Anuncios

“Africa” de Toto cumple 40 años y hay siete curiosidades que pocos conocen de este clásico

Toto en mayo de 1982, un mes después de lanzar su más grande éxito, "Africa"
Michael Ochs Archives

El 8 de abril de 1982 Toto cortó con una mala racha y empezó con la mejor de todas. Su debut homónimo del 78 los había establecido como un grupo atípico (no le escapaban al soft-rock pero también estaban influenciados por el progresivo y demostraban una pericia técnica y una versatilidad superiores a la media) que, con todo, sabía hacer hits: cuatro millones y medio de discos vendió Toto, el álbum, gracias a éxitos como “Hold the Line” o “Georgy Porgy”. De ahí a Hydra (1979), donde intentaron experimentar en busca de un sonido propio pero bajaron a dos millones en ventas. Y el siguiente paso no fue precisamente mejor: Turn Back (1980), su tercer trabajo, a duras penas arañó el millón. El horizonte se empezaba a llenar de nubes.

Pero entonces hicieron Toto IV, el disco que editaron el mencionado 8 de abril de 1982. El saldo fue muy diferente: doce millones de copias vendidas sólo en Norteamérica. En parte gracias a “Rosanna”, el primer corte , pero mucho más todavía por la que cuarenta años después podemos considerar la canción más emblemática de toda su carrera: “Africa”.

"Africa", de Toto
Captura


"Africa", de Toto (Captura/)

En su momento, “Africa” fue número uno del Billboard Hot 100 en Estados Unidos y número 3 en el ranking de singles del Reino Unido, pero su derrotero tiene una particularidad: a partir de 2017 volvió a ser objeto de atención gracias a haberse convertido -por algún motivo indeterminado- en una especie de meme de Internet. Así las cosas, hoy supera las 1100 millones de reproducciones en Spotify, una cifra que los acerca a los artistas más exitosos de la era del streaming .

¿Qué tiene “Africa” para lograr esos números cuatro décadas después de haber sido editada? La magia inexplicable del hit, desde ya. Acá, una serie de curiosidades para ayudar a entender mejor el fenómeno.

1. El músico que toca las congas también las toca en un tema de Divididos

¿Qué tienen en común Stevie Wonder y Mars Volta, los Chili Peppers y Dolly Parton, Dido y Avenged Sevenfold? Todos tuvieron a Lenny Castro como invitado en alguno de sus discos. Además de haber tocado en Toto por aquellos años (“Africa” incluido, desde ya), el percusionista se destacó como sesionista y colaboró con infinidad de artistas de todo el mundo. Lo que muchos desconocen es la conexión local: Castro aporta su característico sonido a “Gol de mujer”, tema del disco homónimo del grupo de Mollo, Arnedo y -en ese momento- Araujo. Hay que esforzarse para escucharlo en la mezcla pero que está, está.

2. Es geográficamente incorrecta

Uno de sus versos más famosos dice: “Tan cierto como que el Kilimanjaro se alza como el Olimpo sobre el Serengeti”. El Kilimanjaro es una montaña de Tanzania, la más alta de todo África. El Serengeti es un parque nacional y reserva natural, también en Tanzania. El problema es que ambos están a 320 kilómetros de distancia, con lo cual decir que el Kilimanjaro se alza sobre el Serengeti sería más o menos como decir “el Obelisco que se levanta sobre las playas de San Clemente del Tuyú”.

3. Toto no tocó “Africa” en África hasta 1997 (y nunca volvieron)

David Paich, el tecladista que compuso la canción junto al baterista Jeff Porcaro , reconoció que no tenía mucha idea de cómo era África (queda claro en el punto anterior) porque nunca había ido: sólo se había inspirado en un documental que vio en televisión. Lo más pintoresco es que aquello no cambió por un buen tiempo: veinticinco años pasaron entre la salida de “Africa” y una visita de Toto al continente que tanto les dio. Cuatro shows en Johannesburgo, Sudáfrica, en noviembre de 1997 (no es difícil adivinar con qué tema los cerraron) y... nunca más volvieron por allí.

4. El riff está tocado con un sintetizador que usaron Daft Punk y Coldplay

El característico fraseo de “Africa” sale de un sintetizador Yamaha CS80, que ya en 1982 no se fabricaba pero que todavía seguía siendo un favorito de los tecladistas de la época. Ese mismo synth (un armatoste de cien kilos que se consigue en eBay por más de 20.000 dólares) fue fundamental en la carrera de Vangelis (se lo puede escuchar en “Carrozas de fuego” y en la banda de sonido de Blade Runner) y se siguió usando hasta bien entrado el siglo XXI: Aphex Twin, LCD Soundsystem, Coldplay y -sobre todo- Daft Punk (chequear “Giorgio by Moroder”) son algunos de sus principales cultores.

5. Se les coló una risa

Para comprobar esto se necesitan auriculares: ni bien empieza la canción, a los tres segundos, se escucha muy escondida en la mezcla una carcajada de alguno de los músicos. Sutilísimo mensaje subliminal (o error insignificante, desde ya).

6. No sólo fue un hit para Toto

Weezer la grabó en agosto de 2018: su versión llegó al N° 51 del Billboard Hot 100 y al primer puesto del ranking de canciones alternativas del mismo medio, algo que la banda de Rivers Cuomo no lograba desde “Pork and Beans”, de 2008. Dos años antes el dúo sueco Bacall & Malo hizo su cover dance y se metió en el Top 20 del chart de su país. Jason Derulo la había sampleado en 2011 para su tema “Fight for You”: puesto 15 del UK Singles Chart. “Africa” convierte en oro todo lo que toca.

7. Suena y sonará en el desierto africano por toda la eternidad

A modo de homenaje performático, el artista Max Siedentopf instaló en un punto no identificado del desierto de Namibia un reproductor de MP3 alimentado por paneles solares con una única canción en repeat: “Africa” de Toto. “El desierto tiene 55 millones de años: ojalá el tema también suene todo ese tiempo”, dijo Siedentopf.