Anuncios

El infierno que vive Alain Delon en medio de la disputa por su herencia: solo quiere "morir en paz"

París, 28 feb (EFE).- El actor francés Alain Delon asegura que "ya no tiene ganas" de seguir tratamientos médicos y que solo quiere que le dejen "morir en paz", según anunció su hija Anouchka este miércoles en una entrevista a France Inter.

La revelación llega después de que la justicia francesa anunciara este martes la confiscación de 72 armas de fuego y 3,000 municiones en casa de Delon, a quien le fueron diagnosticadas intenciones suicidas hace unas semanas.

En medio de la disputa familiar con su hermanastro Anthony y su hermano Alain-Fabien, con quien mantiene un contencioso sobre la custodia del padre, Anouchka aseguró que llevó a su progenitor a Suiza para recibir tratamiento y no para evitar pagar impuestos en Francia, como le reprocha el hijo mayor.

"Me horroriza que me hagan pasar por alguien que no soy, por supuesto que no es verdad", reiteró.

La hija del actor denunció que se interrumpiera el tratamiento de su padre, que lleva "seis meses de retraso" y aseguró que "ya no tiene voluntad".

Alain Delon con su hija Anouchka Delon el día que recibió la Palma de Oro Honoraria en el Festival de Cannes en el 2019. (Photo by Valery HACHE / AFP) (Photo by VALERY HACHE/AFP via Getty Images)
Alain Delon con su hija Anouchka Delon el día que recibió la Palma de Oro Honoraria en el Festival de Cannes en el 2019. (Photo by Valery HACHE / AFP) (Photo by VALERY HACHE/AFP via Getty Images)

"Un infierno" son las palabras con las que Anouchka resumió el conflicto al recordar públicamente a sus hermanos que su sufrimiento no significa que tengan que hacerla sufrir a ella y a su padre.

Reflexionó asimismo sobre el "cómo se ha llegado hasta aquí" y, aunque sintiéndose la "mala de la película", concluyó que "son cosas que se han escondido bajo la alfombra durante años" con las que "por desgracia" su padre no supo unirlos a su alrededor.

La hija del actor de 88 años confirmó haber estado presente, a petición del fiscal de Montargis, cuando un médico le dictaminó una "abolición total del discernimiento".

Para Anouchka, el discernimiento de su padre no se había visto afectado y él mismo, según su hija, trasladó al facultativo: "Estoy enfermo, no soy tonto".

Sus conversaciones "de todo y de nada" durante las visitas semanales en Douchy, en la región de Loiret, al sur de París, son prueba de ello para la hija, quien lamentó durante la entrevista posicionarse sobre cuestiones "tan privadas" como la herencia: "Es horrible, sientes que hablas como si ya estuviera muerto".

Anouchka, que según el testamento recibirá la mitad de la herencia, mientras sus hermanos se repartirán el resto, siempre ha sido la preferida de su padre, según él mismo reveló a lo largo de su vida.

Anthony Delon, el mayor de los hijos de Alain Delon, con su padre en el funeral del actor Jean-Paul Belmondo en el 2021. (Photo by Laurent Viteur/Getty Images)
Anthony Delon, el mayor de los hijos de Alain Delon, con su padre en el funeral del actor Jean-Paul Belmondo en el 2021. (Photo by Laurent Viteur/Getty Images)

El deterioro de una gran estrella del cine francés

En enero, el diario Le Parisien publicó extractos de esa investigación que mostraba a un Delon, de 88 años, en una situación crítica, que se adormeció en varias ocasiones durante su interrogatorio, incapaz de hacer frases coherentes y que apenas podía moverse apoyado en dos muletas.

Los gendarmes que acudieron a tomar declaración al actor en julio de 2023 en el marco de una pesquisa sobre su asistenta por presuntos abusos lo encontraron debilitado, y meses más tarde relató a uno de los médicos que le examinó: "Quiero morir, la vida ha terminado".

Habían acudido el 13 de julio a su residencia de Douchy, al sur de París, para investigar las acusaciones de abuso de debilidad presentadas por sus hijos contra Hiromi Rollin, la mujer que empezó siendo su asistenta en los rodajes para pasar a asumir después más responsabilidades.

Los tres herederos del actor temían que Rollin, que era quien más tiempo pasaba con él, quisiera apoderarse de su voluntad y así arrancarle algo del legado, por lo que presentaron esa denuncia que fue desestimada por la justicia.

Durante el interrogatorio, Delon fue muy vago en la definición de su relación con Rollin, que dijo que tuvo "altibajos" y que, con el tiempo fue "más íntima".

El actor acusó a la mujer de origen japonés de haberle presionado para casarse con él: "Al principio teníamos una relación personal y profesional, después uno se da cuenta de que todo estaba calculado, buscado. Es un clásico en las relaciones humanas. Dense cuenta de que soy Alain Delon".

"No obtuvo gran cosa, podría haber tenido más si me hubiera convencido de que no podía ser nadie y no tener nada sin mi", asegura Delon, que insiste en que trataba de convencerle de casarse con ella, algo que también se desprende de una carta que le envió en febrero de 2023 en la que escribía: "El mejor regalo que puedes hacerme es que lleve tu apellido".

El mito del cine reconoce que hubo maltrato verbal y físico aunque asegura que fue mutuo: "Sí lo hubo, en respuesta a mis golpes, físicos, cuando me enfadaba", responde haciendo el gesto de una bofetada, según Le Parisien.

Alain Delon y su asistente Hiromi Rollin, a la izquierda en la foto, en el funeral del actor Jean-Paul Belmondo en el 2021. (Photo by Thomas COEX / AFP) (Photo by THOMAS COEX/AFP via Getty Images)
Alain Delon y su asistente Hiromi Rollin, a la izquierda en la foto, en el funeral del actor Jean-Paul Belmondo en el 2021. (Photo by Thomas COEX / AFP) (Photo by THOMAS COEX/AFP via Getty Images)

Sometido a diferentes exámenes médicos, los facultativos concluyeron que el actor carecía de discernimiento y, el 20 de julio, un médico que le visitó aseguró que tenía "la moral muy débil" y que le había mostrado su deseo de morir.

El doctor agregó que Delon sufría "un estado de agotamiento físico y psíquico con un riesgo suicida importante".

La investigación, que incluyó también el interrogatorio de otras personas y el análisis de los teléfonos del actor y de Rollin, determinó que no había pruebas de las acusaciones presentadas por los herederos contra la mujer.

La unidad mostrada por los tres hijos del actor, fruto de dos relaciones, durante el proceso contra Rollin saltó por los aires cuando los dos varones reprocharon a la hija querer sacar a su padre de la residencia de Douchy para llevarle a Suiza.

Con demandas interpuestas entre ellos y un rosario de acusaciones cruzadas en los medios de comunicación, los herederos del actor dejaron al descubierto las rencillas internas de la familia.

El mayor de ellos, Anthony, fue el primero en abrir fuego al acusar a su hermanastra de haberles ocultado información sobre el verdadero estado de salud de su padre, un argumento que también apoyó el menor, Alain-Fabien, hermano de padre y madre de la mediana, Anouchka.

(c) Agencia EFE