleccionas el botón ‘Adopción’, escoge el paquete de tu preferencia, llena el cuestionario y continúa con tu pago. 

La adopción de un ajolote o un refugio chinampero también busca ampliar fronteras y así, alcanzar a un público norteamericano, europeo y asiático. Según Zambrano González, los japoneses y los coreanos han mostrado mucho interés por el ajolote; así como el público polaco en Europa. 

“Estamos haciendo ese llamado: ‘oigan, nos encanta que les guste [el ajolote] ahora apoyen su hábitat”, invitó el especialista.